Cómo acompañar desde el “Unschooling” el aprendizaje de un idioma

En esta ocasión tengo el honor de publicar este artículo que ha escrito Leila Godino para nuestro Blog. Nos sentimos honrados con su participación en este espacio. Ella es autora de “Inglés en el Hogar”, un sitio maravilloso donde comparte  información sobre el aprendizaje de otro idioma (inglés) de una manera amable, sin presiones y pensando en los procesos naturales de aprendizaje de los niños.

 

Cómo acompañar desde el “Unschooling” el aprendizaje de un idioma

 


inglesAprender un idioma es un objetivo que muchos padres plantean a sus hijos independientemente de la modalidad educativa que elijan. Ya sea que sus hijos vayan a una escuela, se eduquen en casa porque sean “homeschoolers”, “unschoolers” o incluso “flexischoolers”, los idiomas siempre están presentes. Pero en el caso de que seamos una familia “unschooler”, ¿cómo podemos ayudar a nuestros hijos en el proceso de aprendizaje de un idioma? ¿Cómo acompañar desde el “Unschooling” el aprendizaje de un idioma?

A continuación les voy a compartir algunos aspectos a tener en cuenta si desean acompañar el aprendizaje de un idioma desde el “unschooling”:

 

- Entusiasma y déjate entusiasmar: Un aspecto importante que comparten las familias que educan desde casa es el tiempo que pasan con sus hijos y la posibilidad de servir como modelos a seguir. Algo que me llama mucho la atención es ver como los pequeños se sumergen en el mundo de sus padres, no porque no les quede otra o porque los fuercen, sino porque se contagian con el entusiasmo y la pasión que le ponen sus padres a los proyectos que realizan.

Por ejemplo, es muy común ver a hijos de músicos interesarse también por la música. Esto se debe a la gran capacidad que tienen los padres de influir en la vida de sus hijos y de contagiarlos con su entusiasmo. Volviendo al tema de los idiomas, si tú muestras pasión por los mismos, muestras interés en aprender y le dedicas tiempo a cultivar esta habilidad en ti, es muy probable que tus hijos se entusiasmen también. A mí me encantan los idiomas, me gusta aprenderlos y entenderlos, me gusta mirar con los ojos de esas otras personas que hablan un idioma distinto que yo y tratar de entender el mundo a través de sus palabras. El otro día mi esposo me contaba con mucho entusiasmo que quiere aprender chino, me explicaba lo que había averiguado del idioma hasta el momento y a mí me llenaba de energía lo que me contaba y la verdad que ahora quiero aprender a escribir chino. Es increíble pero es así, cuando pasamos mucho tiempo con las personas que amamos y admiramos solemos contagiarnos el entusiasmo por las cosas que hacemos.

De la misma manera, es muy importante que si tu hijo muestra interés y entusiasmo por aprender un idioma dado, te dejes contagiar de ese entusiasmo y le des la oportunidad de aprender juntos. Involúcrate en sus proyectos, anímalo a seguir, propón actividades para hacer juntos de la cual ese idioma forme parte.

 

- Definan objetivos: Observa a tu hijo, sus intereses, sus gustos y ayúdalo a encauzar ese entusiasmo en un objetivo a lograr. Es importante reconocer para qué quiere aprender un idioma, cuál es la motivación intrínseca detrás de esa actividad y ayúdalo a definir objetivos claros relacionados con dicho objetivo. Esto es importante para poder saber a qué darle prioridad en el aprendizaje del idioma. Como siempre digo, hay muchísimos tipos de inglés y cada uno está relacionado con lo que queremos lograr. No es el mismo inglés que va a saber un mecánico, un abogado o un recepcionista de un hotel. Por ello es importante saber el para qué y a partir de allí plantearse objetivos claros que acompañen el proceso de aprendizaje. De esta manera le vamos a dar prioridad a aspectos del lenguaje que sean verdaderamente relevantes con nuestros objetivos. Por ahí adquirir una pronunciación casi nativa no es el objetivo primordial de un futuro mecánico, pero sí el poder manejar lenguaje técnico relacionado con los manuales de armado y desarmado de motores. De la misma manera, podemos decir que no es tanta prioridad que un recepcionista de hotel tenga que saber cómo escribir un paper científico ni entenderlo, pero sí es muy importante para él alcanzar una pronunciación casi nativa y muy clara del lenguaje coloquial hablado.

 

- Ofrécele oportunidades para empaparse en la lengua que quiere aprender: Es importante que tu hijo pueda experimentar el idioma de primera mano, sobre todo si lo que quiere es manejar el idioma como un nativo. Lo ideal sería que en algún momento pueda visitar un país que hable ese lenguaje que tanto quiere aprender, ya que de esa manera podrá aprender a desenvolverse mejor y experimentar el idioma en su contexto cultural real. Aunque esta opción no sea posible para la mayoría de las familias, lo que se puede intentar es poner a nuestros hijos en contacto con un nativo. Esto es mucho más fácil y económico que viajar a un país extranjero. Hoy en día con las herramientas de conexión que tenemos a nuestro alcance, podemos coordinar vía skype, hangouts, foros, chat para poder conversar con un nativo. Nosotros podemos estar ahí para acompañar a nuestros hijos en ese proceso, para poder supervisar y orientarlos en esta búsqueda, y quién dice que no puedan entablar una amistad a la distancia.

Por último, y la versión más económica de todas, es ofrecerle la posibilidad de crear un hogar bilingüe, transformar nuestro hogar ofreciendo la mayor cantidad de input de ese idioma que nuestros hijos deseen aprender, ya sea a través de libros, canciones, películas, programas de TV, etc. Cuantos más recursos utilicemos en nuestro hogar en lengua extranjera, más familiaridad vamos a lograr con ese idioma. Hay mucha información en internet de cómo pueden realizar esto en la comodidad de su hogar. 

 

- Ayúdalo a ser autodidacta: Este enunciado puede servir para cualquier tipo de aprendizaje, no solo el aprendizaje de un idioma. Es importante poder ayudar a nuestros hijos a desarrollar un aprendizaje autodidacta. Trata de ofrecerles las herramientas para que él solo pueda encontrar la información que necesita y a la vez encontrar herramientas que le permitan autoevaluarse en su proceso de aprendizaje. Hoy en día es muy fácil con internet, ya que podemos encontrar casi cualquier información en la web. Por ejemplo, si nuestro hijo quiere mejorar su pronunciación, lo que podemos hacer es ayudarlo a buscar canciones que le gusten en ese idioma para poder introducirse en la pronunciación, buscar diccionarios online o físicos que nos enseñen la pronunciación de una palabra. Buscar programas en internet que le permitan a nuestro hijo grabarse leyendo o simplemente pronunciando una palabra. De esta manera pueden escuchar su propia pronunciación y compararla con la original para saber en qué mejoraron y qué aspectos les queda por mejorar. Las posibilidades son muchísimas.

 

- Sirve de andamiaje en su aprendizaje: Es importante poder reconocer en qué momento intervenir para servir de apoyo. Por ejemplo, estar ahí para ofrecerle compañía mientras buscan algo juntos en internet que le cuesta trabajo encontrar. Saber cuándo explicarles un tema gramatical si vemos que lo necesitan para entender algo, o cuándo ofrecerles un libro de texto con dicho tema explicado. También saber cuándo buscar ayuda externa porque incluso a nosotros se nos complica poder ayudarlo. Lo importante es estar ahí para que no se desanime y pueda seguir en su camino de aprendizaje.

 

- Respeta su ritmo y sus logros: Es importante reconocer, sobre todo si tienes más de un hijo que aprende el mismo idioma, que cada niño va a aprender y avanzar de forma distinta. Es importante que evites comparaciones ya que cada niño va a avanzar en los distintos aspectos del lenguaje de acuerdo a sus intereses, sus cualidades y sus objetivos. No todos tienen que llegar al mismo nivel ni tampoco tienen que hacerlo al mismo tiempo. Aprender un idioma tiene muchas facetas (pronunciación, vocabulario, gramática, lenguaje hablado, lenguaje escrito, etc.) por lo que es importante que comprendas que no todos los niños tienen que dominar cada faceta por igual para poder saber un idioma.

 

Aprender un idioma es una aventura inigualable que como familia podemos aprovechar y disfrutar. No tengan miedo de embarcarse juntos en ese viaje utilizando los talentos únicos de cada miembro de la familia para sacarle el mejor provecho entre todos.

 

Autora:

leilaMi nombre es Leila Godino y tengo un hijo de dos años de edad llamado Dante. Mi hijo nació el último año de mi carrera de profesorado en inglés, derribando todos los paradigmas que tenía sobre crianza y aprendizaje. Con inglesenelhogar.com quiero acompañar y ayudar a otros padres para que puedan enseñarles inglés a sus hijos o que se animen a aprender junto con ellos.

 

 

 

 

One thought on “Cómo acompañar desde el “Unschooling” el aprendizaje de un idioma

Deja un comentario