La única y verdadera definición del Unschooling

unica definición de unschooling

Con poco más de 1 año sin escribir para este sitio, regreso con una reflexión que tengo que compartir contigo.

Como sabes este sitio se fundó con el Unschooling tatuado y con todas sus letras, nada era más parecido a lo que mi familia estaba viviendo ni a lo que promuevo y comparto con todos ustedes. Al poco tiempo, algunos meses después, nos dimos cuenta de que el Unschooling por sí solo nos quedaba corto y descubrimos que nos parecíamos más a los radical unschoolers. Han pasado ya algunos meses más y también hemos llegado al punto donde éste último concepto nos queda de nuevo holgado. Creo que no somos nada, dejamos de encajar en ambas definiciones.

Buscas por las redes sociales e incontables grupos de familias que han retirado a sus hijos de las escuelas aparecen en la pantalla y te sientes con muchas ganas de pertenecer a todos y contarle al mundo la gran cantidad de familias que han optado por esta opción educativa. Estarás de acuerdo conmigo, no todos los grupos son tan “lindos” como parecen en un inicio. La crítica es fuerte y carecen de sensibilidad hacia “los nuevos” que llegan con el montón de preguntas (las mismas siempre y las que tanto tú como yo tuvimos en un principio). Algunos de ellos son dirigidos bloggers y promueve su blog, yo misma lo hago en nuestra Comunidad UNSCHOOLER.

Escriben lo que creen que es el unschooling, homeschooling, flexischooling… y cierran la puerta. Defienden a capa y espada sus cerradas definiciones y las comparten como si fuese la verdad absoluta.

Yo hablo desde nuestra experiencia y promuevo la desescolarización, sin embargo, quien me sigue desde hace tiempo se habrá dado cuenta de que no escribo la verdad única y absoluta y jamás me leerán diciendo que “yo sé lo que es el unschooling” y que “sólo yo tengo la verdad en mis letras”. Comparto lo que pienso y siento y si algo es de apoyo o hacen “click” con mi ideas, genial, si no, igualmente me hace feliz saber que no todos pensamos igual, considero que esas diferencias son una de las riquezas de nuestro mundo.

Ahora bien, el unschooling o cualquier otro tipo de educación sin escuela tiene su propio valor. El valor y significado que le das tú al diseñar para tu familia lo que mejor va conforme a sus creencias, ideales, objetivos, etc.

 

Sobre definiciones

Una familia, como la tuya o como la mía, con todo eso que le hacen única, con esas experiencias diarias que marcan su vida desde que despiertan hasta que duermen, con esos detalles, creencias, ideales; son precisamente lo que NO permite establecer una definición única del unschooling.

Cada niño es único y sus necesidades son distintas a las de los demás, incluso a las de sus hermanos. Por ello cada familia toma un camino u otro y para ese niño y esa familia eso es lo ideal.

Ahora, entender desde la perspectiva de alguien más lo que significa el homeschooling, el unschooling, el radical unschooling, el flexischooling, el ecléctico (o cualquier otro tipo), es simplemente poco real. Es mucho mejor establecer como familia sus propios objetivos y con base en ello definir lo que para ustedes es la educación sin escuela, incluso, inventar un nuevo nombre a lo que como familia hacen en relación a la educación. Si bien, es importante saber qué estamos haciendo, no lo es tanto es saber a qué se le parece. Las etiquetas encierran, limitan y no nos permiten fluir.

Nuestra etiqueta hoy en día, después de años en este estilo de vida (sin escuelas) se llama FAMILIA MC, no somos unschoolers, no somos radical, no somos flexi, no somos nada de eso, somos una familia como tantas, que en amor y comprensión aprendemos todos de todos fuera de las escuelas, fuera del sistema educativo con sus imposiciones absurdas y conocimientos obligatorios, tan vacíos como el sistema mismo.

Mi invitación, para terminar esta reflexión, es a no encerrarte en ninguna, a no etiquetar a tu familia y a permitir que el aprendizaje en familia, libre, autónomo y natural, fluya día con día. No es necesario saber “qué somos” o “qué haremos” o “qué tipo de educación sin escuela vamos a elegir”. Lo que sí es necesario es establecer objetivos y caminar seguros y en paz. Lo que si IMPORTA son nuestros hij@s y nuestra relación con ell@s.

La única y verdadera definición del Unschooling (o cualquier otro) es la que tú y tu familia establecen, punto. Que no te engañen.

Como siempre, gracias por leerme.

No olvides que puedes escribirme aquí y dejarme tus dudas o comentarios.

Zayda Cadengo