aprender a dibujar con el lado derecho

“Aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro”

Imagen

Hace unos días compartía con unos amigos sobre este maravilloso libro que cambió mi manera de ver la vida (literalmente). En mis inicios como artista plástico, a los 14 años, conocí que el pintar sólo podría ser aprendido a base de copiar y copiar dibujos y obras de los grandes maestros sin comprender el proceso, sin ver más allá, sin crear sólo copiar. Y quienes hayan asistido a clases de “arte” o “pintura” me entenderán perfecto.

La vida me fue llevando a conocer nuevas formas de aprender a expresarme, de hecho, al casarme y tener a nuestro primer hijo, tuve un poco de tiempo para replantearme la posibilidad de continuar con eso que tanto amaba, la pintura. Conocí al que fue mi maestro por unos pocos años (menos de los que hubiera deseado) y él fue quien me presentó este maravilloso libro que me abrió un panorama desconocido y una nueva forma de ver el mundo que me rodeaba. “Aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro”, sonaba tan extraño, sin embrago al leerlo comprendí y aprendí que nuestro cerebro funciona maravillosamente, sólo hay que saber cómo sacar su potencial al máximo. Descubrí que nuestro hemisferio derecho es quien se encarga de todo lo relacionado con la creación y nuestra capacidad de expresarnos, de dibujar (en este caso) y que además está completamente relacionada con nuestra capacidad de VER o percibir el mundo que nos rodea, incluso los colores que observamos.

Ejercicios como dibujar sin ver el papel, te ayudan a comprender la línea de una nueva forma, algunos otros ejercicios propuestos por la Dra. Betty Edwards, como ver un dibujo al revés y dibujarlo sólo observando las líneas y los espacios sin encontrarle forma a la figura, verdaderamente funcionan para quienes están aprendiendo a dibujar.

Y ¿porqué decidí compartir sobre esto hoy? Porque se que hay muchos pequeños artistas, algunos viven frustrados porque no creen tener la capacidad de reproducir o dibujar las cosas tal como lo imaginan o simplemente no creen poder dibujar lo que ven, yo lo viví y c¿mi vida cambio, pero ya tenía más de 20 años para cuando comencé con este proceso, ahora imagina qué maravilloso sería que tu hijo comenzara desde hoy, a esta edad. Es por esto que decidí compartir con ustedes este recurso que de verdad ayudará a sus hijos de una forma simple, además les permitirá ver resultados desde sus primeros días de práctica.

Les dejo esta imagen que he encontrado en línea para que vean con claridad acerca de la base fundamental de este método:

Imagen

Entendiendo cómo funciona nuestro cerebro podemos utilizarlo a nuestro favor, a base de ejercicios muy sencillos,  es posible aprender a “desconectar” tu hemisferio izquierdo para que el derecho haga su trabajo sin las limitantes (en relación a la creación) del hemisferio izquierdo.

Espero que esta información sea de utilidad para ti y tus hijos.

Gracias por leerme,

ZaydaC

48c2a-2013-08-2917-07-07

Todo un Museo de preguntas

En nuestra publicación anterior descubrimos cómo continuar aprendiendo después de una visita al museo. Hoy te hablaré de cómo utilizar una obra de arte, qué preguntas hacerle a tus hijos para abordar algún tema que les interesa, sin tener que relacionarse con el Arte. Utilizaremos el Arte como un medio para aprender sobre otros temas. 

 
Amo el arte, desde los 14 años supe que sería mi vida, fuí maestra de arte por varios años y tuve la oportunidad de tomar varios cursos al respecto. Uno de mis aprendizajes en ello es que el Arte puede ser utilizado como anclaje o provocación para aprender sobre cualquier tema, incluso puede ser utilizado como medio de apoyo a cualquier problemática, como terapia. 
En este caso nos concentraremos en aprender sobre temas varios, dentro del currículo que culquiera abordaría. Aclaro que nosotros, como familia unschooler tenemos un currículo, sin embargo, los niños lo utilizan en libertad. De eso hablaremos en próximas publicaciones.

 

Una tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte. George Seurat 1884-86
Metropolitan Museum of Art, New York
 
Nuestro ejemplo, una pintura de Seurat y abordaremos temáticas sobre lenguaje, ciencias y matemáticas para niños entre los 4 y los 6 años.
 
Posibles preguntas a formular (esto es sólo una opción, para darte una idea, las posibilidades son muchas más):
 
1. ¿Qué estación del año identificas en esta pintura? ¿Porqué?
2. ¿Cuántas personas sentadas observas?
3. ¿Cuántas personas de pie observas?
4. ¿Cuántas son en total? Súmalo
5. ¿Qué figuras geométricas puedes encontrar en esta pintura?
6. ¿Qué colores observas?
7. ¿Cuántos colores distintos encuentas?
8. ¿Sólo hay personas en esta pintura?
9. ¿Qué tipo de animales encuentras?
10. ¿Porqué el cerped se ve de diferentes tonalidades de verde?
11. ¿Cómo creas el color verde si sólo tuvieras a tu alzance los tres colores primarios?
12. ¿Puedes encontar los colores primarios en esta pintura?
13. ¿Qué hora del día crees que sea?
14. ¿Por qué crees que es esa hora?
15. ¿Dónde te gustaría estar si te pintaran en esta pintura? 
16. ¿Qué crees que está pasando en ella?
17. ¿Podrías hacer una pequeña historia o cuento sobre esta pintura? ¿Quién sería tu personaje principal?
18. ¿Qué es lo que no te gusta de esta pintura?
19. ¿Qué es lo que más te gusta de esta pintura?
20. ¿Cómo crees que se siente la niña que pasea con su mamá en la pintura?
21. ¿Cómo crees que Seurat hizo esta pintura?
 
Obviamente esta serie de preguntas es mucho para una sola obra, los aburriríamos con tanto cuestionamiento. Son sólo un ejemplo de cómo aprovecar una obra de arte para abordar otros temas. 
 
Cómo sugerencia, elige pinturas que le interesen a tus hijos, tal vez una con mucho colorido o con personajes raros o fuera de lo común. Tú los conoces mejor que nadie y sabrás elegir. Es un proceso que disfrutarán mucho.
 
Es importante antes de ir al museo investigar sobre las exhibiciones, eso te dará la oportunidad de planear tu estrategia dentro del museo, incluso las posibles obras a trabajar y preguntas que buscarás hacer durante su visita.
 
Otra opción es utilizar imágenes de pinturas que encuentres en la red, sin necesidad de visitar un museo; puedes imprimirlas o simplemente mostrarlas en tu PC y comenzar a cuestionar e investigar sobre algún tema a partir de una obra de arte.
 
Como siempre, las posibilidades son incontables.
 
Gracias por leernos,
 
Zayda C.