investigacion

Las 5 habilidades que nuestros hijos necesitan desarrollar (parte 5 investigación)

investigacion

Esta serie de 5 artículos fue creada para comprender la importancia del desarrollo de habilidades más que cualquier contenido en la vida de nuestros hijos. Desarrollar habilidades les permite tener las herramientas necesarias para adaptarse a su entorno y tomar de él lo que conviene, tomar decisiones, apropiarse y construir su identidad.

Esas 5 habilidades son: (puedes leer sobre las primeras 4 dando click a los siguientes enlaces)

Habilidades de pensamiento

Habilidades de autocontrol

Habilidades de comunicación

Habilidades sociales

Habilidades de investigación

En esta última parte de la serie, hablaré sobre las habilidades de investigación.

Primero comenzaré por definir “investigación, ¿a qué me refiero con esto?

Investigación (copio y pego la definición que me parece más acertada) es considerada una actividad humana, orientada a la obtención de nuevos conocimientos y su aplicación para la solución a problemas o interrogantes de carácter científico.

Defino nuevamente habilidad: son esas capacidades, relacionadas a cierta área en específico o un conjunto de varias,  que nos ayudan a apropiarnos de nuestro futuro, alcanzar nuestras metas y lograr nuestros propósitos.

Ahora bien, comprendido lo anterior, hablemos sobre las habilidades de investigación, dejaré una lista para asimilar la información de mejor manera.
-Formulación de preguntas: habilidad de identificar al que que necesitamos o simplemente queremos o tenemos el deseo de saber o conocer al respecto, formular las preguntas pertinentes y convenientes que pueden ser el inicio de nuestra investigación y darnos la respuesta.
-Observación: utilizar todos nuestros sentidos para observar a detalle lo que consideramos pertinente en nuestro proceso de investigación.
-Planificación: desarrollo de un plan de acción, elaborar esquemas, diseñar el camino a recorrer para encontrar la información que necesitamos.
-Obtención de datos: recopilar información, saber que ésta debe provenir de diversas fuentes (primarias y secundarias) como mapas, observación directa, museos, laboratorios, tecnologías de la información, encuestas, libros, películas o documentales, personas, expertos y diversos medios de comunicación.
-Registro de datos: utilizar ilustraciones, escritos, gráficos, notas cuentas o informes para describir y registrar lo necesario para nuestra investigación.
-Organización de datos: mantener un orden en la investigación, clasificación de la información, disposición de la misma de manera organizada y comprensible, por ejemplo, descripciones narrativas, tablas, líneas del tiempo, gráficos y diagramas.
-Interpretación de datos: habilidad de extraer conclusiones y relaciones/patrones que surgen de los datos que hemos organizado.
-Presentación de los resultado y conclusiones de nuestra investigación: comunicar de diversas formas y de manera eficaz lo aprendido, seleccionar los medios adecuados para ello.
Tomando en cuenta lo anterior podemos promover el desarrollo de estas habilidades en nuestro día a día de manera muy simple, sin imposiciones ni pretendiendo controlar lo que nuestros chicos aprenden. Si bien, he dedicado varios de mis artículos a hablar sobre la relación tan estrecha entre la experiencia y el aprendizaje dejaré aquí un ejemplo que te dará las pautas para descubrir por ti mismo la forma tan natural como nuestros hijos desarrollan estas y todas las habilidades propuestas en esta serie de artículos.
Un día común en casa. Tu chico está jugando libremente por el jardín. ¿Qué puedes hacer? ¿Cómo motivarle para el desarrollo de las 5 habilidades?
Bueno, un jardín tiene infinidad de posibilidades extraordinarias no sólo de aprendizaje significativo sino también de desarrollo de habilidades.
Dejaré algunas ideas para el desarrollo de estas habilidades, aclarando que a veces no será necesaria tu intervención, observa a tu chic@ y verás como de manera natural muchas veces está desarrollando alguna o varias de las habilidades.
Habilidades de pensamiento:
Al jugar con rocas y hojas secas, al tocarlas y observarlas de cerca, reunir varias, formar montañas con ellas, apilarlas o simplemente manipularlas está desarrollando su habilidad de conocer, comprender, analizar, incluso evaluar (tomar decisiones), formar juicios, diseñar, desarrollar e innovar.
Habilidades sociales:
En ocasiones podrás pedirle que te ayude a levantar algunas cosas que en el jardín pueden ser objetos no deseados, como basura o rocas fuera de lugar, algo por el estilo y aceptar esa responsabilidad y finalizar la tarea es parte importante de la manera en la que nos relacionamos; también estará desarrollando su habilidad de colaboración e incluso cortesía. Realizar estas tareas con ayuda de sus hermanos, amigos, familia desarrolla su habilidad de trabajar en equipo, ceder a un acuerdo, compartir la responsabilidad, ser justo, escuchar a los demás, esforzarse para obtener el consenso, entender cuál es la conducta apropiada para la situación dada; ser líder si es necesario, o seguir al líder en caso contrario.
Al escuchar tus instrucciones al decirle que debe tener cuidado con ciertos objetos o insectos que puede encontrar en el jardín está desarrollando su habilidad de sensibilidad y toma de decisiones.
Habilidades de autocontrol:
Al jugar por el jardín, brincar y correr desarrolla sus habilidades motrices gruesas, al buscar pequeñas rocas o ramas y tomarlas con sus manos está desarrollando habilidades motrices finas. Al correr además desarrolla su habilidad de relaciones espaciales, se da cuenta de la relación entre las distancias que recorre, la relación entre él/ella y los objetos que debe evadir al correr para no golpearse o tropezar.
En ocasiones habrá sólo algunos minutos para jugar en el jardín por que es necesario salir de casa o casi se acerca la hora de comer, utilizar ese tiempo con eficacia, medir el tiempo tal vez con un “timer” o un reloj que tenga visible, le permitirá desarrollar su habilidad de utilizar de manera adecuada el tiempo que tiene. Al término de este tiempo, desarrollará su habilidad de  conocer y aplicar una conducta apropiada cuando le dices o se da cuenta de que su tiempo de juego en el jardín terminó.
Habilidades de comunicación:
Al escuchar tus instrucciones en relación a alguna actividad a realizar en su tiempo de juego en el jardín, algún juego nuevo que quieras introducir, desarrolla su habilidad de escuchar a los demás y comprender la información dada. Comunicarse contigo o con quien acompaña su juego mientras llevan a cabo cualquier actividad, le permite desarrollar su habilidad de hablar con claridad, dar información, comprender lo que alguien dice, llegar a conclusiones, interpretar la información, elegir con certeza si es necesario tomar una decisión.
En relación a estas habilidades es muy común que la curiosidad de nuestros chicos nos lleve a un proceso de investigación durante su juego en el jardín. Desde la observación a detalle de un bicho, flor, planta, roca, rama, árbol, animal o cualquier cosa, hasta el registro de lo observado y las conclusiones al respecto. Incluso, si el interés sigue, puede pasar de una simple observación de una hoja seca hacia una investigación a fondo sobre ese tipo de planta, su tiempo de vida, su origen, su comportamiento a lo largo de año, etc. Al ampliarse la investigación y conseguir la información que se desea, seguramente tu chico querrá compartir lo que sabe, desde una simple plática hasta un video o un escrito, según convenga.
Como ves, desarrollar habilidades está en cualquier sitio, todos los días y sin necesidad de mucho material. Sólo necesitas estar atento y comprender cómo sobre desarrollo de habilidades para ver los aprendizajes y avances que obtienen tus chicos sin más que sólo jugar.
Voy a recomendarte un sitio web dedicado a los pequeños científicos, es un espacio diseñado para acompañar tanto a los padres como a los chicos en el desarrollo de sus habilidades de investigación. De verdad es un recurso que debes tomar en cuenta, tu chic@ es valorado como científico y puede publicar sus investigaciones en ese sitio web. Es SOMOSciéntificos y puedes leer más sobre este recurso tan valioso dando click aquí. Espero, de corazón, que sea de utilidad para tu vida y la de tu pequeño científico.
Sabes que para cualquier duda, estoy a tu disposición, puedes enviarme un correo a zaydac@unschoolingaprendoenlibertad.com o bien dejar tu mensaje aquí. ¿Te gustaría aprender más sobre habilidades y cómo apoyar de manera eficaz a tus chicos? Te invito a inscribirte al Curso INTENSIVO online “Diseño y Planeación de experiencias de aprendizaje”, para más información al respecto, click aquí.
Mi abrazo de siempre,
ZaydaC

 

logo final

¡Comenzamos, comunidad científica!

logo final

La idea de aprender libre, a tu ritmo, con más entusiasmo que prisa o sin los retrasos obligatorios, fue un pensamiento utópico, nunca admitido y mucho menos permitido. Imaginen haber dicho cualquier día de escuela: me voy, desde este instante no estaré en ninguna escuela más, aprenderé libre, sin tanto de nada, para asimilar mucho de lo que sí me interesa.

Pero no sucedió, no se me ocurrió, ni a mis padres; no quiero pensar el alud de críticas gratis al que habrían hecho acreedores, y las preguntas ¿Pero cómo? ¿Por qué? ¿Y ahora? interminables, pero no fueron necesarias; estudié en escuela tras escuela por más de 20 años.

El ahora es distinto, tengo la oportunidad y la obligación de reflexionar ¿cómo aprenderán mis hijos? En familia hemos probado suficientes escuelas, si alguien decidiera que todavía le faltan intentar algunas opciones, adelante, no te detendría, la decisión te pertenece, sólo te pido que indagues a diario qué pasó en el salón de clases de tu hijo, conoce a sus maestros, coordinadores y demás autoridades dentro de la institución. Yo estaría muy interesado por saber con quién y cómo se relaciona mi pequeño en la escuela. De antemano la mejor de las suertes, si todo les va bien, están cómodos y son felices ¡magnífico! De lo contrario, bienvenido al club.

Si decides que el aprendizaje libre es para tus hijos ¡genial! buena decisión, adelante, a trabajar como locos. Te acuerdas de todo el esfuerzo de estar al pendiente de tu hijo en la escuela, bien ahora multiplícalo por diez, elévalo al cuadrado y ya lo tienes, de ese tamaño es tu tarea. Tranquilo, el esfuerzo es mucho más gratificante; los procesos, extraordinarios; y los resultados, increíbles.

A continuación viene la solución a todo, sencilla, directa e infalible. Lo único que requieres hacer es: permanecer atento.

No necesitas Doctorados en Pedagogía o ser un erudito en muchas áreas, lo que necesitas es conocer a tu hijo. ¿Cómo? La respuesta es intrínseca y única en cada caso. Escúchalo, no necesita más. Mientras escuchas, entérate qué lo entusiasma, a qué le gusta jugar, cuál es su parte favorita del juego, mejor aun distingue qué está aprendiendo mientras juega, qué habilidades está desarrollando. Si observas con atención la información es inmensa.

Si ya te sientes abrumado, te recuerdo que tengas calma, enfócate en el momento, vive el presente y date la oportunidad de disfrutar con tu hijo cada una de sus experiencias. Ve con sus pasos, no quieras adelantarlos y por favor no lo dilates. Llegaran procesos más desafiantes que otros, no importa “hace más el que quiere que el que puede”. Incluso cuando parezca misión imposible, recuerda algo importante no están solos, somos una buena cantidad de familias quienes andamos en las mismas aguas.

Existen disponibles muchos recursos para acompañar los procesos de nuestros niños, tomando en cuenta sus intereses, habilidades, características y gustos. Sabemos que algunos niños son musicales, a otros les encantan los deportes, están los artistas, entre tantos otros. Incluso están también los científicos. Cada niño tiene varios intereses, pero regularmente uno o dos predominan ante los demás. Esta página fue creada para acompañar a esos niños que desde ahora comienzan a inclinarse hacia la ciencia, hacia todo lo relacionado con tecnologías y fenómenos naturales. He escuchado algunas veces de mis hijos la frase de “cuando sea grande…” Siempre les comentó que no necesitan esperar para desarrollar algo que les interese. De alguna manera pueden realizar todo lo que emprendan, sin importar la edad.

Esta página es una opción para todos esos científicos que desde ya pueden investigar, experimentar y lo más importante compartir sus resultados y conclusiones. Esta herramienta está abierta para cualquier científico, sin importar el camino de enseñanza que sigan, si aprendes en casa, en escuela o en colegio; este sitio es para ti. Te invito a que descubras las secciones de esta página, en ella podrás encontrar información de algunos casos y experiencias familiares que nos han ayudado a comprender algunos conceptos, hemos desarrollados los temas desde una experiencia propia, sólo yendo a la parte teórica, a los puntos fundamentales o necesarios dependiendo del caso.

También encontrarás una sección para comentarnos tus temas de interés y posterior a su investigación sobre alguno de ellos, podrán publicar su trabajo en la sección de PAPERS; y de esta manera dar la oportunidad a la réplicas, y permitir el diálogo y la cooperación.

Gracias por leernos, ponemos a su disposición los diferentes medios de contacto o correo electrónico info@somoscientificos.org

Por Gilberto M.

 A través de SOMOScientíficos.org
circulos de luz

El autocontrol, una de las 5 habilidades que nuestros hijos necesitan desarrollar

Hemos profundizado sobre las 5 habilidades que nuestros hijos necesitan desarrollar y aún nos queda hablar de las últimas dos, que por ser la últimas no pierden su importancia.
El autocontrol es la capacidad o habilidad que posee un individuo para “gobernarse a sí mismo”. Es aquello que nos permite controlar nuestras emociones, pensamientos, comportamiento e incluso nuestro propio cuerpo. Es eso que te lleva a comprender que las consecuencias de cada uno de nuestros actos son el reflejo de nuestras acciones.
Hoy en día se habla mucho al respecto, incluso podemos hablar sobre inteligencia emocional. La base de nuestro comportamiento se vincula estrechamente con nuestras emociones. Por ello es que nuestro diario andar junto a nuestros hijos debe promover el desarrollo de esta habilidad.
Siendo nosotros, seres humanos sintientes, cúmulo de emociones andante, es importante comprender y entender desde pequeños que la auto regulación de nuestro SER es fundamental para vivir en armonía consigo mismo y con los demás. Muchos hablan de esto como la clave para encontrar la felicidad.
Habilidades de autocontrol:
Motrices gruesas, en las que grupos musculares grandes son utilizados.
Motrices finas, en la cual se requiere de precisión y donde trabajan los grupos musculares pequeños.
Organización como capacidad de planear y ejecutarlo con eficacia.
Equilibrio en relación a la alimentación, el descanso y el ejercicio. Sin dejar de lado nuestra espiritualidad.
Comprender que en cada círculo donde nos movemos existen diversas normas o códigos operativos que regulan las interacciones entre los miembros del mismo.
Actuar de manera apropiada, según nuestras propias convicciones sin dejar de lado nuestras creencias.
¿Cómo lo hago, qué debo hacer con mis hijos para que desarrollen esta habilidad?
Nuestros hijos aprenden mucho más de lo que ven que de cualquier cosa que les expliquemos, ellos aprenden observándonos, somos nosotros quienes debemos trabajar en nuestro autocontrol para que ellos perciban por medio de nuestro comportamiento, nuestras acciones, nuestra palabras, nuestra vida que el “gobernarse a sí mismos” les dará la tranquilidad, la fuerza y el balance que se requiere para vivir una vida FELIZ. Como padres, nuestro trabajo es modelar el comportamiento que queremos desarrollar en nuestros hijos, no con esto digo que manipularemos su vida, más bien les daremos las herramientas para tener un futuro, una vida adulta plena, donde sean felices, vivan en armonía con ellos mismos y con el ambiente que les rodea.
Gracias por leernos,
Zayda C.
1972320_725927957439018_1343679456_n

Las 5 habilidades que nuestros hijos necesitan desarrollar (Parte 3 Sociales)

Llamamos habilidades sociales al conjunto de conductas que son manifestadas en situaciones interpersonales. Es decir, todo aquello que forma parte del “relacionarnos con los demás”. Estas conductas a las que nos referimos requieren de un buen autocontrol emocional y por supuesto una buena comunicación, el respeto a las creencias, ideales, cultura y prácticas de quienes nos rodean. En resúmen, la clave es la tolerancia.
Como habilidades sociales podemos mencionar:
-Aceptar la responsabilidad al comenzar y terminar alguna tarea en especial.
-Trabajar con un grupo de personas compartiendo y colaborando respetuosamente con todos sus miembros.
-Tener la sensibilidad para escuchar a los demás, tomas decisiones sin atropellar los derechos de otros, valorar diferentes puntos de vista, creencias, ideales y personalidades; expresar nuestra opinión cuidando no ofender a quien nos escucha.
-Ponerse se acuerdo, tener la capacidad de ceder para llegar a acuerdos en común (sin modificar o interponerse con nuestras convicciones), solución de conflictos actuando de manera razonable, siendo justos.
-Capacidad de debate, formulación de preguntas y escuchar a los demás para lograr en conjunto una decisión que convega a todos.
-Comprender que cada situación requiere de una conducta apropiada para ello, que cada acción tiene una reacción (que nuestras acciones tienen consecuencias); tomar diferentes roles dentro de un grupo, según se requiera (tomar el liderazgo o seguir al lider).
Estoy convencida de que en el día a día tanto nosotros, como nuestros hijos, tenemos oportunidades de desarrollar estas habilidades. Es posible encontrarnos son situaciones incluso dentro de casa que requieran de seguimiento. En ocasiones podemos observar en nuestros hijos que algunas de estas capacidades arriba mencionadas, requieren de más trabajo. Sabemos que ellos crecen todos los días y que con nuestra compañía ellos comprenderán cómo es que estas capacidades les ayudarán toda su vida.
Dentro de la dinámica familiar podemos toparnos con algunas oportunidades de desarrollo de habilidades sociales. Un juego de mesa y el respeto de sus reglas es una forma de trabajar en ello, deportes que nuestros hijos practican, incluso la rutina familiar, desde las tareas compartidas en casa hasta los horarios que se disponen para ello. Es importante que nuestros hijos siempre sean parte del proceso, la socialización requiere de una reflexión constante sobre nuestras actitudes y comportamiento, por esta razón, abordar el tema después de una riña o discusión es de suma importancia, esto hace visible para el niño su comportamiento y le hace confrontarse consigo mismo y sus acciones.
Este proceso requiere de sensibilidad, es fácil hacer que nuestros hijos reflexionen sobre sus actitudes si hacemos las preguntas correctas y mucho tiene que ver con su personalidad. Funciona preguntarles ¿cómo te sentiste al hacer o decir tal o cual cosa? ¿cómo crees que (la otra persona) se sintió? ¿cómo podrías resolver esto sin dañar a nadie? ¿cómo puedo ayudarte a resolverlo? ¿qué crees necesitar para resolverlo? ¿qué vas a hacer la próxima vez que te sientas así?, etc.
Las respuestas te sorprenderán, nuestros hijos tienen la capacidad de autoregular su comportamiento, sólo debemos dejarles reflexionar en ello para permitirles que encuentren las respuestas pos sí mismos, y en ello se conozcan a profundidad y logren relacionarse con los demás sin entrar en conflicto y respetando sus diferencias.
La socialización se “aprende” todos los días, las oportunidades están allí, busquemos la manera de apoyarles en esta parte tan importante de su desarrollo.
Para finalizar esta publicación me gustaría compartir contigo lo siguiente, te invito a reflexionar al respecto.
Durante la infancia nuestros hijos se ven inmersos en una cultura que promueve como socialización el estar dentro de una institución educativa. El que ellos estén fuera del sistema, aprendiendo a su paso y desde sus propias convicciones, se ha prestado para argumentar sobre la falta de socialización en niños homeschooles/unschoolers. Nada más equivocado. La socialización como su defición lo describe, es la capacidad de comunicarse efectivamente en situaciones interpersonales. Esas oportunidades de establecer conexiones socioculturales, en el caso de los niños educados en casa son mucho más reales y naturales que las que se viven dentro del sintema educativo en cualquiera de sus niveles. Los niños son confinados a estructuras cerradas y con poca tolerancia a la diversidad, las instituciones educativas separan a los niños por edades, donde los momentos para jugar o platicar con sus “amigos” son menos de 30 minutos al día, donde cada tema sobre el cual pueden hablar entre sí es planeado por un docente.
Muchas instituciones dicen promover una educación “diferente” por medio del socioconstructivismo, donde su argumento sobre el aprendizaje por medio de la convivencia con sus pares, en interacción y trabajo colaborativo dentro del aula, respetando sus intereses y queda anulado cuando es completamente anti natural que el aprendizaje e intereses de todo un grupo sean tratados de la misma forma, cuando se considera que los intereres de 25 o más alumnos son los mismos, cuando se les obliga a seguir un programa porpuesto por un grupo de adultos, simplemente no tiene sentido.
La vida real, fuera de las instituciones, permite que la socialización se dé naturalemente, sin estrategias psicopedagógicas para forzar la comunicación y convivencia “armónica”, con diversidad de edades, en ambientes no preparados, sin programación de actividades, más bien aprevechando cada recurso, personas, actividades, libros, investigaciones; aprovechando el ambiente del cual forman parte, sea cual sea la sociedad en la que viven.
Gracias por leernos,
Zayda C.
patrik leyendo

Las 5 habilidades que nuestros hijos necesitan desarrollar (Parte 2 Comunicación)

La comunicación es la capacidad de intercambiar y transmitir información de un emisor a un receptor. Al escuchar, hablar, escribir, leer, presentar e incluso en algunas formas no visibles, nos estamos comunicando.

Es una herramienta, sin duda, importantísima en cualquier sociedad, todo es comunicación y su interpretación. Por esta razón debemos promover dentro de la dinámica diaria el desarrollar habilidades comunicativas en nuestros hijos.
Llamaremos habilidades de comunicación a la capacidad de escuchar a los demás, escuchar instrucciones y su información; hablar con claridad, expresión de ideas claras y lógicas, expresar opiniones; lectura de material de diversas fuentes para obtener información o por gusto; comprensión lectora, llegar a conclusiones; escribir y analizar textos y diversos medios, comprensión de la transmisión de imágenes y la lengua para compartir ideas, valores y creencias; interpretación o construcción de textos con variedad de propósitos, comunicar información e ideales en varios medios visuales y utilizar la tecnología para presentarlos de manera eficaz; comunicarse de manera no verbal e interpretar su significado (visual y cinestésica), reconocimiento y creación de signos.
Una sociedad funciona gracias a la comunicación, nuestro intercambio de opiniones y expresiones de diversos tipos son lo que genera la posibilidad de, en ese intercambio, crear cambios necesarios en ella. Sin embargo, es importante que esta comunicación de se de manera pacífica y con respeto, valorando la opinión de quienes nos rodean sin intentar imponer la nuestra.
Eso es lo que debemos promover en nuestras familias, modelando el uso de una buena comunicación, de intercambio de opiniones de expresión de sentimientos o emociones de manera adecuada. Apoyemos a nuestros hijos en su manera de comunicarse, mostremos cómo es que una comunicación efectiva y respetuosa debe darse.
Un proceso de comunicación con alta posibilidad de desarrollo puede ser escribir una historia o un cuento. Desde la idea inicial, hasta la creación de los personajes y sus características, la secuencia y desenlace. Durante la creación de un cuento estaremos promoviendo el desarrollo de su habilidad para expresar sus ideas de forma clara y lógica, es posible que surja la posibilidad de tener que buscar información para adecuarla a la historia y darle credibilidad, también promueve el uso del vocabulario que ya conocer y aumentarlo si así lo requiere y de la lengua y su uso adecuado (ortografía).
La lectura representa una posibilidad rica en desarrollo, permite poner en práctica su capacidad de analizar el contenido para lograr comprenderlo y finalmente llegar a conclusiones al respecto. Despierta la curiosidad y aumenta el bagaje cultural, proporciona información nueva, mejora su ortografía, amplía el vocabulario, despierta intereses nuevos y demás posibilidades.
Otra forma de expresión no visual ni verbal, es el arte (como siempre, lo promuevo). Es común que nos encontremos con que nuestros hijos no encuentren la manera de comunicarnos algo importante, el proceso creativo (dibujo, pintura, escultura, construcción, etc.) les permite “hablar” a través de ello sin requerir de palabras. Muchas veces es mucho más fácil que entendamos sus emociones si ponemos atención a sus dibujos. Ellos expresan en ellos lo que sienten, sus ideas, sus sueños, sus miedos, sus preocupaciones. Dedicar un tiempo a observar sus creaciones y preguntarles sobre ello, nos dará muchas respuestas y la posibilidad de apoyarles si así lo requieren y no se atreven a pedirlo.
Otro proceso es la presentación de algún tema. Puede presentarse la oportunidad de hacer una presentación donde exprese lo aprendido o lo que quiere aprender. O simplemente a manera de plática en familia, es importante darles la oportunidad de comunicarse de manera verbal frente a más personas. Sabemos que hay personalidades que no se sienten cómodas en este proceso, es importante no forzar nada. En ocasiones funciona preguntar directamente y siendo muy específicos, si hay alguno que no comparte de manera natural y espontánea. Podemos ayudarles a desarrollar la confianza necesaria para hacerlo si disponemos de unos momentos de expresión o presentación en familia semanalmente o aún mejor, diariamente. Un ejemplo, pueden simplemente sentarse y ver fotografías familiares, eso les dará la posibilidad de, en medio de una plática muy amena, conocer a sus hijos, sus reacciones, sus ideas, convicciones y demás. Pueden promover semanalmente que algún miembro de la familia exponga ante los demás algún tema de su interés en una presentación, con los medios que cada uno decida.
En fin, las posibilidades son muchas y no terminaríamos de enumerarlas. Como siempre, te invito a buscar nuevas formas en familia y compartirlas con nosotros.
Gracias por leerme,
Zayda C.

Las 5 habilidades que nuestros hijos necesitan desarrollar (Parte 1 Pensamiento)

Las habilidades son esas capacidades, relacionadas a cierta área en específico o un conjunto de varias,  que nos ayudan a apropiarnos de nuestro futuro, alcanzar nuestras metas y lograr nuestros propósitos.
Nuestro enfoque, como formadores de nuestros hijos, es generar oportunidades de desarrollo respetando sus necesidades, intereses y tiempos.
¿Porqué es importante?
Al potenciar sus capacidades fomentamos un crecimiento personal, de manera que nuestros hijos tendrán el potencial necesario para la autorregularse y adaptarse a su entorno.
Hablare de las 5 habilidades que nuestros hijos necesitan desarrollar.
  1. Habilidades de pensamiento
  2. Habilidades sociales
  3. Habilidades de investigación
  4. Habilidades de comunicación
  5. Habilidades de autocontrol

En esta primera parte de la publicación te hablaré de las habilidades de pensamiento.

Habilidades de pensamiento: pensamiento es toda actividad o creación de la mente. Es decir, estas habilidades son todo aquello que produce nuestra mente, actividades racionales (intelecto) y también abstractas (imaginación).
Comprendamos entonces esta habilidad como la capacidad de adquirir conocimientos, generar ideas,   adquirir vocabulario; comprensión de significados, comunicación e interpretación de lo aprendido; aplicar conocimientos adquiridos, identificar y analizar, reconocer relaciones entre ellos; desarrollar, innovar, diseñar; emitir juicios o tomar decisiones; considerar otras opiniones y comprenderlas, construir argumentos; analizar nuestro proceso de pensamiento y también el de los demás.

Una herramienta fascinante para el desarrollo de esta habilidad es el proceso artístico. El proceso de creación de una obra de arte es una estrategia verdaderamente rica en el desarrollo de habilidades de pensamiento.

Este proceso tiene 5 etapas que permiten enfocarse en cada una de las capacidades arriba mensionadas.
La primer etapa es la idea: esta parte del proceso permite que el niño busque dentro de sí y apartir de los conocimientos y las experiencias previas genere algo completamente nuevo. En esta etapa esta desarrollando su capacidad de generación de ideas, identifica y adapta conocimientos previos para establecer relaciones entre ellos y tomar decisiones.
La segunda etapa es el boceto: en esta etapa se busca que el niño le dé vida a lo que imaginó, es decir,  su idea, en bidimensión, un dibujo sin mucho detalle. Esto permite que se desarrolle su capacidad de  analizar sus ideas y utilizarlas para hacerlas visibles en su diseño.
La tercer etapa es la creación: durante ésto, sus ideas se materializan, comprende que lo que imaginó para luego dibujarlo, ahora toma forma y color (Ya sea en bidimensión o tridimensión). En esta etapa está desarrollando su capacidad creadora, emite juicios sobre su propio diseño, lo comprende y toma decisiones al respecto. Reconoce las relaciones entre el boceto y su creación final.
La cuarta etapa es la reflexión: es aquí donde observa de lejos su creación y emite un juicio de valor sobre su producción final. Analiza su ejecución y compara su idea inicial con la obra terminada.
La quinta etapa es la exposición: presentación de su obra ante un público determinado. Esta etapa permite que el niño escuche la opinión de los demás respecto a su creación. Adquiere la capacidad de tomar en cuenta las opiniones de los demás, las cuales no siempre serán similares. Aprenderá a escuchar y exponer su punto de vista, incluso a defender sus ideas. Respetar opiniones diversas, tomar en cuenta la crítica y tomar de ella lo conveniente, sin interferir con sus convicciones.
La riqueza del proceso creativo o artístico es algo que podemos poner en práctica muy fácilmente, los niños, la mayoría, disfruta de dibujar, colorear, pintar, modelar, armar, etc.
En ocasiones lo único que necesitamos es observar con detenimiento cada uno de sus procesos, eso nos hará comprender que en cualquier actividad están aprendiendo y desarrollando habilidades.
En nuestras siguientes publicaciones hablaremos sobre las otras cuatro habilidades.
Gracias por leernos,
Zayda C.