Síndrome de escolarización compulsiva

Una frase peligrosa, una que debemos erradicar: “Siempre lo hemos hecho de esta forma”.

La mayoría de nosotros fuimos a una escuela, todos tuvimos el mismo tipo de educación y se utilizaron los mismos métodos, el contenido académico, las mismas reglas.

¿Siempre ha sido así? En realidad no, si investigas un poco, la educación como hoy la conocemos tiene poco más de 200 años y fue diseñada para funcionar como una fábrica. Mismo modelo. Todos iguales, todo estandarizado, mismos horarios, mismas edades, mismo trato.

Se equivocaron, no somos iguales, no aprendemos igual, no tenemos las mismas habilidades, para nada nos interesa lo mismo.

¿Por qué seguimos así? ¿Por qué sigue “funcionando” (en realidad no funciona) un sistema tan viejo al que poco se le ha cambiado? Por frases como la del inicio de este artículo “Siempre lo hemos hecho de esta forma”.

Damos por sentado que la vida es tal cual la vemos hoy, el sistema está diseñado para que no cuestiones, además de desaparecer casi por completo, tu capacidad de pensar críticamente, de crear, de buscar nuevas formas de vivir, de plantearte alternativas. Es más fácil gobernarte así.

Síndrome de escolarización compulsiva

Nuestra necesidad por dar a nuestros hijos lo mejor que podemos es natural y es completamente admirable. Todos queremos lo mejor para ellos, nuestra intención siempre será buena, creemos estar haciendo lo correcto y en ello permitimos que nuestras preocupaciones por su futuro tomen decisiones por nosotros.

Nos inquieta no saber qué viene en el futuro, esa ansiedad nos come, nos trastorna y los pensamientos recurrentes son los mismos de familia a familia. Siempre tenemos en mente el “quiero lo mejor para mi hijo”, “necesito darle todas las herramientas posibles para que pueda enfrentarse a cualquier situación”, “debo darle la mejor preparación académica para que sea competitivo”, entre otras muchas frases que han pasado por mi mente y que he escuchado en otros.

Nos da miedo, tememos no “preparar” bien a nuestros hijos, tenemos dudas en cuanto a lo que estamos haciendo o sobre aquello que les proveemos.

Y ¿qué hacemos con todo esto?

Escolarizar, resulta la respuesta correcta para la mayoría de nosotros. Ya sea en una institución educativa o en casa. La tendencia es a repetir, conducirnos de la forma que conocemos es más cómodo. Entonces, llega otra de las frases peligrosas: “Yo aprendí así y mira, me ha ido bien”, pero con el mismo sentido que la primera, seguir haciendo lo mismo.

Te comparto sobre trastorno obsesivo-compulsivo para comparar lo que vivimos con respecto a la educación y nuestra necia necesidad por escolarizar, sin cuestionar, sin sentir, sin hacer consciencia de nuestras decisiones.

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad, caracterizado por pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes, que producen inquietud, aprensión, temor o preocupación, y conductas repetitivas denominadas compulsiones, dirigidas a reducir la ansiedad asociada.

Escolarizar parece ya un síndrome, un transtorno que está matando la creatividad de millones de niños (en palabras de Sir Ken Robinson). No nos detenemos a pensar, sentimos que es así como debe ser y no nos damos un momento para plantearnos otra posibilidad. Sé bien que es difícil salir de nuestra zona de confort, de lo conocido.

Es momento de despertar, muchos ya lo estamos haciendo o estamos trabajando para llevar el mensaje y RESCATAR a cuanto niño podamos del sistema escolarizado, tan enfermo como sus creadores. Pensado en responder preguntas que nadie ha hecho, pensado en explicarte el mundo con una serie de contenidos sin sentido en lugar de permitirte vivir en el mundo y explorar, crear y abrazar la experiencia de aprender desde aquello que amas hacer. Encontrarte contigo mismo, ser y llegar a ser.

Amo compartir y aprender, amo dedicar mi vida al aprendizaje libre, amo no tener que “enseñar”. Ha sido un camino largo, para nada ha sido fácil salir de aquello que creía era lo único que existía. Me di permiso de cuestionarlo todo, comprendí que ser maestra no me llevaría a cambiar las cosas, entendí que dentro del sistema no podría hacer mucho, nací para cambiar la realidad de muchos niños y sus familias.

Hoy decidí escribir este artículo porque en mi país, México, es 15 de mayo y se celebra el día del maestro. Me ha tocado serlo por poco más de 10 años, aunque en realidad, he disidido dejar el título atrás.

Mi propósito es claro y seguiré de pie y con todo el corazón, caminando junto a mi familia y quienes me acompañan día con día para generar cambios reales en este mundo. No me gusta llamarme “maestra”, la palabra me molesta, entre sus letras se lee el control hacia otro y eso no cabe ya en mi vida.

Me gusta pensar que soy compañera de aventuras de un montón de chiquillos que le dan color y alegría a mis días. Por ellos, vale el esfuerzo, vale mi dedicación y mi cansancio; por ellos vivo y seguiré luchando por su derecho natural a ser niños y jugar, aprender lo que les venga en gana y ser quienes han venido a ser.

Bien por aquellos que decidimos cambiar la educación, esos valientes a quienes nos “corren” de los colegios por cuestionarlo todo o poner en evidencia sus pésimas prácticas. A seguir, que hace falta mucho más.

Bien por los padres y madres que deciden saltar las reglas, desaprender lo impuesto por la escolarización y desescolarizarse junto a sus hijos, mi total admiración, estamos cambiando el mundo, desde nuestras familias, sigamos así.

 

Comencemos por cambiar la educación desde la misma palabra, comprendamos que aprender es parte de la vida y que nada tiene la escuela que ver en ello. Si aprendiste algo, te aseguro que ha sido por tu capacidad y entusiasmo, no porque la escuela te lo ha “enseñado”.

Y por último antes de terminar, te invito a cuestionarte, dejo una pregunta que me gustaría respondieras comentando en este artículo:

¿Por qué decidí llamar “Síndrome de escolarización compulsiva” a este artículo?

Como siempre, agradezco el tiempo que te has quedado a leerme.

Mi abrazo,

Zayda Cadengo

24 Testimonios, 24 desescolarizados ¿cómo es la vida sin escuelas?

testimonios de 24 desescolarizados

En esta ocasión, tengo el honor de compartir contigo algunos testimonios breves de niños(as) y adolescentes que viven la desescolarización. Individuos libres de aprender y de ser que decidieron compartir sus reflexiones personales con respecto a este estilo de vida. Estuve a una nada de derramar una lágrima al escribir sus palabras.

Cada uno de nosotros(as) lo vive distinto. Somos únicos(as) y por ello, la educación sin escuelas es diversa en cuanto a sus prácticas. Lo que permanece en cada una de las familias, siempre, es que los niños son felices, tienen la oportunidad de desarrollar habilidades con un valor inmenso. Una crianza consciente, una manera respetuosa de acompañar a nuestros(as) hijos(as) en cada aspecto de sus vidas.

Este artículo es un esfuerzo por llevar el mensaje, por contagiar. Hay mucho más en esta vida, que solo atender a lo establecido, estamos cambiando la educación desde nuestras familias.

A todos ellos, se les presentó una breve entrevista, 7 preguntas que podrían apoyar su reflexión, algunos respondieron a las mismas, otros redactaron su propia reflexión:

1. ¿Cómo es tu vida sin escuelas?

2. ¿Qué haces?

3. ¿Te gusta?

4. Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela (en casos donde estuvieron escolarizados):

5. ¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto?

6. ¿Lo recomiendas?

7. Define Educación libre y natural/ Unschooling:

Participan niños(as) y adolescentes de diversas edades y de varios rincones del mundo, es una maravilla leerles y aprender de todos(as) ellos y ellas.
Espero lo disfruten tanto, como yo al escribir y editar este artículo.
Sin más, agradezco enormemente a las familias y a los niños(as) y adolescentes que hacen posible este artículo.

Mache

Marcelo, 9 años

¿Cómo es tu vida sin escuelas?

Antes no me gustaba ir era un infierno para mí y ahora pues es como el cielo para mí.

¿Qué haces?

Hago muchas actividades aprendo con videos, preguntando, juego ¿Te gusta? Sí.

Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela:
Antes no tenía tiempo para mí y ahora puedo hacer cosas divertidas.
¿Que le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto?
Le diría que la escuela no y Liberum sí.
¿Lo recomiendas?
Sí lo recomiendo, me hace muy feliz y creo que a sus hijos les va a gustar, quiero que cuando yo tenga hijos aprendan de esta manera espero que mis hijos nunca vayan a la escuela.
Define Educacion libre y natural o define Unschooling:
En realidad, aprendo como creatividad, a ser libre,  si me interesa algo busco mucha información y tengo tiempo para aprenderlo.

triny

Lia,  6 años

 

Mi vida es perfecta , porque me puedo divertir ir a muchos lugares, estar con mis hermanas y jugar. Ahora que no voy a la escuela puedo comer en mi casa tranquila, sin que me digan: no te pares, siéntate. y a veces me tenia que quedar sin recreo y hambrienta.

No lleves a tus hijos a la escuela porque todo te lo quieren prohibir.

Ahora cada día puedo aprender algo nuevo y que me gusta, sin tener que llevar uniforme.

Aprender lo que me gusta.

 

 

Lilu, 7 años

 

Soy feliz porque puedo hacer muchas manualidades, puedo pintar, leer, andar en bicicleta, sembrar plantitas, aprender inglés. Me encanta mi nueva vida.

En la escuela tenia que comprar mi comida y gastaba dinero, en el salón no me gustaba trabajar, así que tenia un libro de manualidades y me ponía a verlo y así me entretenía. Ahora puedo comer en mi casa y en lugar de hacer tarea puedo hacer mis manualidades.

Sin ir a la escuela tendrán una vida mejor porque están con sus hijos, son mas felices y gastan menos dinero. Así los papás podrían enseñar a sus hijos más cosas que de verdad les gusten a ellos.

Aprender a vivir.

 

July, 10 años

 

Mi vida es mejor, muy divertida y con muchas aventuras. Puedo jugar, ayudar a mi mamá, ir al parque, dormir más.

Me gusta mucho ahora porque en la escuela es aburrido y tenía muy poquito tiempo para jugar.

Padres de familia, mis papás me sacaron de la escuela, porque en la casa convivimos en familia todo el tiempo y así pasamos todo juntos. Sin ir a la escuela aprendes más cosas. Estando en la escuela no se puede porque nos limitan en tiempo y en actividades.

Aprendes de todo en tu propia casa, muchísimas más cosas que en la escuela no se aprenden.

Vivir sin imposiciones.

 


 Dante, 13 años

¿Cómo es tu vida sin escuela?

Es increíble, me gusta mucho me deja mucho tiempo para las cosas que me gusta hacer, y no tengo horarios fijos y estresantes y mucho mas divertida y enriquecedora.
¿Qué haces?
Los Lunes tengo mi clase fe idiomas (aprendemos 7 o más a la ves) y clases de música, los Martes tengo clases de historia del arte y foto, los Miércoles vamos a un museo, los Jueves otra ves clase de arte y foto y el resto de la semana es random.
¿Te gusta?
Me encanta es mucho más divertido enriquecedor y flexible que la escuela normal además de que aprendo más cosas y que me gustan, y aunque extraño a mis amigos creo que me siento mejor sin ir a la escuela.
Alguna diferencia entre tu vida antes (Escuela) y ahora sin escuela:
Me sentía más agobiado, menos feliz, ahora todo es más divertido, me siento más vivo.
¿Qué le dirías o una madre o un padre que esta buscando información al respecto?
Les diría que consultaran con mis papás (los expertos en el asunto) pero antes les diría que no lo dudaran que el home o el unschooling es algo increíble que enserio vale la pena.
¿Lo recomiendas?
Definitivamente.
Define educación libre y natural/ unschooling:
Es un estilo de educación mucho más libre, más amplia, más enriquecedora, pero sobretodo más amigable con cada tipo de familias y niños.

Ela, 11 años

¿Cómo es tu vida sin escuela?
 Me gusta mucho, ya que puedo hacer cosas que antes ni podía.
¿Qué haces?
En la semana es así:
Lunes: 10:30 Club de idiomas, 5:00 Música.
Martes: 10:00 Historia del arte.
Miercoles: salida a un museo.
Jueves: igual que el martes.
Viernes: depende.
¿Te gusta?
Sí.
Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela:
Antes no me gustaba y el único día que me gustaba era el sábado. No me gustaba ninguna materia.
¿Lo recomiendas?
Mucho
Define educación libre y natural/unschooling:
Educación en casa o fuera de casa en lugares nuevos e interesantes.

Joss, 9 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuela?
Feliz
¿Qué haces?
Juego y también aprendo.
¿Te gusta?
¡Me encanta!
Alguna diferencia entre tu vida de antes (escuela) y ahora:
En la escuela no fui feliz, siempre estaba triste y me enfermaba muchísimo,  el maestro no me daba permiso de ir al baño, no podía correr en el recreo, si yo quería darle mi opinión me gritaba. Yo siempre estaba enfermo.
La escuela no piensa en los niños ¡nunca!
En casa soy libre, aprendo lo que me gusta, salgo a museos, voy al parque, aprendo y aprendo sin estar sentado haciendo planas y planas, juego con mi familia y con mis amigos, ya no me enfermo de asma ¡Soy muy feliz!
¿Qué le dirías a un padre o una madre que esta en busca de información al respecto, lo recomendarías?
Yo le diría: No tengas miedo de hacer unscooling, piensa en tu hijo si él no quiere más escuela, escúchalo.
Define educación libre y natural/ unschooling:
Para mi quiere decir; aprender sin que me obliguen, sin castigos, sin que me griten, es aprender porque me gusta es tener tiempo para jugar, para ser niño.
El unschooling significa: ¡disfrutar mi niñez!
Su madre nos comparte sus impresiones también:
Este es el sentir de mi pequeño, no solamente cambio su vida al hacer unschooling, también la de nosotros como padres, nos volvimos más relajados, sin estrés, sin prisas, sin tensión alguna, el unschooling nos hace sentir libres, literal.

17792415_10211785713345804_828011060_n

Aisha, 4.9 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuelas?
Divertida.
¿Qué haces?
Juego, aprendo y estoy con mis hermanas.
¿Te gusta? Sí.
Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela: no me dejan tarea.¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto?Que enseñen en su casa.
¿Lo recomiendas? Sí, es muy divertido.Define Educación libre y natural/ Unschooling: aprendo jugando.

Khadija, 2.8 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuelas?
En mi casa coloreo.
¿Qué haces?
Dibujar, colorear y jugar.
¿Te gusta?
Sí, mucho.
*Nunca ha ido al colegio.
¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto?

Es divertido.¿Lo recomiendas?Sí, porque es divertido.

Define Educación libre y natural/Unschooling: juego.


17820881_1165294120247720_2011645465_n

Alma, 8 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuelas?
¿Qué haces?
¿Te gusta?
Muy divertida. Me gustan mucho los animales, los amo, los respeto. Soy vegetariana desde que cumplí 2 años. Mi animal favorito es el caballo, aprendí a montar con mis amigos. Rescaté una perrita de la calle que estaba embarazada y tuvo 8 cachorritos ¡los vi nacer! Creo que tengo suerte porque donde vivo hay muchos animales y puedo estar con ellos. Hay vacas, cerdos, ovejas, patos, un burro y ¡muchos caballos! Con mis hermanos juntamos sapos, luciérnagas, mariposas, lombrices, después l@s dejamos en libertad. También, todo este tiempo rescaté a muchos pajaritos que cayeron de sus nidos porque no sabían volar o estaban heridos.
Yo nunca fui a la escuela.
¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto?
Que pregunten, investiguen como lo hicieron mis papás.
Aprendí a leer y escribir a los 4 años. También me gusta cuando viene el cartero, ya sé que me trae una carta de la abuela (es la única que manda cartas por correo). Sus cartas siempre tienen adivinanzas, poemas, rimas, cuentos cortos o trabalenguas. Ah, me manda figuritas o stickers.

 

Define Educación libre y natural/Unschooling:
Aprendo en mi casa con las personas que quiero y puedo seguir jugando ¡Soy libre!

17792563_1165297966914002_1181723306_n

Matías, 9 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuelas?
¿Qué haces?
¿Te gusta?
Divertida. Tengo much@s amig@s y juego con ell@s. Jugamos a las escondidas, a la mancha, a las canicas. El otro día hicimos una casita con muchas ramas que encontramos caídas. Cuando estoy solo me gusta jugar con mis autitos, armar pistas por cualquier lado y jugar carreras ¡También treparme a los árboles! ¡También juego al fútbol!
Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela:
En la escuela, la seño quería que me la pase sentado todo el tiempo. En casa me puedo mover cuando tengo ganas.

 

¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto?
Que pregunten, que lean.
Define Educación libre y natural/Unschooling:
Creo que es lo mejor

17806889_1165290136914785_758034094_n

 Dulce, 12 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuelas?
¿Qué haces?
¿Te gusta?

Al principio no entendía y me parecía aburrido, además extrañaba a mis compañer@s ¡Hoy tengo tod@s l@s amig@s que quiero!
En estos años sin escuela pienso que es lo mejor que me pudo haber pasado. Soy libre, aprendo lo que quiero cuando tengo ganas de hacerlo, mis papás no se enfurecen si no sé las respuestas de algunas cosas. Si quiero saber algo pregunto y me responden y si ell@s no lo saben, buscamos respuestas en Internet y listo. Me gusta jugar, cambiarme muchas veces de ropa y seguir jugando. Me gusta leer, pintar, dibujar, inventar historietas. Básicamente ¡jugar!
¿Lo recomiendas?
Súper recomendable. Si tienen la posibilidad de educarlos en casa, que lo intenten así habrá más niñ@s libres y felices como yo.
Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela:
Cuando iba a la escuela tenía que comer todos los días a la misma hora, cambiarme apurada para no llegar tarde ( lo peor, ponerme todos los días la misma ropa) Correr, siempre correr. No tenía tanto tiempo para jugar porque llegaba, hacía la tarea, me bañaba, cenaba y rapidito a dormir. Todos los días eran iguales. Ahora como cuando tengo hambre, me cambio de ropa muchas veces en el día aunque mamá se enoje y aunque sé leer la hora no me preocupa mirar el reloj, sé que puedo seguir jugando.
Define Educación libre y natural/Unschooling:
Puedo pensar y tomar mis propias decisiones, aunque a veces no sean correctas. Es lo mejor que me pudo haber pasado.

 


IMG-20170222-WA0014

Mirko Irina,  4 años

 

¿Cómo  es tu vida sin escuelas?
Muy bonita.
¿Qué haces?
Las actividades que me gustan, pintar, jugar, recortar, leer con mamá y mi hermano, hacer burbujas.
¿Te gusta?
Sí.
Nunca he ido a la escuela
¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto?
Mamá aprende conmigo.
¿Lo recomiendas?
Sí.
Define Educación libre y natural/ Unschooling:
Aprender haciendo lo que me gusta.

17841572_1401121003264404_1060205380_n

Ariel,  9 años

Valentina, 7 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuelas?
Ariel: Divertido.
Valentina: Feliz.¿Qué haces?
Ariel: Dibujo, creo, juego con mis amigos.
Valentina: Lo que me gusta.¿Te gusta?
Ariel: Sí.
Valentina: Me encanta.Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela:
Ariel: Aprendo más, hago lo que me gusta, no tengo límites de tiempo
Valentina: Ya no tengo maestros que griten, no me gustaban los gritos. Ahora me puedo concentrar mejor.¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto? ¿Lo recomiendas?
Ariel: Que si su hijo llega cansado, triste, enojado, con hambre y no tienen tiempo de hacer lo que los hace feliz ¡que esperan para sacarlos!
Valentina: Que si los niños no se sienten a gusto los saquen.Define Educación libre y natural/Unschooling:Ariel: Aprendes lo que quieras, como quieres, cuando se te de la gana sin limite de tiempo .
Valentina: Aprendo observando y puedes hacerlo tú solo.

2017-03-11 20.23.48

Nicole, 10 años

Marian, 7 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuelas? ¿Qué haces? ¿Te gusta?

Nicole: “Mi vida ha cambiado mucho. Estoy muy agradecida con mis papás por haberme sacado de la escuela. Ahora mi vida es muy relajada y la disfruto mucho. He aprendido muchas cosas en estos dos años fuera de la escuela; ya conozco la ciudad en la que vivo (Ciudad de México); también he conocido otros Estados de mi país. Visitamos museos y zonas arqueológicas; vamos a eventos en Bellas Artes. Todos los días son diferentes en mi vida porque cada día hacemos cosas diferentes. Lo que más me gusta de no ir a la escuela, es que puedo convivir con mi familia; puedo aprender lo que yo quiero, jugar con mi hermana y no tengo que madrugar”.

Marian: “Mi vida sin escuela es muy divertida. Puedo hacer todo lo que a mí me gusta: jugar con mi hermana, ir a museos (el de Arqueología es mi favorito); todos los días hacemos cosas diferentes y eso me gusta mucho. Estoy con mis papás y mi hermana: ellos son mi familia. Me gusta que no tengo que despertarme temprano ni hacer tareas aburridas”.

Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela:

Nicole: “¡Mi vida es muy diferente! ¡No hay ninguna comparación! No hay presiones ni tareas aburridas. Ahora aprendo todo lo que yo quiero y estoy con mi familia”.

Marian: “¡Mi vida es relajada! No hay carreras ni prisas. No tengo que comer un lunch que no me gusta: yo soy vegetariana y mi familia me apoya”.

¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto? ¿Lo recomiendas?

Nicole: “¡Yo sí lo recomiendo! Les diría a los papás que no tengan miedo de hacerlo; que sí se puede. Que no tengan miedo a la libertad”.

Marian: “Yo les diría a los papás que, si aman a sus hijos, no los metan a una escuela. Que lo que los niños necesitamos es a nuestros padres, no a los maestros”.

Define Educación libre y natural/ Unschooling:

Nicole: “Mi mamá nos leyó el libro de André Stern. Él es una persona que nunca fue a la escuela y aprendió muchas cosas. Yo opino lo mismo que él: el Aprendizaje en Libertad te permite formarte a ti mismo”.

Marian: “El Unschooling para mí significa aprender todo lo que tú quieras sin límites”.

Su madre nos comparte sus impresiones:

Yo, como mamá y mujer, te puedo decir que el Unschooling me ha permitido desarrollar mayor seguridad y confianza en mí misma; me ha dado la oportunidad de conocer lo que es la Libertad.


santi 5

Santi, 5 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuela?
Bonita, soy feliz.
¿Qué haces?
Travesuras, veo videos, jugar ¿te gusta? Sí.
Alguna diferencia entre tu vida antes y ahora sin escuela:
Que me levanto cuando me despierto, no antes.  
¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto?
Qué hablen conmigo o con otro niño como yo (que no va a la escuela).
¿Lo recomendarías? Sí, porque luego los niños quieren correr y las maestras no los dejan.

Mateo

Mateo, 8 años

 

¿Cómo es tu vida sin escuela?
Divertida, porque antes no me gustaba ir a la escuela y levantarme tan temprano, ahora puedo puedo dejar mi cabello tan largo como a mí me gusta y puedo crear a la hora que yo lo crea.
¿Qué haces?
Juego con plastilina, tengo un amigo que estudia por las tardes y alcanzamos a jugar un poco, mi mamá va unas horas a trabajar y cuido a la bisabuela y juego con una prima también. Por la tarde vamos al segundo trabajo de mi mamá y hacemos proyectos juntos y con más niños y niñas, al final leo un poco para poder ver un par de vídeos o una serie.
¿Te gusta?
Sí, prefiero estar en todos lados menos en la escuela, por que yo elijo mis amigos, en la escuela son muy pesados y odio que hagan eso, molestar y molestar.
Diferencia de tu vida con escuela y ahora sin escuela:
Soy más feliz y tengo más tiempo para pensar cosas.
¿Qué le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto?
Que es una mejor forma de enseñarle a los niños. Porque cuando van a una escuela los niños regresan enojados o tristes, porque los he visto incluso llorando y los papás no lo entienden, y si estudian en casa o con sus papás pueden ser más cercanos, como yo con mi mamá, y platicar de todo lo que pensamos. Les diría que buscarán en Internet información y planes de estudiar e investigar y le pregunten a mi mamá.
Educación libre y natural es en la que te preguntas muchas cosas por que así se te ocurren o por que lo necesitas, aprender más, cultivar de la vida real, construir.

 


17806811_10209473675260434_722043932_n

Alexa Rodríguez, 13 años

¿Cómo es tu vida sin escuelas?
¡Es chida! No se puede explicar, me da la libertad de escoger a la gente con la que quiero convivir y de hacer muchas cosas que me gustan
¿Qué haces?
Teatro musical, ver videos, tomar y editar fotografías.
¿Te gusta?
¡Me encanta!
Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela:
Mejoró muchísimo mi actitud, siento que era muy apática y no tenía amigos y ahora tengo muchos (demasiados).
¿Que le dirías a un padre o una madre que está buscando información al respecto? ¿Lo recomiendas?
Que es muy padre, que lo intenten y si no les gusta pues pueden regresar a la escuela.
Define Educación libre y natural o define Unschooling:
Aprender de la vida, aprende lo que en realidad te interesa y no lo que te obligan a aprender.

diori

Diori, 4 años

¿Cómo es tu vida sin escuelas?
¿Qué haces?
Feliz, bonito. Hago muchos dibujos, hago plastilina, veo flores y planta, libros, caricaturas, cocinar.
¿Te gusta?
Si, mucho.
*Nunca ha ido a la escuela
¿Lo recomiendas?
 Sí, claro que lo recomiendo.
Define Educación libre y natural o define Unschooling:
Poder ser feliz o triste o lo que sientas.

ana maria

Ana María, 15 años

 

Estoy casi segura de lo que quiero hacer con mi vida. A veces siento que los dias tienen muy poquitas horas y que nunca voy a tener tiempo de hacer cosas que me ayuden a cumplir mi misión en esta vida. En el mundo hay muchos valores, filosofías, museos, animales, religiones, restaurantes, ideas, libros, películas, esculturas, arboles, flores, personas, islas, mares, continentes, pinturas, festivales etc. La idea de que nunca voy a poder conocer todo lo que considero maravilloso hace que me duela la cabeza.
El Unschooling es lo único que funciona para mí, o mejor dicho, para mi manera de pensar y aprender. Por alguna razón no logro concentrarme bien cuando alguien me habla con un tono de voz que suena como si estuvieran dándole reversa a una canción de Chopin (pero de las que son bastante deprimentes), y en todos los colegios en los que estuve siempre hay profesores así.
Yo necesito aprender viendo a las personas, escuchando algún ser apasionado contar su historia, metiendo mis manos bajo la tierra y sintiendo las lombrices. Yo quiero crecer con todos mis sentidos activos y quiero aprender cosas que contribuyan a mi misión y que me ayuden a tener una visión mas amplía y enriquecida del mundo.
Unschooling no es algo que pueda explicar con palabras.

 


17821130_10155281087068395_898664693_n

Luna, 8 años

Maite, 4 años

Me gusta mucho no ir a la escuela. En casa tengo libros que me ayudan a practicar matemáticas, ortografía, lectura, etc. Ademas voy a clases de baile y pintura.
Alguna diferencia entre tu vida antes (escuela) y ahora sin escuela:
Sí hay diferencia, antes en la escuela me desconcentraba mucho con los gritos de los chicos y con la maestra cuando los regañaba. Y ademas ahora tengo mas tiempo para jugar con mi hermanita.
Su madre nos comparte sus impresiones:
En mi opinión personal creo que como padre hay que tener tiempo disponible para estar con tu hijo al cien, acompañarlo y apoyarlo. Es un trabajo arduo pero muy satisfactorio.

Como ellos(as), viven en libertad y ejercen su derecho a ser y aprender, miles de niños(as) y adolescentes. Cada día se suman más.
¿Estás listo para el cambio?
¿Quieres formar parte de este movimiento que crece día con día?

¡Te apoyo!

Envía un mensaje aquí y con gusto te indico cómo agendar una asesoría. Feliz de apoyarles a comprender este estilo de vida y acompañar su proceso de desescolarización.
Gracias por leernos, te invito a dejar un comentario para los niños(as) y adolescentes que participaron en este artículo. Te aseguro que les encantará leerte.
Zayda Cadengo

Una reflexión sobre socialización

 

una-reflexionsobre-socializacion

 

Socializar:

Acto de permanecer sentado, inmóvil y en silencio por un promedio de 5 horas de lunes a viernes, en un espacio físico de no más de 25 a 30 metros cuadrados (en los mejores casos). Donde un individuo es confinado a este espacio durante toda su infancia y adolescencia junto a otros de su misma edad y en su misma etapa de desarrollo; con quienes tiene autorización de conversar o convivir, sólo cuando el adulto a cargo (docente) lo permite y durante los 30 o 35 minutos diarios para recreo (sin correr y gritar, por favor). Y si no has trabajado como se esperaba, entonces no tienes este derecho.
Es en este espacio donde un niño o adolescente puede desarrollar habilidades sociales aplicables al mundo real.

Realidad de todos los días para millones de niños y adolescentes en un mundo carente de respeto hacia la individualidad y la consciencia de uno mismo.

Una de las preguntas que más recibo o escucho es ¿cómo socializan si no van a la escuela?

Un concepto que pocos conocen en verdad, creemos que socializar es estar con otras personas.

Crecimos en un ambiente controlado, donde la autorregulación es cosa de otro mundo, no se nos permitió aprender a relacionarnos de manera saludable con quienes nos rodean. Por lo contrario, nos vimos expuestos a un entorno poco amigable para socializar, donde convivencia forzada no permite comprender al otro ni fomenta la interacción desde el respeto y la tolerancia.

Entonces ¿es la escuela un espacio para socializar? ¿será así como aprendiste a estar con los demás? ¿qué tan sociable eres?

Vamos al concepto.

Búsqueda rápida en  Google:

La socialización es el proceso mediante el cual el ser humano aprende, en el transcurso de su vida, los elementos socioculturales de su medio ambiente, los integra a la estructura de su personalidad, bajo la influencia de experiencias y de agentes sociales significativos, y se adapta así al entorno social en cuyo seno debe vivir.

Analicemos:

La definición anterior, no me hace pensar que la escuela sea el mejor lugar para desarrollar habilidades sociales, o el único. Decir que la desescolarización es “vivir en una burbuja” y que los niños(as) y adolescentes jamás serán sociables es irreal. Creo que la verdadera burbuja se llama “escuela”.

Aprender de la vida, todos los días, sin lecciones obligatorias y en un entorno respetuoso, permite adquirir conocimientos de manera natural, aplicables a la vida real. Comprender que somos seres sociales también es cuestión de experiencia, aprender a relacionarnos va más allá de estar con las mismas personas durante cada mañana de lunes a viernes.

Los niños y adolescentes que viven sin escuelas y aprenden en libertad, tienen oportunidad de socializar.

La maravillosa diferencia es que no se les obliga, los niños y niñas desescolarizados, tienen la oportunidad de elegir a una o varias personas, de su edad, menores o mayores con la cuales conversar y/o jugar. También tienen derecho a decidir no hacerlo, es importante decir que no es obligatorio rodearse de un grupo de personas diariamente por determinado número de horas para considerar que se es sociable. Seguramente entenderás esto desde tu propia vida, en realidad no todos pasamos tiempo con otras personas, hay momentos de quietud y silencio, muchos necesitamos de este espacio.

No le veo el objetivo a forzar a mis hijos a estar con un grupo de niños de lunes a viernes para aprender a estar con los demás.

Ahora bien, no solo convivimos con compañeros de trabajo, o con amistades, también estar en familia, con los primos, abuelos, tíos, es socializar. Al ir de compras y hacer una pregunta al dependiente, también estamos socializando; oportunidades de interacción, hay miles y todas ellas son parte de la vida misma.

Así, entonces, espero este mito de la falta de socialización en los desescolarizados quede en el olvido pronto. La verdad es que nuestros hijos tienen amigos, se relacionan de manera natural con quienes les rodean. La diferencia es que ellos deciden con quien, cuándo y cómo; así como también deciden no hacerlo, ambas opciones, completamente respetables. Algunos somos intrapersonales y disfrutamos de estar a solas, así hemos nacido y así estamos bien; otros somos interpersonales y necesitamos rodearnos de gente.

Comprender que formamos parte de una sociedad, interactuar de manera adecuada con los demás y compartir experiencias es un proceso que dura toda la vida. No se aprende a socializar, es algo que se vive, día con día; todos los días aprendemos a ser y a estar con los demás, a compartir nuestro tiempo con quienes estamos de acuerdo y con quienes no.

Con el cariño de siempre, gracias por leerme.

Zayda Cadengo

¿Dudas? ¿Necesitas apoyo?

Recuerda que puedes contactar conmigo aquí o agregarme en Facebook.

LIBERUM, una comunidad de aprendizaje online y presencial

“Nadie mejor que tú para diseñar la educación que tu familia necesita, lo sabemos y te apoyamos”

Aprendizaje Personalizado

child-1199677_960_720

Somos una Comunidad Online que nace de la necesidad de crear una educación que atienda a lo individual y no a la generalidad, protagonizada por completo por cada niño(a). Consideramos que cada individuo tiene la capacidad de auto gestionar su aprendizaje y conducir de manera consciente la construcción de su identidad.

Familias LIBERUM

family-942970

Promovemos una educación centrada en el niño(a).

Sabemos que todos tenemos diferentes enfoques en relación a la educación, por ello en LIBERUM confiamos plenamente en los padres/madres y dejamos a su completa y total libertad la elección de el tipo de educación que ofrecen a sus hijos(as). Serán ustedes quienes decidan cómo es que su hijo(a) desarrollará habilidades y se acercará al conocimiento.

“Educación, para la mayoría de la gente, significa tratar de llevar al niño a parecerse al adulto típico de su sociedad… Pero para mí, la educación significa hacer creadores… Tienes que hacer los inventores, innovadores, no conformistas.” -Jean Piaget

Nuestra Labor es apoyar una educación consciente. Desde el respeto, la autonomía e independencia. Aprendizaje sin fronteras que se sostiene de una vida en familia llena de aventuras y en constante cambio. Un camino que vamos formando juntos y donde aprendemos de aquello que amamos hacer.

Aprendizaje por experiencia como estilo de vida

science-722054

La vida está llena de experiencias que nos brindan oportunidades para aprender. Nuestra propuesta es que cada una de las familias LIBERUM encuentre su propia forma de ver la educación, una a la medida. Por lo tanto, acompañamos a nuestras familias a buscar y DISEÑAR UN PLAN A LA MEDIDA.
Aunque la vida no se divide en asignaturas,  algunos padres nos preocupamos por la validación de estudios de nuestros hijos(as). En LIBERUM hemos encontrado la forma de apoyarte en este tema sin propuestas invasivas y promoviendo una vida de aprendizaje libre y natural para tu familia. Por lo tanto, en LIBERUM podrás tramitar una certificación con validez internacional sin necesidad de asistir a una escuela.

 

¿Cómo lo hacemos?

  1. Diseñamos en conjunto el plan “a la medida” para tu familia. Al inscribir a tu familia obtienes 2 llamadas (telefónicas o vía Skype) una al inicio del año (Agosto) y otra a los 5 meses.
    Acordamos una fecha y horario para tu primera asesoría, donde determinaremos en conjunto, la mejor forma de llevar tu día a día y acceder a la acreditación.
    Cada familia se responsabiliza por *DOCUMENTAR cada proceso de aprendizaje que surja de lo espontáneo o de tu plan semanal o mensual.
  2. Tu familia vive el aprendizaje a la medida y desde los intereses de tus hijos(as); puedes también utilizar como apoyo adicional el currículo de tu elección.
  3. Documentas cada proceso de aprendizaje (al inscribirte a LIBERUM obtienes un curso completo sobre este tema).
  4. Nos envías una documentación mensual (vía correo electrónico).
  5. LIBERUM se encarga del resto. Reunimos todas tus documentaciones y hacemos las adecuaciones pertinentes para acceder a la certificación. Además, al recibir tu documentación, regresamos un correo con sugerencias o comentarios con respecto a los procesos de aprendizaje que compartes en tus evidencias.
  6. Al finalizar el año, obtienes un certificado de grado con validez Internacional.

¿No te interesa Certificar?

También puedes comenzar sólo con nuestro apoyo pedagógico especializado y nuestras asesorías. Aprender durante todo este primer año sobre los temas relacionados con la educación libre y natural, aprender sobre documentación y trabajar en ello para que el siguiente agosto, tengas ya un proceso de aprendizaje que te permitirá hacerlo mucho más tranquilo y con experiencia en este tema.  Este PLAN también incluye 2 asesorías o llamadas de apoyo, recibir tus documentaciones y ajustar lo necesario, darte ideas o recomendaciones, acompañarte en cada parte de su proceso de aprendizaje, no solo el de tu hijo(a) sino también el tuyo.
También, como servicio adicional, podremos asesorarte cuando así lo requieras con una asesoría para cualquier tema en relación a tu “Plan a la medida”.
Adicional a las asesorías, tendrás EXPERTOS en diversos temas a tu disposición, con quienes podrás también asesorarte: ciencias en general, matemáticas, biología, física, química…

Beneficios:

  1. Tu familia vivirá el aprendizaje según consideres es lo mejor para ella.
  2. Tu hijo(a) podrá continuar en la búsqueda de sus pasiones, sin perder el tiempo aprendiendo algo que no necesita. Sus clases de ballet, piano, deportes…también son importantes para su desarrollo y la construcción de su identidad, por lo tanto, también serán parte de tus documentaciones y una asignatura para obtener su certificado.
  3. Apoyo y asesoría especializada en educación sin escuelas y expertos en diversos temas de quienes podrás tomarte de la mano para diseñar tu plan a la medida. No estarás solo(a).
  4. Una Comunidad Online en constante crecimiento con quienes compartir sobre tus aprendizajes (grupo privado y exclusivo en Facebook). Seguramente habrá más de 1 familia LIBERUM en tu ciudad, así que también podrás contactarlos de esta forma.
  5. Cursos a los que tendrás acceso en cualquier momento dentro de nuestro sitio web, cursos online y charlas compartidas que programaremos para toda la comunidad (vía Google Hangouts). Algunos de los cursos que incluye tu inscripción: Documentación como evidencia de aprendizajes, Inteligencias múltiples y su aplicación a la educación sin escuela, Aprendizaje por experiencia (fundamentos teóricos), entre otros que apoyarán tu “plan a la medida”.
  6. Certificación con validez Internacional. Somos la única Comunidad de Aprendizaje Libre de habla hispana que certifica y valida la educación libre y natural.
  7. Costos muy bajos en relación a los beneficios que obtiene tu familia. Una educación sin escuelas, 100% libre, con certificación internacional, respeto a tus creencias e ideas con respecto a la educación sin escuelas y aprendizaje también para ti como padre/madre. Nuestro objetivo es que comprendas, junto a tu hijo(a), que el aprendizaje está en la vida misma.
  8. Padres/madres tranquilos=niños(as) FELICES.

 

¿Somos la opción para tu familia?

Ahora conoce nuestro proceso de INSCRIPCIÓN.
¿Dudas?
Contacta aquí.

 

NUESTRA COMUNIDAD DE APRENDIZAJE EN LA CIUDAD DE MONTERREY, NUEVO LEÓN, MÉXICO.

¿Más información sobre esta opción?

Click aquí y agenda una sesión informativa.

*Documentación: es un conjunto de evidencias en fotografía y una descripción de los procesos de aprendizaje, las habilidades desarrolladas y el conjunto de actividades que se realizan durante el mes. Un documento tipo Word o PowerPoint. Además de tomar un curso para este fin (incluido en tu inscripción) te enviamos un formato editable para facilitar el proceso.

2DERECHOS RESERVADOS

Desescolarízate, programa 2017

work-hardstay-consistentbe-patient-1

Un programa al que ya puedes inscribirte.

Comenzamos CUARTA Edición este próximo 26 de abril.

Dirigido a padres y madres que quieren comprender el aprendizaje libre y natural.

*Descubre tu capacidad como compañero(a) de aventura de tus hijos(as).
*Comprende el aprendizaje como parte de la vida misma.
*Construye tu propia forma de vivir sin escuelas.

 

El Programa Desescolarízate comienza el 26 de mayo en su segunda edición. Cada domingo, recibirás un correo electrónico con la reflexión de la semana, algunas semanas un enlace a un video sugerido y una hoja de trabajo para responder durante la semana.
Durante la última semana tendremos la oportunidad de conversar vía WhatsApp, responderemos a tus dudas y daremos por terminado el programa.
Estaremos en contacto vía correo electrónico durante las 5 semanas del programa, podrás enviar tus dudas, las cuales serán respondidas en no más de 48 horas (días hábiles).

El programa está diseñado para ser tomado de manera autónoma e independiente, respetamos tus tiempo, sabemos que encontrarás algún momento en tu semana para trabajar en ello.

Programa vía correo electrónico, recibirás lecturas en PDF, sugerencias de videos, tendrás una reflexión semanal, un momento para repensar lo vivido y lo aprendido hasta hoy.

¡Cambiamos la educación desde nosotros mismos!

¿Te apuntas?

Esperamos, de corazón, que este programa cambie tu visión con respecto a la educación libre. Es importante comprenderla desde nosotros mismos para acompañar de manera consciente e informada a nuestros hijos(as).

¿Necesitas apoyo? ¿Sientes que no estás acompañando de la mejor manera el aprendizaje de tus hijos(as)?
No te preocupes más, “Desescolarízate” seguro será de gran ayuda.

**No olvides dejar un mensaje aquí para ser el/la primero(a) en apuntarse.**

Sólo podrán participar de esta primera edición, 10 parejas y ya sólo tenemos 2 plazas.

¿Costo?
Será por donativo consciente/pareja
¿Dónde o como realizar el donativo?
Da click aquí y escribe la cantidad que deseas donar (tarjetas de crédito o débito). Al realizar tu donativo, envía un correo electrónico a zaydacadengo@comunidadliberum.org ella responderá con la confirmación de tu plaza. Te recordamos que puede ser en pareja.

Cerramos inscripciones el 21 de abril, el próximo viernes. Aún tenemos tu lugar en este programa.

Si estás en México, puedes realizar un depósito bancario (también en OXXO o 7eleven), envía un mensaje aquí y pide los datos.

Este programa es organizado por la Comunidad de Aprendizaje LIBERUM y será impartido por Zayda Cadengo.

Alike, un corto para reflexionar

En donde la normalidad es lo socialmente permitido, ser tú mismo es la rebelión más sublime.

Siempre estás a tiempo para cambiar el rumbo, es cuestión de decidir. Nuestros hijos merecen ser rescatados de este mundo gris, merecen una vida llena de aventuras y de color; tienen derecho a jugar y a ser niños. Nacieron libres, que permanezcan así será tarea de todos los días y requiere de mucho control, no de ti hacia ellos, si no de controlarte a ti mismo, de comprender que confiar en ellos es clave fundamental en el desarrollo integral y el aprendizaje natural.

Un corto que movió mi corazón y que nos lleva a reflexionar en esto que hoy vive nuestro mundo, un sistema que absorbe nuestra identidad y nos convierte en engranes sin más tarea que perpetuar una forma de vida, con muchos años de historia, que atiende a los intereses de unos cuantos, vacía.

Es hora de regresar a los niños el protagonismo en sus vidas, de dejar de considerarles vasos vacíos para llenar con conocimientos “necesarios” para vivir. Cuestiona si en realidad es eso necesario.

Por ellos, los padres somos capaces de hacer cualquier cosa ¿eres capaz de permitirles ser ellos mismos? ¿de amarles sin condición?

ALIKE:

http://alike.es/

Ya desescolaricé ¿Ahora qué sigue?

ya-desescolarice

¿Ya has desescolarizado? ¿No sabes por dónde comenzar? ¿Qué temas abordar y cómo? ¿Qué necesita saber tu hijo(o)? ¿Quieres saber más sobre eso que debería estar aprendiendo tu hijo(a) a su edad?

Te doy mi opinión, estos son algunos puntos, no reglas; sino como una propuesta.

En mi experiencia personal y como unschool coach de muchas familias, estos 16 puntos han sido clave para comenzar y vivir sin escuelas de la manera más tranquila posible.

Las dudas nos atacan todos los días, nuestra mente escolarizada no nos permite ver más allá de lo académico y optamos por un inicio donde todo se parece mucho a la vida escolar de la que estamos huyendo. Es natural no saber, es también un proceso de aprendizaje que tú estás viviendo. Al desescolarizar, no sólo los niños salen del sistema, lo hace también toda la familia.

No voy a mentir, el inicio no resulta tan fácil para algunos, pero mi recomendación de siempre es que lo veas como una desintoxicación, estás limpiando todo lo vivido dentro del sistema, aún y cuando nunca hayas escolarizado a tus hijos, tú sí lo estuviste y es probable que concibas el aprendizaje como una estructura fija, cuyos procesos funcionan de solo una forma, la que viviste, la que vivimos todos.

Comencemos por esto: “Escuela no es sinónimo de aprendizaje”. Y con escuela, me refiero a ese tipo de educación poco flexible, donde un adulto pretende controlar qué y cuándo habrá que aprender tal o cual tema. El aprendizaje va más allá, no funcionamos así.

Cada uno de nosotros decide qué aprender y cuándo lo hará, sin importar las circunstancias o que un externo “te lo explique”, serás tú quien decida si eso es suficiente para aprenderlo. Nuestra mente no funcionan así, nadie tiene la capacidad de “entrar” a la mente de otra persona e “introducir” conocimiento. Podemos acompañar, acercar herramientas, guiar, pero sólo eso. Cada uno toma y aprende.

Vamos por pasos:

1. Objetivo:

Responde la siguiente pregunta, en familia: ¿por qué desescolarizamos y qué queremos de esto? Luego escribe un objetivo claro, medible, alcanzable y realista.

El mío: “Que mis hijos sean felices, que busquen de manera consciente su propósito, que cada día sea una oportunidad de autoconocimiento y reflexión personal. Que se sientan amados y respetados en cada aspecto de su vida. La única rutina para nosotros siempre será ser fiel a uno mismo, esto no es negociable.”

2. Educación más allá de lo académico:

Toma unos momentos para reflexionar sobre la importancia de los conocimientos que plantea el sistema educativo ¿será necesario aplicarlos todos a la formación de tu hijo(a)? ¿por qué? ¿cuáles sí y cuáles no?

Mi opinión: ningún conocimiento que esté fuera del interés de una persona debería formar parte de su vida.

3. Desarrollo de habilidades:

Básico conocer sobre desarrollo de habilidades, desde mi opinión, no sólo personal sino también profesional, esto tiene mucho más valor que cualquier tema en específico:
-Habilidades sociales y emocionales
-Habilidades de auto conocimiento
-Habilidades de pensamiento
-Habilidades de investigación
-Habilidades de comunicación
Para mí, esta es la base de todo. Puedes leer sobre esto aquí.

4. Educación emocional:

Aunque ya está en el punto anterior como “habilidades sociales y emocionales”, quiero abordar de manera más clara este punto.

De nada sirve aprender un montón de conceptos, que sume y reste, que lea, etc. si no sabemos gestionar las propias emociones y comprender las de los demás.
Puedes ser el más preparado, en tu ramo, pero si no sabes regular tus emociones, no las conoces ni sabes cómo enfrentarlas, no eres empático, seguramente, fracasas en cualquier cosa que pretendas hacer o tu éxito no será por completo satisfactorio. No queremos esto para nuestros hijos(as), lo sé, y por ello te propongo este punto como algo muy importante, algo que no debes dejar pasar.
Busca información, toma algún curso o que tu hijo(a) lo haga, hay información por todos lados.
Integra “educación emocional” a tu día a día.

5. Inteligencias múltiples:

Investiga también sobre esta teoría, te servirá mucho para comprender y conocer a tu hijo(a). Trata de encontrar las predominantes en tu hijo(a), te ayudará a acompañar de mejor manera su desarrollo y ser consciente de quién él/ella es.

6. Enfoca tu atención en el “Aprender a Aprender”:

Te servirá mucho conocer al respecto. Aprender a aprender GARANTIZA que tu hijo(a) sea capaz de acercarse al conocimiento, adquirir nuevas habilidades, crear nuevas formas de aprender, saber buscar fuentes confiables y dónde encontrarlas, ser crítico, etc.
Termina cada proceso de aprendizaje, ya sea libre o estructurado con las siguientes preguntas de reflexión:
– ¿Qué aprendí?
– ¿Cómo lo aprendí?
– ¿Qué puedo hacer con lo que aprendí? ¿Cómo o en qué lo puedo aplicar?

Te aseguro que las respuestas de tu hijo(a) te sorprenderán. A veces pensamos que “no están aprendiendo”, estas preguntas también te sirven a ti para VER más allá del “solo se la ha pasado jugando”.

7. Relax:

Todo a su tiempo, tiene toda una vida para aprender, sin presiones es mejor. Tienes la oportunidad de darle lo que el sistema educativo falla en hacer por los niños(as), ser libre de seguir sus intereses y aprender a su ritmo. Nadie te está exigiendo nada, ni monitoreando lo que aprende o no tu hijo(a). Dale la oportunidad de SER, de aprender desde eso que ama, de buscar respuestas a esas inquietudes del día a día.
Por tu parte, relax, no pasa nada si tiene 7 años y aún no lee a la perfección, no pasa nada si tu sobrino (o cualquier otro niño) “sabe más” (en realidad no sabe, lo memorizó y seguramente lo olvidará pronto).
Tu hijo(a) es un reflejo tuyo. Si estás estresado(a) o afligido por esta situación (o cualquiera) ¿Cómo crees que se siente él/ella?

8. Disfruta de tu vida en familia y en libertad:

Disfruta que tienes a tu hijo(a) contigo y que puedes conocerle de manera cercana. Dale el tiempo que no podrías si estuviese aún escolarizado, conversa, juega, ríe, sueñen juntos(as), vivan este estilo de vida de la mejor manera, con respeto y amor.

9. Por experiencia, es mejor:

Busca la teoría de “Aprendizaje por experiencia” de Kolb, de la cual también surge una de las teorías de “Estilos de Aprendizaje”.
Encontrarás que no hay mejor manera de aprender que “haciendo” y no será sólo una suposición, estarás informado(a). También podrás ver que no todos aprendemos de la misma forma. Te darás cuenta que no para todos es mejor leer y responder preguntas, algunos necesitamos movernos, otros escuchar música, ver videos o imágenes, etc. Diversidad de formas.

10. Respeto:

Lucha por el derecho natural de tu hijo(a) a ser él/ella mismo(a), defiéndelo con lo que sea necesario, incluso de ti mismo(a).
“Muchos padres harían cualquier cosa por sus hijos(as), excepto, dejarles ser ellos/ellas mismos(as)”. -Banksy
No impongas nada, lo único que es necesario controlar, es a ti mismo(a). Si les permites fluir en su aprendizaje, en esa búsqueda de sí mismos(as), te aseguro que todo llegará a su debido tiempo.
Proponer, no imponer.

11. Desescolarízate:

Sí, tú primero.

Te invito a un programa que comienza en enero de 2017.

12. Sin emoción, no hay aprendizaje:

No hay aprendizaje que dure, si no se siente. Diviértanse, el aprendizaje se disfruta, se vive, se toca.

13. Aprende:

Queremos hijos(as) “aprendedores”, tenemos que estar dispuestos a poner el ejemplo. Ellos/ellas aprenden más de lo que ven en nosotros que de cualquier libro.

14. La vida no se divide en asignaturas:

No vamos por la vida y las situaciones van dividiéndose por asignaturas para que podamos resolverlas. La realidad es que cada cosa que hacemos involucra una variedad de conocimientos previos y de diversas asignaturas, si lo quieres ver de esta forma. Así que, centra tu atención en aquello que están haciendo, siempre es mejor trabajar desde algún proyecto o investigación, para luego crear conexiones desde otros puntos.

15. Cuidado con las etiquetas:

Sucede que tratamos de etiquetarnos constantemente, es nuestra necesidad de pertenecer. Pero en esto de la vida sin escuelas lo único que provoca es confundir y dividir. Ustedes son únicos como familia, no es necesario que esto que hacen al desescolarizar encaje en uno de los títulos (homeschoolers, unschoolers, radical…). Ustedes son la familia “tal” y viven sin escuelas, punto. Cada familia lo vive distinto.

16. Autodisciplina:

– Disciplina que una persona o los miembros de un grupo se imponen voluntariamente a sí mismos sin ningún control exterior. Mucho más valioso que imponer o regular de manera arbitraria.

Y me parece que con esto tienes para comenzar o para avanzar, será cuestión de reflexionar en qué te sirve de este artículo y qué no. Sabes que cuentas con mi apoyo, mi objetivo y propósito en esta vida es “desescolarizar la vida de muchos niños(as)”, así que, siempre que mi tiempo me lo permita, estoy dispuesta a ayudar.

Con todo el cariño de siempre,

Zayda Cadengo

Contacta conmigo y te apoyo.

La escolarización (en casa o escuela) produce esclavos

Una de mis reflexiones diarias y de mis luchas personales es dejar a mi hijo y mis hijas ser ellos mismos sin control de mi parte. Fui una persona controladora, suelo decir que era enfermedad con la que lidiaba diariamente y que todo a mi alrededor necesitaba de mi mano para suceder. Ha sido un camino largo, no diré que fácil porque no mentiré, me tuve que enfrentar a mi más cruel y despiadada enemiga: YO.

Cierto día, simplemente me cansé de mí. Las consecuencias, tanto para mí como para mis hijos serían devastadoras si no me detenía en ese preciso instante. La inseguridad es la madre del control, así que debía trabajar mucho para comprender poco a poco que no estaba en mis manos resolverlo todo ni coordinar la vida de quienes me rodean para que todo fuera lo mejor posible. Mis intenciones, como las de cualquier padre/madre siempre son las mejores, siempre pensamos en su bienestar, ésta no era la excepción.

¿Sabes qué cambió mi perspectiva controladora de un día para otro?

Un pensamiento simple:

“No quiero que aprendan que alguien mas tiene derecho a decirles qué hacer, o cómo o cuándo vivir su vida. Si su propia madre lo estaba haciendo desde que nacieron, seguro pensarían que eso es “normal” y que está bien seguir órdenes e instrucciones o el castigo será severo”.

Queremos regular todo para sentir que estamos “haciendo nuestro trabajo”, el unschooling o desescolarización es elección de pocas familias porque no es medible, escuché esta frase en un documental que recientemente vi y en el cual participé en el diálogo post proyección. No lo había visto desde este punto y es totalmente cierto. Ese “mantener todo medible” nos lleva a optar por una educación estructurada, pensamos que es la única manera en que nuestros hijos aprenderán y estarán preparados para su vida adulta. La realidad es otra, los estamos preparando para ser quien nosotros o en el caso de los escolarizados, el sistema, quiere que sean: sujetos gobernables.

La escolarización (en escuela o casa) produce esclavos. Lo siento, la verdad “peca” de incómoda, pero eso que sientes que te incomoda es tu instinto hablándote, quiere hacerte VER que el camino no es ese.

Algunos escuchamos esa voz interna y hacemos todo lo posible por cambiar nuestra conducta y nuestros pensamientos. Habrá quienes de primer instinto tomen decisiones importantes y cambien de rumbo, pero también es válido y natural darse el tiempo de procesarlo y vivir ese cambio de visión en tus tiempos.

Permite a tus hijos ser “errores en el sistema” y estarás aportando seres conscientes con toda la capacidad para cambiar las cosas.

¿Te has preguntado que clase de adultos serán tus hijos?

Es seguro que sí.

Hoy tengo claro que no quiero hijos gobernables, esclavos del sistema o de alguien más. Cada día es un lío para mí, no es fácil dejar de controlar cuando es lo único que, según tú, permitiría que fueran personas de bien y que alcanzaran el éxito en sus vidas. Días pasan sin problema, otros mi antigua persona de pronto despierta y decide decirles “que ya es tiempo de comer” o que “un baño el día de hoy no les haría mal” o que “duerman temprano” y otras tantas con las que aún lucho internamente.

No, tampoco controlo sus hábitos, promuevo la autodisciplina en mi familia y permito que ellos autoregulen sus tiempos y sus decisiones diarias. Puedes leer más a fondo sobre este aspecto en un artículo que escribí hace años y que te dará una visión más amplia de este aspecto.

Cada familia decida lo que mejor convenga para ella. Mi blog y todas mis ideas son eso, ideas y opiniones, que con fundamento teórico y años de investigación me han dado como resultado una vida mucho más placentera, una relación saludable con mis hijos y un camino hermoso lleno de conflictos y nuevos retos, pero también, lleno de satisfacciones y muchos buenos ratos.

Será también tu decisión, no pretendo imponer mis ideas, mi objetivo es informar y compartir.

Lo único que me queda decir es que una vida escolarizada traerá como consecuencia sujetos presos de un sistema enfermo sin aspiraciones a más. Soldados armados con la ignorancia que se requiere para mantener vivo un mundo carente de humanidad y amor.

¿Por qué lo afirmo?

Porque esta es la cara del mundo en el que vivimos hoy, resultado de nuestro historial escolarizado y controlado desde hace ya muchísimos años.

En libertad es mejor.

Una educación viva, libre, que se gesta desde el yo, que atiende a lo individual y no a la generalidad, es nuestra única verdadera “arma” contra el sistema.
Será decisión de cada padre/madre llevar a su familia por aquel o este camino. Por desgracia las consecuencias las pagaremos todos.

Por lo menos, ya somos muchas las familias que optamos por un cambio, que decidimos no escolarizar (en casa o en la escuela) a nuestras familias, que promovemos el aprendizaje libre y natural y que felizmente vemos los resultados día con día.

¿Te gustaría seguir aprendiendo conmigo? ¿Aprendemos juntos?

Te invito a mi próximo Webinar, inscríbete y nos vemos pronto, será un gusto compartir y apoyarte en lo que en mis manos esté.

Gracias por leerme,

Zayda Cadengo

 

Criando hijos Resilientes

criando hijos resilientes

La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido y alcanzando un estado de excelencia profesional y personal. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mejor la presión. Esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos y mayor capacidad para afrontar retos. (Instituto Español de Resiliencia)

La Resiliencia, es el convencimiento que tiene un individuo o equipo en superar los obstáculos de manera exitosa sin pensar en la derrota a pesar que los resultados estén en contra, al final surge un comportamiento ejemplar a destacar en situaciones de incertidumbre con resultados altamente positivos.(E. Machacon 2011, Aspectos vividos, Nov-Dic 2010)

Considero pues, la resiliencia, una pieza clave para vivir en armonía, plenitud y felicidad, sorteando situaciones difíciles a las que cualquier individuo invariablemente se enfrentará.

Como padres, podemos favorecer el desarrollo de la resiliencia en nuestros hijos.
A continuación 3 sencillas ideas:

1. Seamos ejemplo tomando responsabilidad.

Es común que digamos cosas como “Me hiciste enojar”, “Me hiciste llorar”… de esta manera enseñamos a los niños que las situaciones externas y terceras personas, tienen poder y control sobre nuestras vidas, emociones y reacciones. Es así como vamos por la vida justificando y encontrando culpables para nuestras malas decisiones.
Comencemos a sustituir estas frases, de la siguiente manera: “Me enoja que…”. Es un cambio muy sutil, parece lo mismo, pero no lo es. Practiquémoslo como adultos y enseñemos a nuestros niños a hacerlo, a identificar que somos nosotros quienes decidimos enojarnos, entristecernos, frustrarnos y por lo tanto podemos hacer un mejor manejo de ello.

2. Reconocer el Dolor.

Muchas veces tendemos a minimizar el dolor, la frustración, la tristeza, el enojo y de esta manera enseñamos a nuestros hijos a hacerlo. Negar que existe el dolor físico o emocional, no significa que deja de existir, y tarde o temprano emergerá. Solemos decirle a nuestros niños: “¡no llores!, “¡No tengas miedo!, ¡vete a tu cuarto! donde el mensaje es “te rechazo cuando estás enojado, triste o temeroso. No es aceptable vivir estas emociones”.
Cuando le decimos a un niño “no llores”, lo decimos desde la angustia que nos genera escuchar el llanto con el que nos remontamos a nuestro “yo niño” al que también fue callado su llanto. Verbalicemos nuestras emociones y alentemos a nuestros niños a hacerlo. ”¿Qué pasa mi niño?, ¿Estas triste?”.

3. Dar manejo al dolor.

Dar manejo al dolor o cualquier otra emoción ‘negativa’, tales como, tristeza, frustración, enojo, etc., sería el siguiente paso.

Un ejemplo es cuando un niño sufre una caída, él voltea a su alrededor asustado, rompe en llanto, los adultos comúnmente solemos hacer una de dos cosas:
(1) correr a su auxilio inmediatamente, mostrando gran preocupación, levantarlo del suelo y decir frases como “¡mi niño…pobrecito!”, ¡Un gran drama!, con lo que podemos estar enviando un mensaje de invalidez.
(2) Decimos frases como “¡Arriba, arriba, no pasa nada!”. Exigiéndoles se pongan de pie de inmediato, y que con la misma inmediatez retomen su actividad. Con esto negamos cualquier posibilidad de experimentar dolor físico y angustia.

Una opción apuntando a la resiliencia, sería:

Acercarnos, con toda calma, preguntando “¿Qué pasó?, ¿estás bien?, ¿dónde te pegaste? (aunque sea evidente), veamos… es una raspadita leve, ¿te duele?, vamos a lavarlo y sobarlo, es un poco de dolor, pronto pasará…vamos, te doy la mano”.
Un abrazo, “sana sana colita de rana”, tomar un vasito con agua, dar tiempo a recuperarse, observar y preguntar si nuestro niño está listo para seguir adelante…tal vez, dar un cierre diciendo “eres fuerte”, o cualquier otra virtud que observemos en nuestro niño.
Llegará un momento en que el propio niño maneje la situación, y nos diga feliz: ¡”Gracias mamá, papá… Estoy listo, yo puedo solo!”. Habrá otros momentos, en los que considere que nos necesita a su lado, tanto de niño como de adulto, al reconocer en nosotros un apoyo incondicional.

Por: Psic. Adriana Briseño

Los invito a seguirnos en nuestro canal de youtube, en el que encontrarán información sobre crianza y desarrollo, así como manualidades o recetas para niños, así mismo en nuestro Blog:

www.youtube.com /lucianasjournal
www.lucianasjournal.blogspot.com

Ella escribe en su sección Crianza y Desarrollo Infantil

La única y verdadera definición del Unschooling

unica definición de unschooling

Con poco más de 1 año sin escribir para este sitio, regreso con una reflexión que tengo que compartir contigo.

Como sabes este sitio se fundó con el Unschooling tatuado y con todas sus letras, nada era más parecido a lo que mi familia estaba viviendo ni a lo que promuevo y comparto con todos ustedes. Al poco tiempo, algunos meses después, nos dimos cuenta de que el Unschooling por sí solo nos quedaba corto y descubrimos que nos parecíamos más a los radical unschoolers. Han pasado ya algunos meses más y también hemos llegado al punto donde éste último concepto nos queda de nuevo holgado. Creo que no somos nada, dejamos de encajar en ambas definiciones.

Buscas por las redes sociales e incontables grupos de familias que han retirado a sus hijos de las escuelas aparecen en la pantalla y te sientes con muchas ganas de pertenecer a todos y contarle al mundo la gran cantidad de familias que han optado por esta opción educativa. Estarás de acuerdo conmigo, no todos los grupos son tan “lindos” como parecen en un inicio. La crítica es fuerte y carecen de sensibilidad hacia “los nuevos” que llegan con el montón de preguntas (las mismas siempre y las que tanto tú como yo tuvimos en un principio). Algunos de ellos son dirigidos bloggers y promueve su blog, yo misma lo hago en nuestra Comunidad UNSCHOOLER.

Escriben lo que creen que es el unschooling, homeschooling, flexischooling… y cierran la puerta. Defienden a capa y espada sus cerradas definiciones y las comparten como si fuese la verdad absoluta.

Yo hablo desde nuestra experiencia y promuevo la desescolarización, sin embargo, quien me sigue desde hace tiempo se habrá dado cuenta de que no escribo la verdad única y absoluta y jamás me leerán diciendo que “yo sé lo que es el unschooling” y que “sólo yo tengo la verdad en mis letras”. Comparto lo que pienso y siento y si algo es de apoyo o hacen “click” con mi ideas, genial, si no, igualmente me hace feliz saber que no todos pensamos igual, considero que esas diferencias son una de las riquezas de nuestro mundo.

Ahora bien, el unschooling o cualquier otro tipo de educación sin escuela tiene su propio valor. El valor y significado que le das tú al diseñar para tu familia lo que mejor va conforme a sus creencias, ideales, objetivos, etc.

 

Sobre definiciones

Una familia, como la tuya o como la mía, con todo eso que le hacen única, con esas experiencias diarias que marcan su vida desde que despiertan hasta que duermen, con esos detalles, creencias, ideales; son precisamente lo que NO permite establecer una definición única del unschooling.

Cada niño es único y sus necesidades son distintas a las de los demás, incluso a las de sus hermanos. Por ello cada familia toma un camino u otro y para ese niño y esa familia eso es lo ideal.

Ahora, entender desde la perspectiva de alguien más lo que significa el homeschooling, el unschooling, el radical unschooling, el flexischooling, el ecléctico (o cualquier otro tipo), es simplemente poco real. Es mucho mejor establecer como familia sus propios objetivos y con base en ello definir lo que para ustedes es la educación sin escuela, incluso, inventar un nuevo nombre a lo que como familia hacen en relación a la educación. Si bien, es importante saber qué estamos haciendo, no lo es tanto es saber a qué se le parece. Las etiquetas encierran, limitan y no nos permiten fluir.

Nuestra etiqueta hoy en día, después de años en este estilo de vida (sin escuelas) se llama FAMILIA MC, no somos unschoolers, no somos radical, no somos flexi, no somos nada de eso, somos una familia como tantas, que en amor y comprensión aprendemos todos de todos fuera de las escuelas, fuera del sistema educativo con sus imposiciones absurdas y conocimientos obligatorios, tan vacíos como el sistema mismo.

Mi invitación, para terminar esta reflexión, es a no encerrarte en ninguna, a no etiquetar a tu familia y a permitir que el aprendizaje en familia, libre, autónomo y natural, fluya día con día. No es necesario saber “qué somos” o “qué haremos” o “qué tipo de educación sin escuela vamos a elegir”. Lo que sí es necesario es establecer objetivos y caminar seguros y en paz. Lo que si IMPORTA son nuestros hij@s y nuestra relación con ell@s.

La única y verdadera definición del Unschooling (o cualquier otro) es la que tú y tu familia establecen, punto. Que no te engañen.

Como siempre, gracias por leerme.

No olvides que puedes escribirme aquí y dejarme tus dudas o comentarios.

Zayda Cadengo