Todo un Museo de preguntas

En nuestra publicación anterior descubrimos cómo continuar aprendiendo después de una visita al museo. Hoy te hablaré de cómo utilizar una obra de arte, qué preguntas hacerle a tus hijos para abordar algún tema que les interesa, sin tener que relacionarse con el Arte. Utilizaremos el Arte como un medio para aprender sobre otros temas. 

 
Amo el arte, desde los 14 años supe que sería mi vida, fuí maestra de arte por varios años y tuve la oportunidad de tomar varios cursos al respecto. Uno de mis aprendizajes en ello es que el Arte puede ser utilizado como anclaje o provocación para aprender sobre cualquier tema, incluso puede ser utilizado como medio de apoyo a cualquier problemática, como terapia. 
En este caso nos concentraremos en aprender sobre temas varios, dentro del currículo que culquiera abordaría. Aclaro que nosotros, como familia unschooler tenemos un currículo, sin embargo, los niños lo utilizan en libertad. De eso hablaremos en próximas publicaciones.

 

Una tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte. George Seurat 1884-86
Metropolitan Museum of Art, New York
 
Nuestro ejemplo, una pintura de Seurat y abordaremos temáticas sobre lenguaje, ciencias y matemáticas para niños entre los 4 y los 6 años.
 
Posibles preguntas a formular (esto es sólo una opción, para darte una idea, las posibilidades son muchas más):
 
1. ¿Qué estación del año identificas en esta pintura? ¿Porqué?
2. ¿Cuántas personas sentadas observas?
3. ¿Cuántas personas de pie observas?
4. ¿Cuántas son en total? Súmalo
5. ¿Qué figuras geométricas puedes encontrar en esta pintura?
6. ¿Qué colores observas?
7. ¿Cuántos colores distintos encuentas?
8. ¿Sólo hay personas en esta pintura?
9. ¿Qué tipo de animales encuentras?
10. ¿Porqué el cerped se ve de diferentes tonalidades de verde?
11. ¿Cómo creas el color verde si sólo tuvieras a tu alzance los tres colores primarios?
12. ¿Puedes encontar los colores primarios en esta pintura?
13. ¿Qué hora del día crees que sea?
14. ¿Por qué crees que es esa hora?
15. ¿Dónde te gustaría estar si te pintaran en esta pintura? 
16. ¿Qué crees que está pasando en ella?
17. ¿Podrías hacer una pequeña historia o cuento sobre esta pintura? ¿Quién sería tu personaje principal?
18. ¿Qué es lo que no te gusta de esta pintura?
19. ¿Qué es lo que más te gusta de esta pintura?
20. ¿Cómo crees que se siente la niña que pasea con su mamá en la pintura?
21. ¿Cómo crees que Seurat hizo esta pintura?
 
Obviamente esta serie de preguntas es mucho para una sola obra, los aburriríamos con tanto cuestionamiento. Son sólo un ejemplo de cómo aprovecar una obra de arte para abordar otros temas. 
 
Cómo sugerencia, elige pinturas que le interesen a tus hijos, tal vez una con mucho colorido o con personajes raros o fuera de lo común. Tú los conoces mejor que nadie y sabrás elegir. Es un proceso que disfrutarán mucho.
 
Es importante antes de ir al museo investigar sobre las exhibiciones, eso te dará la oportunidad de planear tu estrategia dentro del museo, incluso las posibles obras a trabajar y preguntas que buscarás hacer durante su visita.
 
Otra opción es utilizar imágenes de pinturas que encuentres en la red, sin necesidad de visitar un museo; puedes imprimirlas o simplemente mostrarlas en tu PC y comenzar a cuestionar e investigar sobre algún tema a partir de una obra de arte.
 
Como siempre, las posibilidades son incontables.
 
Gracias por leernos,
 
Zayda C.
 
 
 
 
 
 

Ciencias, una oportunidad más para jugar “El agua y sus estados”

Cuando un conocimiento nuevo llega a nuestros hijos es importante que nos aseguremos de que ese nuevo aprendizaje quede claro y que la información que se tiene sobre ello sea la correcta.
Mi hija de 8 años estaba investigando sobre el agua, su ciclo y sus estados físicos. Yo le hice preguntas básicas sobre el tema y parecía dominarlo. Le propuse hacer algo más, que pensara cómo podría demostrar que conocía sobre el tema sin que yo o alguien más le cuestionara al respecto.
Elle tomo unos minutos para pensar en ello y regreso conmigo con una idea que me asombró.
Le explicaría con fotografías en su iPad a algunos de sus juguetes cada uno de los estados del agua y su ciclo. Buscamos juntas algunas imágenes que pudieran ayudarle a explicar su tema y ella decidió a quiénes invitaría a su presentación.
Pasó un largo rato explicando de manera muy clara a sus juguetes sobre todo lo que había aprendido. Fue feliz haciéndolo, incluso sus hermanos se acercaron a escuchar su explicación.
A mi me pareció una experiencia maravillosa. Cuando los niños crecen en libertad sus ideas te sorprenden. Este ejercicio le ayudo a comprender lo que estaba investigando y poner en práctica sus habilidades verbales.
Ella quedó satisfecha con sus resultados, yo quedé asombrada de cuánto aprendió y de su creatividad.
Los niños tienen la capacidad de crear sus propias herramientas de aprendizaje, ellos logran obtener aprendizajes valiosos si están interesados en ello y si se les presentan las oportunidades de generar dichos aprendizajes, cuando sienten curiosidad respecto a algún tema en específico.
Recordemos que somos sus guías, ellos pueden aprender solos pero nos necesitan para acompañarles en ese proceso.
Son curiosos por naturaleza y aprenden por medio del juego. A nosotros, esto último, “aprenden por medio del juego”, nos parece equivocado, nos enseñaron que jugar era perder el tiempo y que aprender era aburrido. Que si te diviertes no estás aprendiendo, que hay momentos para jugar y otros para aprender. Todo un error.
Cambiemos primero nosotros, nuestra forma de ver el mundo de los niños, recordemos que ellos perciben todo de manera diferente a la nuestra, nuestro mundo de adultos no encaja en su fantástico mundo de niños. No estorbemos, seámos guías, acompañándolos en su desarrollo.
Que crezcan felices, curiosos, que jueguen.

Gracias por leernos.
Zayda C.

La Física (inercia) en nuestras vidas, oportunidades de aprendizaje en lo cotidiano

Como familia viajera, pasamos gran parte de nuestro tiempo en coche. Disfrutamos mucho de nuestros viajes y las largas horas entre carreteras y calles tienían que dar su fruto.
Es tan fácil perder de vista lo mucho que se puede aprender en cualquier momento, pero si estamos atentos pordemos encontrar nuevas formas de introducir a nuestros hijos a nuevos conocimientos.
Tan simple o tan complejo como se requiera.
En esta ocasión, se presentó la oportunidad de hablar sobre “inercia“, que en Wikipedia lo encuentras así: “En física, la inercia es la propiedad que tienen los cuerpos de permanecer en su estado de reposo o movimiento, mientras la fuerza neta sea igual a cero, o la resistencia que opone la materia al modificar su estado de reposo o movimiento. Como consecuencia, un cuerpo conserva su estado de reposo o movimiento rectilíneo uniforme, si no hay una fuerza actuando sobre él.”
En cualquier escuela comenzarían por ésto o algún experimento simple para intentar que los niños comprendan este concepto.
¿Qué hicimos nosotros? ¿Cómo abordamos el tema?
 ¡¡¡Jugando!!!
Cuando la calle se presta, es decir cuando consideramos seguro hacerlo (calles solas, estacionamientos, etc) a mi esposo le gusta jugar con los niños moviendo el volante del coche para hacer que ellos sientan ese movimiento desde sus asientos, o frenar sin avisar (no muy fuerte) para que la parte superior de sus cuerpos se mueva hacia el frente y les dice “saluden”. A nuestros niños les encanta y le piden hacerlo cuantas veces sea posible. En una de estas ocasiones de juego, mi esposo, que es el experto en estos temas, les introdujo con una breve explicación sobre lo que sucede con sus cuerpos cuando jugamos así. Así que experimentaron varias veces lo que es inercia con sus cuerpos mientras reían.
Mi hijo mayor, ahora tiene 11 años, fue el más interesado en el tema y continuo haciendo preguntas y aportaciones al tema; incluso mencionó que esto lo hubiera aprendido en “una semana de colegio y hubiera tenido que escribirlo sin comprenderlo”.
Este fué el inicio de nuestra aventura por la Física, poco a como encontraremos momentos oportunos para introducirles a nuevos conceptos y utilizar sus formulas.
Les dejo un esquema que pudiera ayudarles a comprender y explicar a sus hijos con ayuda de esta experiencia (frenar cuando vamos en coche).
Las fuerzas F que apuntan en contra de la dirección del coche son la fricción, sin ella no podríamos caminar o el carro moverse.
Las D, son las distancias del centro de las llantas (donde el peso del carro está aplicado) hasta el centro de gravedad del vehiculo.
 
Las flechas rojas representan la fuerza de reacción de la superficie contra el peso del carro. Por eso la flecha de adelante es más grande, es dónde está el motor del carro y es dónde más peso hay.
Por eso la flecha que representa a la fricción (flecha negra que sale de las llantas en dirección opuesta al movimiento) es más grande en la llanta delantera.
Para el caso particular de este diagrama, muestra la fuerza en contra del movimiento (es decir la flecha con nombre mac) provocada por la multiplicación de la masa del carro “m” y la desaceleración “ac”
La fórmula es F = ma, fuerza igual a masa por aceleración

También se puede apreciar en el diagrama el peso (o fuerza que mantiene el carro en el piso) de carro, es decir, “mg” que significa la masa por la gravedad.

Esta última aportación es completamente del experto en el tema en casa.
Espero pueda ser de utilidad, recuerden que cualquier oportunidad es excelente pretexto para aprender. 
Gracias por leernos,
 

Desarrollando habilidades lógico-matemáticas (4 años)

Desarrollar habilidades lógico-matemáticas puede ser muy divertido. Cualquier objeto puede ser utilizado para trabajar sumas, restas y hasta hacer grupos para comenzar a multiplicar. Sí, multiplicar a los 4 años suena complicado, la cuestión es que al separar por grupos se llega a la comprensión de esta operación. Tal vez no le llamaremos por ahora “multiplicar”,  pero cuando sea necesario hablar de ello ya habrá comprendido el concepto desde sus bases y logrará una comprensión total del concepto.
Los objetos, desde juguetes hasta cualquier cosa pequeña que encuentres en casa son un excelente pretexto para aprender sobre ello.
No tenemos límites, ¿Vas al parque? Unas pequeñas rocas, hojas de un árbol (es otoño, comienzan a caer), cualquier objeto que se encuentre.
Los niños son creativos por naturaleza y jugando es como llegan a aprendizajes perdurables.
Gracias por leernos
ZaydaC