Museos: fuente interminable de aprendizajes

En cada una de nuestras ciudades podemos encontrar museos. Ellos nos hablan de la historia de esa cuidad, de su cultura, su gente, sus expresiones artísticas y mucho más.
Los museos para nosotros son fuente de innumerables oportunidades de aprendizaje.
En esta ocasión te hablaré de cómo continuar aprendiendo de una visita al museo, de esas visitas en la que sólo observas y disfrutas del momento con tus hijos, tomas fotografías y básicamente terminas el día sin decir más.
La clave está en poner atención, en permitirles tomarse su tiempo para observar lo que les provoca curiosidad. Y en esos momento en lo que los vez interesados en algo, tomas la foto. No harás nada por el momento, sólo déjales disfrutar, disfruta tú también de la visita.
Pongamos un ejemplo para clarificar el tema.
En este caso es el Metropolitan, en New York. Esta parte del museo esta dedicada a Egipto (una de ellas, el museo es enorme).
Observaron y caminaron dentro de una construcción egipcia. En el momento sólo tomamos fotografías, disfturamos de ver la impresionante construcción, sin decir más. Puede parecer un momento perdido, que nada se aprendió al respecto. Sin embargo, las posibilidades son muchas.
Tener las fotografías ayuda muchísimo, no sólo son momentos del tiempo que guardamos para recordar, podemos aprovecharlas y en una de esas veces en las que te sientas a ver fotografías y platicar de los viajes y las experiencias guiarlos hacia nuevos aprendizajes.
En este caso en específico, son un pretexto perfecto para hablar de civilizaciones antiguas, arte a través del tiempo (arquitectura), cómo han cambiado nuestras construcciones; cómo interactuamos con los demás, cómo lo hacían antes; cómo era su política, la jerarquía, a qué se dedicaban (oficios), su alimentación, sus ideales, sus religiones, su forma de vestir, los materiales que utilizaban para cada una de sus necesidades (comida, vestido, habitación, herramientas, transporte), las diferencias que encontramos entre ellos y nosotros, en fin tantas posibilidades.
Podemos continuar y simplemente no terminaríamos, son innumerables y como lo dije antes, los museos son una fuente interminable de aprendizajes, hay que estar atentos, tomar muchas fotos, aprovechar cualquier oportunidad para sentarnos con nuestros hijos y verlas, comentar, aprender juntos, entrar a internet e investigar si algo desconocemos; escribir lo aprendido, lo que queremos seguir conociendo, lo que no nos gustó de la experiencia, lo que haríamos diferente en el próximo museo a visitar, en fin, tantas posibilidades.
Seamos creativos, si decimos no serlo o creemos no serlo, preguntemos a nuestros hijos, ellos son creativos por naturaleza y sus ideas te sorprenderán.
En nuestra siguiente publicación compartiré contigo una lista de preguntas que pueden servirte en una visita al museo, te explicaré como utilizar el museo como pretexto para aprender durante tu visita.
Gracias por leernos,
Zayda C