e6069-lafoto10

Pequeños escritores

Escribir es un ejercicio maravilloso. Aprenden muchísimo en el proceso y no es tan complicado como parece. A los niños les encanta inventar historias y esta es una forma de aprovechar esa creatividad.
Lo primero es tener una idea, para comenzar funciona tomar uno de sus cuentos favoritos, de esos que ya ni necesita leer porque se lo sabe completito, pídele cambiarlo un poco; puede cambiar los personajes, sus características; la problemática, los diálogos; el lugar, puede inventar uno completamente nuevo. Y nada tiene que ser real, todo puede ser tan fantástico como tu hijo/a quiera, desde una playa en medio de una nube, hasta un jardín donde las flores son zapatos.
En fin, hay un mundo de opciones y es un ejercicio sencillo. Puede después en una libreta de dibujo hacer las ilustraciones del cuento a lápiz y después remarcar con un marcador permanente color negro y al final utilizar unas acuarelas para darle unos toques de color.
Los niños disfrutan mucho de crear, en este proceso creativo, si estás atenta en cada paso te darás cuenta de que tu hijo te hablará a través de ello. Sus cuentos por lo general, son experiencias o situaciones que ya han visto antes; desde algo que vivieron hasta algo que vieron en una película, algo que les preocupa o que les gusta mucho, algo que les disgusta o algo a lo que temen; con su toque personal y fantástico, claro. Es una herramienta también para ti. Una herramienta muy valiosa para conocerlo.
En el caso de que tu hijo/a esté muy pequeño y aún este en proceso de aprender a escribir, toma tú ese papel, escríbelo tú o simplemente que sea un cuento a imágenes cuidando que sea una secuencia clara y que pueda leerse sin problema.
Espero que esta idea te sirva y puedas ponerla en práctica.
Comparte conmigo qué tal les fue escribiendo cuentos, me encantaría leer cada uno de ellos y por supuesto subirlo al blog.
Envía tus comentarios y tu cuento a mi correo zaydac@uschoolingaprendoenlibertad.com
Gracias por leernos,
Zayda C.
Este es uno de los cuentos de mi niña, ella tiene 5 años y está en proceso de aprender a leer y escribir. Para hacer su cuento tomó los personajes de la película Los Croods, la historia es completamente nueva.
e6069-lafoto10

¡A escribir! Sin presiones ni expectativas irreales.

En ocasiones no sabemos cómo comenzar. Mi nena, está en proceso de aprender a escribir y leer. Su motivación ha sido desde hace unos meses poder leer cuentos por sí misma. Eso la ha llevado a desear aprender y lo ha hecho con gusto.
Busqué la manera de ayudarla en este proceso sin recurrir a metodos obsoletos, como los que en cualquier escuela utilizarían. Le compre unos sellos del abecedario en mayusculas y minúsculas, tinta y un cojín. Quedó encantada, comenzo a formar su nombre, el cual ya conocía y jugar; sólo jugar.
Tiene un libro de ejercicios para su edad, se lo compré por si a ella le interesaba utilizarlo alguna vez. No puso mucho entusiasmo en ello de inicio, no me preocupe. Sabía que en el momento que ella se sientiera lista y con ganas de trabajar en él, lo haría.
Pues para mi sorpresa, ese libro casi lo terminó en dos semanas, de pronto le dió por sentarse y resolver laberintos, colorear y observar las imágenes. Después comenzó a trazar las letras y a identificar su sonido apoyandose con el dibujo que las acompaña. Estaba fascinada por conocer letras nuevas y sus sonidos, relacionarlas con objetos que conocía e incluso buscar algunos más a su alrededor.
Nos encantan los cuentos y cada que tenemos oportunidad leemos y escribimos algunos juntos. Por el momento estamos escribiendo entre todos un cuento sobre un gato y sus amigos.
Un día amaneció con muchas ganas de escribir un cuento y yo le propuse escribirlo en la computadora para que quedara registrado. Ella, muy segura, me pidió escribirlo ella misma. Yo me hice a un lado y ella comenzó su aventura. Obviamente había muchas letras que aún desconocía, sin embargo, su entusiasmo no le permitió dejar de teclear. Escribió su nombre y algunas palabras simples que ya sabía escribir. Inventó palabras y me pedía se la leyera. Reímos juntas al escucharlas.
Quiso llevar la experiencia aún más allá. Busco sus “flashcards” del abecedario y comenzó a teclearlas en orden.
Mi papel en todo este proceso de aprendizaje ha sido estar a su lado, ayudándole en cuanto lo requiere. Pero sin intervenir.
Es importante darles su espacio, ellos pueden solos, recordemos que sólo somos guías en su aprendizaje.
En fín, ha sido maravilloso observarla aprender con gusto y por iniciativa propia. Sin presiones, sin expectativas irreales. Simplemete permitiéndole ser feliz y aprender por curiosidad. Como debería ser para cada niño.
Hoy llegamos a descansar un poco y dormir, después de un poco más de 8 horas de viaje en carretera. Y me sorprendió con algo nuevo. Su escritura ya va tomando forma, ahora ya comienza a “escribir” en su propio código y con sus propios símbolos. Separando por “palabras”, formando pequeñas “frases”. Tan natural, tan maravilloso.

Ellos llegarán al aprendizaje, sólo debemos estar atentos a sus procesos. Llegan solos, pero debemos acompañarlos, sin estorbar. Observarlos muy de cerca, apoyarlos en cuanto lo requieran. Dejarlos jugar y así aprender por curiosidad, esa curiosidad con la que nacieron, la curiosidad natural de ser niño.

Gracias por leernos,
Zayda C.