Ya desescolaricé ¿Ahora qué sigue?

ya-desescolarice

¿Ya has desescolarizado? ¿No sabes por dónde comenzar? ¿Qué temas abordar y cómo? ¿Qué necesita saber tu hijo(o)? ¿Quieres saber más sobre eso que debería estar aprendiendo tu hijo(a) a su edad?

Te doy mi opinión, estos son algunos puntos, no reglas; sino como una propuesta.

En mi experiencia personal y como unschool coach de muchas familias, estos 16 puntos han sido clave para comenzar y vivir sin escuelas de la manera más tranquila posible.

Las dudas nos atacan todos los días, nuestra mente escolarizada no nos permite ver más allá de lo académico y optamos por un inicio donde todo se parece mucho a la vida escolar de la que estamos huyendo. Es natural no saber, es también un proceso de aprendizaje que tú estás viviendo. Al desescolarizar, no sólo los niños salen del sistema, lo hace también toda la familia.

No voy a mentir, el inicio no resulta tan fácil para algunos, pero mi recomendación de siempre es que lo veas como una desintoxicación, estás limpiando todo lo vivido dentro del sistema, aún y cuando nunca hayas escolarizado a tus hijos, tú sí lo estuviste y es probable que concibas el aprendizaje como una estructura fija, cuyos procesos funcionan de solo una forma, la que viviste, la que vivimos todos.

Comencemos por esto: “Escuela no es sinónimo de aprendizaje”. Y con escuela, me refiero a ese tipo de educación poco flexible, donde un adulto pretende controlar qué y cuándo habrá que aprender tal o cual tema. El aprendizaje va más allá, no funcionamos así.

Cada uno de nosotros decide qué aprender y cuándo lo hará, sin importar las circunstancias o que un externo “te lo explique”, serás tú quien decida si eso es suficiente para aprenderlo. Nuestra mente no funcionan así, nadie tiene la capacidad de “entrar” a la mente de otra persona e “introducir” conocimiento. Podemos acompañar, acercar herramientas, guiar, pero sólo eso. Cada uno toma y aprende.

Vamos por pasos:

1. Objetivo:

Responde la siguiente pregunta, en familia: ¿por qué desescolarizamos y qué queremos de esto? Luego escribe un objetivo claro, medible, alcanzable y realista.

El mío: “Que mis hijos sean felices, que busquen de manera consciente su propósito, que cada día sea una oportunidad de autoconocimiento y reflexión personal. Que se sientan amados y respetados en cada aspecto de su vida. La única rutina para nosotros siempre será ser fiel a uno mismo, esto no es negociable.”

2. Educación más allá de lo académico:

Toma unos momentos para reflexionar sobre la importancia de los conocimientos que plantea el sistema educativo ¿será necesario aplicarlos todos a la formación de tu hijo(a)? ¿por qué? ¿cuáles sí y cuáles no?

Mi opinión: ningún conocimiento que esté fuera del interés de una persona debería formar parte de su vida.

3. Desarrollo de habilidades:

Básico conocer sobre desarrollo de habilidades, desde mi opinión, no sólo personal sino también profesional, esto tiene mucho más valor que cualquier tema en específico:
-Habilidades sociales y emocionales
-Habilidades de auto conocimiento
-Habilidades de pensamiento
-Habilidades de investigación
-Habilidades de comunicación
Para mí, esta es la base de todo. Puedes leer sobre esto aquí.

4. Educación emocional:

Aunque ya está en el punto anterior como “habilidades sociales y emocionales”, quiero abordar de manera más clara este punto.

De nada sirve aprender un montón de conceptos, que sume y reste, que lea, etc. si no sabemos gestionar las propias emociones y comprender las de los demás.
Puedes ser el más preparado, en tu ramo, pero si no sabes regular tus emociones, no las conoces ni sabes cómo enfrentarlas, no eres empático, seguramente, fracasas en cualquier cosa que pretendas hacer o tu éxito no será por completo satisfactorio. No queremos esto para nuestros hijos(as), lo sé, y por ello te propongo este punto como algo muy importante, algo que no debes dejar pasar.
Busca información, toma algún curso o que tu hijo(a) lo haga, hay información por todos lados.
Integra “educación emocional” a tu día a día.

5. Inteligencias múltiples:

Investiga también sobre esta teoría, te servirá mucho para comprender y conocer a tu hijo(a). Trata de encontrar las predominantes en tu hijo(a), te ayudará a acompañar de mejor manera su desarrollo y ser consciente de quién él/ella es.

6. Enfoca tu atención en el “Aprender a Aprender”:

Te servirá mucho conocer al respecto. Aprender a aprender GARANTIZA que tu hijo(a) sea capaz de acercarse al conocimiento, adquirir nuevas habilidades, crear nuevas formas de aprender, saber buscar fuentes confiables y dónde encontrarlas, ser crítico, etc.
Termina cada proceso de aprendizaje, ya sea libre o estructurado con las siguientes preguntas de reflexión:
– ¿Qué aprendí?
– ¿Cómo lo aprendí?
– ¿Qué puedo hacer con lo que aprendí? ¿Cómo o en qué lo puedo aplicar?

Te aseguro que las respuestas de tu hijo(a) te sorprenderán. A veces pensamos que “no están aprendiendo”, estas preguntas también te sirven a ti para VER más allá del “solo se la ha pasado jugando”.

7. Relax:

Todo a su tiempo, tiene toda una vida para aprender, sin presiones es mejor. Tienes la oportunidad de darle lo que el sistema educativo falla en hacer por los niños(as), ser libre de seguir sus intereses y aprender a su ritmo. Nadie te está exigiendo nada, ni monitoreando lo que aprende o no tu hijo(a). Dale la oportunidad de SER, de aprender desde eso que ama, de buscar respuestas a esas inquietudes del día a día.
Por tu parte, relax, no pasa nada si tiene 7 años y aún no lee a la perfección, no pasa nada si tu sobrino (o cualquier otro niño) “sabe más” (en realidad no sabe, lo memorizó y seguramente lo olvidará pronto).
Tu hijo(a) es un reflejo tuyo. Si estás estresado(a) o afligido por esta situación (o cualquiera) ¿Cómo crees que se siente él/ella?

8. Disfruta de tu vida en familia y en libertad:

Disfruta que tienes a tu hijo(a) contigo y que puedes conocerle de manera cercana. Dale el tiempo que no podrías si estuviese aún escolarizado, conversa, juega, ríe, sueñen juntos(as), vivan este estilo de vida de la mejor manera, con respeto y amor.

9. Por experiencia, es mejor:

Busca la teoría de “Aprendizaje por experiencia” de Kolb, de la cual también surge una de las teorías de “Estilos de Aprendizaje”.
Encontrarás que no hay mejor manera de aprender que “haciendo” y no será sólo una suposición, estarás informado(a). También podrás ver que no todos aprendemos de la misma forma. Te darás cuenta que no para todos es mejor leer y responder preguntas, algunos necesitamos movernos, otros escuchar música, ver videos o imágenes, etc. Diversidad de formas.

10. Respeto:

Lucha por el derecho natural de tu hijo(a) a ser él/ella mismo(a), defiéndelo con lo que sea necesario, incluso de ti mismo(a).
“Muchos padres harían cualquier cosa por sus hijos(as), excepto, dejarles ser ellos/ellas mismos(as)”. -Banksy
No impongas nada, lo único que es necesario controlar, es a ti mismo(a). Si les permites fluir en su aprendizaje, en esa búsqueda de sí mismos(as), te aseguro que todo llegará a su debido tiempo.
Proponer, no imponer.

11. Desescolarízate:

Sí, tú primero.

Te invito a un programa que comienza en enero de 2017.

12. Sin emoción, no hay aprendizaje:

No hay aprendizaje que dure, si no se siente. Diviértanse, el aprendizaje se disfruta, se vive, se toca.

13. Aprende:

Queremos hijos(as) “aprendedores”, tenemos que estar dispuestos a poner el ejemplo. Ellos/ellas aprenden más de lo que ven en nosotros que de cualquier libro.

14. La vida no se divide en asignaturas:

No vamos por la vida y las situaciones van dividiéndose por asignaturas para que podamos resolverlas. La realidad es que cada cosa que hacemos involucra una variedad de conocimientos previos y de diversas asignaturas, si lo quieres ver de esta forma. Así que, centra tu atención en aquello que están haciendo, siempre es mejor trabajar desde algún proyecto o investigación, para luego crear conexiones desde otros puntos.

15. Cuidado con las etiquetas:

Sucede que tratamos de etiquetarnos constantemente, es nuestra necesidad de pertenecer. Pero en esto de la vida sin escuelas lo único que provoca es confundir y dividir. Ustedes son únicos como familia, no es necesario que esto que hacen al desescolarizar encaje en uno de los títulos (homeschoolers, unschoolers, radical…). Ustedes son la familia “tal” y viven sin escuelas, punto. Cada familia lo vive distinto.

16. Autodisciplina:

– Disciplina que una persona o los miembros de un grupo se imponen voluntariamente a sí mismos sin ningún control exterior. Mucho más valioso que imponer o regular de manera arbitraria.

Y me parece que con esto tienes para comenzar o para avanzar, será cuestión de reflexionar en qué te sirve de este artículo y qué no. Sabes que cuentas con mi apoyo, mi objetivo y propósito en esta vida es “desescolarizar la vida de muchos niños(as)”, así que, siempre que mi tiempo me lo permita, estoy dispuesta a ayudar.

Con todo el cariño de siempre,

Zayda Cadengo

Contacta conmigo y te apoyo.