Todo un Museo de preguntas

En nuestra publicación anterior descubrimos cómo continuar aprendiendo después de una visita al museo. Hoy te hablaré de cómo utilizar una obra de arte, qué preguntas hacerle a tus hijos para abordar algún tema que les interesa, sin tener que relacionarse con el Arte. Utilizaremos el Arte como un medio para aprender sobre otros temas. 

 
Amo el arte, desde los 14 años supe que sería mi vida, fuí maestra de arte por varios años y tuve la oportunidad de tomar varios cursos al respecto. Uno de mis aprendizajes en ello es que el Arte puede ser utilizado como anclaje o provocación para aprender sobre cualquier tema, incluso puede ser utilizado como medio de apoyo a cualquier problemática, como terapia. 
En este caso nos concentraremos en aprender sobre temas varios, dentro del currículo que culquiera abordaría. Aclaro que nosotros, como familia unschooler tenemos un currículo, sin embargo, los niños lo utilizan en libertad. De eso hablaremos en próximas publicaciones.

 

Una tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte. George Seurat 1884-86
Metropolitan Museum of Art, New York
 
Nuestro ejemplo, una pintura de Seurat y abordaremos temáticas sobre lenguaje, ciencias y matemáticas para niños entre los 4 y los 6 años.
 
Posibles preguntas a formular (esto es sólo una opción, para darte una idea, las posibilidades son muchas más):
 
1. ¿Qué estación del año identificas en esta pintura? ¿Porqué?
2. ¿Cuántas personas sentadas observas?
3. ¿Cuántas personas de pie observas?
4. ¿Cuántas son en total? Súmalo
5. ¿Qué figuras geométricas puedes encontrar en esta pintura?
6. ¿Qué colores observas?
7. ¿Cuántos colores distintos encuentas?
8. ¿Sólo hay personas en esta pintura?
9. ¿Qué tipo de animales encuentras?
10. ¿Porqué el cerped se ve de diferentes tonalidades de verde?
11. ¿Cómo creas el color verde si sólo tuvieras a tu alzance los tres colores primarios?
12. ¿Puedes encontar los colores primarios en esta pintura?
13. ¿Qué hora del día crees que sea?
14. ¿Por qué crees que es esa hora?
15. ¿Dónde te gustaría estar si te pintaran en esta pintura? 
16. ¿Qué crees que está pasando en ella?
17. ¿Podrías hacer una pequeña historia o cuento sobre esta pintura? ¿Quién sería tu personaje principal?
18. ¿Qué es lo que no te gusta de esta pintura?
19. ¿Qué es lo que más te gusta de esta pintura?
20. ¿Cómo crees que se siente la niña que pasea con su mamá en la pintura?
21. ¿Cómo crees que Seurat hizo esta pintura?
 
Obviamente esta serie de preguntas es mucho para una sola obra, los aburriríamos con tanto cuestionamiento. Son sólo un ejemplo de cómo aprovecar una obra de arte para abordar otros temas. 
 
Cómo sugerencia, elige pinturas que le interesen a tus hijos, tal vez una con mucho colorido o con personajes raros o fuera de lo común. Tú los conoces mejor que nadie y sabrás elegir. Es un proceso que disfrutarán mucho.
 
Es importante antes de ir al museo investigar sobre las exhibiciones, eso te dará la oportunidad de planear tu estrategia dentro del museo, incluso las posibles obras a trabajar y preguntas que buscarás hacer durante su visita.
 
Otra opción es utilizar imágenes de pinturas que encuentres en la red, sin necesidad de visitar un museo; puedes imprimirlas o simplemente mostrarlas en tu PC y comenzar a cuestionar e investigar sobre algún tema a partir de una obra de arte.
 
Como siempre, las posibilidades son incontables.
 
Gracias por leernos,
 
Zayda C.
 
 
 
 
 
 

Museos: fuente interminable de aprendizajes

En cada una de nuestras ciudades podemos encontrar museos. Ellos nos hablan de la historia de esa cuidad, de su cultura, su gente, sus expresiones artísticas y mucho más.
Los museos para nosotros son fuente de innumerables oportunidades de aprendizaje.
En esta ocasión te hablaré de cómo continuar aprendiendo de una visita al museo, de esas visitas en la que sólo observas y disfrutas del momento con tus hijos, tomas fotografías y básicamente terminas el día sin decir más.
La clave está en poner atención, en permitirles tomarse su tiempo para observar lo que les provoca curiosidad. Y en esos momento en lo que los vez interesados en algo, tomas la foto. No harás nada por el momento, sólo déjales disfrutar, disfruta tú también de la visita.
Pongamos un ejemplo para clarificar el tema.
En este caso es el Metropolitan, en New York. Esta parte del museo esta dedicada a Egipto (una de ellas, el museo es enorme).
Observaron y caminaron dentro de una construcción egipcia. En el momento sólo tomamos fotografías, disfturamos de ver la impresionante construcción, sin decir más. Puede parecer un momento perdido, que nada se aprendió al respecto. Sin embargo, las posibilidades son muchas.
Tener las fotografías ayuda muchísimo, no sólo son momentos del tiempo que guardamos para recordar, podemos aprovecharlas y en una de esas veces en las que te sientas a ver fotografías y platicar de los viajes y las experiencias guiarlos hacia nuevos aprendizajes.
En este caso en específico, son un pretexto perfecto para hablar de civilizaciones antiguas, arte a través del tiempo (arquitectura), cómo han cambiado nuestras construcciones; cómo interactuamos con los demás, cómo lo hacían antes; cómo era su política, la jerarquía, a qué se dedicaban (oficios), su alimentación, sus ideales, sus religiones, su forma de vestir, los materiales que utilizaban para cada una de sus necesidades (comida, vestido, habitación, herramientas, transporte), las diferencias que encontramos entre ellos y nosotros, en fin tantas posibilidades.
Podemos continuar y simplemente no terminaríamos, son innumerables y como lo dije antes, los museos son una fuente interminable de aprendizajes, hay que estar atentos, tomar muchas fotos, aprovechar cualquier oportunidad para sentarnos con nuestros hijos y verlas, comentar, aprender juntos, entrar a internet e investigar si algo desconocemos; escribir lo aprendido, lo que queremos seguir conociendo, lo que no nos gustó de la experiencia, lo que haríamos diferente en el próximo museo a visitar, en fin, tantas posibilidades.
Seamos creativos, si decimos no serlo o creemos no serlo, preguntemos a nuestros hijos, ellos son creativos por naturaleza y sus ideas te sorprenderán.
En nuestra siguiente publicación compartiré contigo una lista de preguntas que pueden servirte en una visita al museo, te explicaré como utilizar el museo como pretexto para aprender durante tu visita.
Gracias por leernos,
Zayda C