freinet

Freinet, en busca del Aprendizaje Natural

En esta ocasión tengo el placer y honor de compartir contigo un artículo de Madai Guido de Jugar en tribu donde nos cuenta sobre la pedagogía de Celestín Freinet y su perspectiva sobre el aprendizaje natural y por experiencia.

Te invito a leerle, visitar su blog y dejarle un comentario. Gracias Madai por acompañarme en esta aventura, me encanta y emociona tenerte de escritora invitada, abrazos.

ZaydaC

 

Freinet, en busca del Aprendizaje Natural

Te invito a viajar por el tiempo para que conozcas de la pedagogía que se convirtió en mi verdadero amor. Los prados frescos y el aroma a flores reina en los pueblos de Francia por ahí de 1950. Ahí como meros espectadores ocultos entre la hierba, vemos como en medio de la naturaleza, caminando con grupo de niños, se encuentra un hombre llamado Celestín Freinet que con toda paciencia permite a los niños descubrir el entorno natural y aprender en libertad.Cada uno de ellos no lleva más que una libreta de hojas blancas y una tiza donde trazan todo cuanto les llama la atención. Así, mientras pasean vemos como un niño dibuja una liebre, otro corre entusiasmado a observar un insecto que encontró en una rama y uno más, se embelesa con el paisaje que se asoma entre las colinas, por cierto, también escriben a su forma letras que en su momento se convertirán en palabras. Freinet no está en absoluto preocupado porque ahora no se entienda su escritura, pues sabe que a su tiempo y a su propio ritmo cada niño aprenderá a hacerlo de forma natural.

¿Qué piensa Freinet del Aprendizaje Natural?

Escuchamos decirle: “Creo que el niño aprende por tanteo experiental, es decir, en base a sus propias experiencias y vivencias cotidianas. Además todo cuanto aprenda debe tener una utilidad para él y para todos.

Ya está terminando la mañana, así que Freinet invita  a los niños a regresar a la escuela. Al llegar un espacio rico en materiales y ambientes invitan a los niños a seguir aprendiendo, todo con calma y sin prisas, los niños andan por su aula tomando lo que deseen hacer. Una biblioteca se observa en un rincón, la cual contiene libros y revistas que los mismos niños han traído y acomodado.

Ya sentados todos juntos en un espacio libre, los niños se comunican entre ellos platicando cosas interesantes. Puede que “den lectura” a sus diversos descubrimientos en su clase-paseoo bien, de los pensamientos que desean compartir. De esta manera se transmite el valor de la escucha activa, la retroalimentación, el valor del respeto, la igualdad, la paciencia entre otros más.

Asomados nosotros desde la ventana, podemos ver en el interior que son los niños quienesplanean colectivamente que desean hacer durante su día, ya sea de manera individual o en grupo si así lo prefieren. En ocasiones han realizado “asambleas” para poner en discusión algún problema que se haya presentado antes o un tema de importancia a considerar y dar soluciones, temas que previamente fueron descritos en su periódico mural, donde felicitan o recomiendan mejoras a sus compañeros por sus acciones.

Cada cierto tiempo los niños eligen sus más preciados escritos, investigaciones y dibujos para compilar su revista escolar e imprimirla. Es por ello que Freinet no lleva un Curriculum, ni libros en específico, sino que insta a los niños a crear los propios por medio de sus aprendizajes reales.

Por su propia iniciativa vemos como un niño se levanta y propone dar una conferencia en la próxima semana. Y es que, gracias a la libertad para aprender, los niños se desafían a sí mismos para hacer investigaciones profundas y presentarlas formalmente a sus compañeros. Nerviosismo pero sobre todo mucha satisfacción se vislumbra en los ojos del niño al pasar por esta experiencia.

No existen exámenes ¿Para probar qué? A cambio de eso, los niños ocupan sus energías en cosas útiles y que aporten valor a sus vidas. De vez en cuando se hacen correspondencia con niños de otros pueblos e incluso su amistad se ha hecho tan fuerte que ya han tenido la oportunidad de conocerse e irse de intercambio.

Las matemáticas no son un problema, pues siguiendo su mismo estilo y confiando en que los niños tienen una alta capacidad para aprender libremente, Freinet les ha traído unas gallinas, naranjas, costales de maíz y otras tantas cosas para que pesen los huevos, cuenten el maíz y corten en porciones iguales las naranjas. Les invita a que tomen medidas de los ingredientes para hacer pasteles, para después venderlos y así general dinero a su “pequeña cooperativa”. De esta manera, están en contacto con las operaciones básicas. A esto le llamó Cálculo Vivo, la forma real de aplicar los números… creo que Freinet es un visionario sin duda, pues de esta manera está generando emprendedores, autómatas y formando educación financiera.

Y entonces, se hace tarde, nosotros debemos regresar a nuestro tiempo, así que nos alejamos poco a poco de los prados, dejando que ese gran hombre con su enorme corazón embriagado por el amor a los niños, continúe su labor. Un hombre que después  de la adversidad vivida, entre guerras, padecer una sordera y de mala salud a causa de ello vivir la experiencia de ser víctima de un campo de concentración, encontró que es, en la cooperación, la comunicación, la escucha y el entendimiento de todos, la llave del desarrollo de los pueblos.

“La escuela no debe desinteresarse de la formación  moral y cívica de los niños y las niñas, pues esta formación no es sólo necesaria, sino imprescindible, ya que sin ella no puede haber una formación auténticamente humana”

Celestín Freinet

Si deseas conocer como se da esta pedagogía aquí en México, existe una escuela llamada Manuel Bartolomé Cossio, que no solo es Pionera sino que además tiene un tesoro invaluable, la maestra Graciela González de Tapia, esposa de José de Tapia quien tuvo la oportunidad de vivir de cerca la filosofía de Freinet. Es una mujer amorosa y entregada a su labor y aunque tuve el gusto de platicar con ella sólo por teléfono, pude apreciar su gran pasión por ayudar. No te olvides de echarle un vistazo a su página hecha por sus propios alumnos.

Y ahora, ¿Qué opinas sobre el Aprendizaje Natural?

Agradezco por leerme,

Nos vemos en unas cuantas lunas…

Madai Guido

forest-386751_1280

Del Homeschooling al Unschooling sin morir en el intento

forest-386751_1280

Creo que “las preguntas” sobre unschooling son lo cotidiano para mi y siendo sincera, me encantan; jamás me ha molestado que alguien me pregunte por nuestro estilo de vida, lo que hacemos, cómo es que nuestros unschoolers aprenden, sobre la legalidad, sobre umbrella schools, en fin, miles de signos de interrogación acompañan mi día a día y lo disfruto mucho. De hecho, lo he dicho varias veces, me fascina la idea de responder, son un reto para mi, sobretodo cuando esas preguntas vienen en mal tono y de personas que no creen en la educación fuera de las escuelas. Me gusta su silencio al terminar mis respuestas, jamás me he encontrado con alguien que tenga un argumento lo suficientemente bueno respecto a la escolarización y creo que jamás lo haré, por cuanto la realidad es que el sistema educativo es pensado para todo menos para un desarrollo integral y equilibrado en nuestros niños.

Hoy daré voz a una de esas dudas, una de las más frecuentes. Pero, esta pregunta viene de quienes ya tomaron la decisión de salir del sistema, quienes con valentía y responsabilidad han optado por una educación comparable al valor de sus hijos, no a la educación raquítica y vacía que ofrecen las escuelas. Esa pregunta me encanta: ¿cómo pasar del homeschooling al unschooling? y como siempre te hablaré desde mi opinión y recuerda que siempre será sólo eso, una opinión que no pretende ser la verdad absoluta, nadie la tiene. Es un escrito que podrá servir de reflexión para ti, sin más que sólo eso.

Hablemos sobre las diferencias.

La mayoría de nosotros alguna vez ha escuchado sobre educación en casa o homeschooling. Simple, se refiere a eso tal cual sus tres palabras en español lo dicen educación en casa, o bien, escuela en casa. Es una reproducción fiel del sistema educativo, con un régimen de horarios estrictos o no tanto, un currículo que adquieren o siguen cierto programa por el que pagan en una escuela online. Los padres son los maestros, los hijos los alumnos. La casa es el salón de clases e incluso algunas veces tienen una habitación destinada para “las clases” y luce como cualquier aula; sus días son una rutina basada en eso que “necesitan” aprender, tienen organizado su día entre “materias” o “asignaturas; los padres, son quienes planean todo lo que los niños deben hacer para aprender. Algunos se dicen más flexibles, sus horarios no son rígidos, los currículos son comprados o bien elaborados por los padres, incluso hay quienes dicen seguir los intereses de los niños, sólo que se les permite de vez en cuando porque hay que cumplir con “lo que de verdad importa” y eso que “importa” está basado en lo que deben aprender para rendir cierto examen (en México por medio del INEA). Básicamente esto es el home-schooling, más o menos de lo que escribí, pero me quedo con estas líneas para describirlo. Lo he vivido, lo he visto, lo he escuchado, lo he leído, he conocido familias que lo hacen tal cual lo describí. No omití nada.

boy-358188_1280Ahora, sobre lo que amo y promuevo y sí, se notará muchísimo que a esto dedico mis días. Pero no te diré lo que es el unschooling, eso ya lo he escrito varias veces, te diré lo que NO ES el unschooling, de hecho, ya lo escribí en el párrafo anterior. El unschooling no es educación en casa, no es aprender con base en un currículo o inscribiendo a tus hijos en una escuela online, no es tomar el rol de maestro ni tus hijos el de alumnos, no es rutinario, no hay horarios, no hay imposiciones, no hay temas “que necesitan” aprender nuestros hijos, no hay grados, no hay nada parecido a la escuela, no existe rastro alguno del sistema educativo. Eso es lo que buscamos, queremos hijos libre pensadores, autodidactas, emprendedores, creativos, sin miedos ni inseguridades, fuertes y en control de sus emociones y perdón, pero todo esto que describo se aprende sólo si se les permite explorar el aprendizaje y encontrar el conocimientos a través de sus intereses, de su trabajo de investigación, de esas preguntas que surgen en el silencio, ahí cuando no saben qué hacer y van a decirte que “están aburridos”. Los unschoolers no viven un día igual al anterior, no saben de “materias” o “asignaturas”, ellos si aprenden, pero sólo aprenden lo que hace falta aprender según sus intereses, según su realidad, sus objetivos, sus sueños. Y sí, en caso de que un unschooler decida interesarse sobre la química o cualquier otro tema que pudieses relacionar con las “asignaturas” tradicionales, entonces habrá que proporcionarle los medios o recursos para ello. Pero la diferencia es que ha sido un genuino interés y no una imposición del padre/madre. Los padres/madres unschoolers no ponemos límites arbitrarios, creemos que los límites se construyen a nivel personal y que todo individuo tiene la capacidad de hacerlo. No existen reglas, no creemos en ellas, creemos mejor en las actitudes, construimos en familia, según nuestras convicciones, lo que es bueno o no y el cómo comportarnos, siempre basado en el respeto y la tolerancia. Nuestros niños tienen esa capacidad, si les permitimos encontrarla por sí mismos. Cualquier cosa impuesta está fuera de nuestra filosofía y estilo de vida.

Perfecto, seguramente después de leer esto te habrás dado cuenta de que hay una gran diferencia entre uno y otro. Ninguno es mejor que otro y punto. Cada familia tiene su forma y es perfectamente bueno y respetable. Sin embargo, hay un grupo creciente de familias que ha optado por cambiar de rumbo y conocer sobre unschooling.

Así que he decidido dejar unos pasos para lograrlo de manera tranquila y sin presiones.

1. Para ser familia unschooler es necesario primero que los padres se sacudan lo aprendido respecto a la educación. Busca sobre “Aprendizaje por experiencia de Kolb”, aprende sobre el cómo se da el aprendizaje, cómo lo cotidiano tiene un potencial impresionante, cómo surgen en el día a día las posibilidades de aprender, sin más. Saber sobre todo lo anterior te ayudará a estar tranquilo y sentirte seguro con respecto a lo que sucede a nivel cognitivo en tus hijos.

2. Confía en tus instintos y también en tus hijos. Ser padres no es cosa sencilla, pero creo firmemente que hay algo que se desarrolla en silencio cuando nos convertimos en padres, ese instinto que te dice cuando algo va mal, ese cosquilleo que te pone atento cuando existe una situación de peligro, ese no se qué que te despierta de noche, supuestamente de la nada, para descubrir que a tu hijo le a subido la temperatura; eso es instinto paternal y todos lo tenemos. Debemos reconectarnos con ello, nuestros hijos cuentan con nosotros y sólo nosotros sabremos al cien por ciento qué es lo mejor para ellos. Ese temor que siente respecto al unschooling no es en vano, es un llamado natural, te habla de que ESTO NO ES FÁCIL, nadie jamás lo ha dicho y cuidado, porque el unschooling puede prestarse para descuidar a nuestros hijos. ¿Eso nadie te lo había dicho? ¿cierto? pues no es más que la verdad. Necesitas estas consciente de que tus hijos TE NECESITAN todo el tiempo atento, todo el tiempo presente, siempre a su lado, siempre, siempre, siempre. Es un trabajo muy cansado, pero hermoso y los resultados son lo mejor. ¡Cuidado con el Unschooling! que no lleven un currículo, no quiere decir que no hacen nada.

Ahora bien, nuestros hijos. Confía en ellos, todos nacimos con la capacidad y las habilidades necesarias para adquirir conocimientos. Desde temprana edad los niños comenzar por explorar. Debes recordar los primeros meses, donde literalmente ponen a prueba sus sentidos, todo tocan, todo lo llevan a la boca, todo observan, todo huelen, los sonidos les atraen. Así es como aprenden, así es como se apropian de su entorno y comienzan la construcción de su identidad; conocen sus límites (los jalones de cabello, las mordidas y golpes son eso). Llega un momento en que de alguna manera nosotros, los padres, podemos detener esos procesos naturales de aprendizaje ¿cómo? imponiendo, no permitiendo el juego libre o limitándolo, diciendo NO para todo, en lugar de ofrecer otras opciones. Confía en tus hijos, ellos aprenden, ellos de verdad que conocen el camino, nacieron con ello, tienen la capacidad de aprender. Obsérvales de cerca, no te apartes.

3. Deja a un lado tus currículos, da de baja las escuelas online y tómense unas vacaciones. Tomen este tiempo para conocerse, para encontrar en familia sus intereses, para conversar, para reflexionar, para jugar, para caminar en silencio, para “perder el tiempo” si lo quieres llamar así. Deja que tu instinto paternal te dirija, date un tiempo para meditar, nada complicado, siéntate en un espacio tranquilo y conéctate con tus sentidos, escucha, observa, huele, siente, respira hondo muy hondo y relájate. Date ese permiso, porque, te cuento que para que esta transición se de de manera tranquila y natural tendrás que comenzar por ti. Si tu estás tranquilo, relajado y consciente del rumbo que estás por tomar, eso se reflejará en la vida de tus hijos y ellos también vivirán esta transición tranquilos y relajados. No mueras en el intento, esto es clave para pasar del homeschooling al unschooling. El unschooling se basa en eso, es un estilo de vida relajado y sin presiones, el inicio debe ser igual.

4. Listo, no he dicho más de lo que necesitas para cambiar de rumbo, del homeschooling al unschooling.

Si aún no te convence entrar de lleno, tal cual lo describo en los pasos anteriores, no te preocupes. Todo en la vida es un proceso, tu proceso puede requerir de más tiempo, o de un comienzo un poco más organizado. Puedes comenzar por diseñar y planear experiencias de aprendizaje, sin imposiciones, es mejor proponer. Las propuestas son actividades que sugieres a tus hijos, pensadas por ti o en conjunto con ellos y organizadas por ambos, incluso puedes separarlo por “áreas de aprendizaje” según sus intereses. Por ejemplo, si está interesado en la naturaleza, puedes organizar una salida al parque y buscar distintos tipos de árboles o arbustos para luego crear un pequeño libro sobre las plantas de tu comunidad. Eso es una experiencia de aprendizaje que promueve el desarrollo de habilidades de investigación, pensamiento, comunicación y demás. Una experiencia significativa y enriquecedora.

Siguiendo los anteriores pasos, tendrás una transición tranquila y sin morir en el intento.

Leo constantemente en los grupos sobre homeschooling a padres preocupados porque sus hijos de 4-5 años aún no leen bien, porque no creen estar haciendo bien su “trabajo” como educadores en casa, porque no saben si es así como debieran sus hijos aprender, porque no tienen ni idea de cómo “enseñar” a sus hijos sobre física; madres que con sólo leerlas puedo ver sus lágrimas de ansiedad y estrés. Comprendo plenamente que no es fácil digerir que te encargarás de la educación de tus hijos en todo sentido, en cada área de su desarrollo y claro los resultados de eso serán por completo responsabilidad de los padres, de nadie más, no habrá maestros a quienes culpar o malos métodos de enseñanza-aprendizaje que reprochar. Será por completo nuestra responsabilidad y eso PESA. Sin embargo, puedo decirte que estás en el camino correcto, lo escribí antes y lo dejaré aquí de nuevo por que lo creo importante: “Nadie jamás dijo que esto era fácil”. Aún así, sabes que cuentas conmigo para ello, tienes en mí una compañera de aventura, de verdad, no me molesta recibir tus dudas, para nada me quitas tiempo, te responderé cuando mis ocupaciones y mis hijos me den permiso, pero ten por seguro que puedes contar conmigo.

Dejo un experimento de Dr. Edward Tronick donde podrás ver cómo es que nuestra actitud, nuestras emociones, nuestro trato, se refleja por completo en nuestros hijos, son sensibles a lo que nos pasa, al cómo nos sentimos. El experimento es en infantes pero esto permanece por toda su vida junto a nosotros. Así que si estás tranquilo, mejor.

 (Video en inglés pero no necesitas mucho para comprender lo que sucede)

Espero que este artículo te ayude a comprender que el camino NO EXISTE, lo construyes tú mismo, por lo tanto, no es igual de una familia a otra. Cada familia, como única, tiene un estilo ÚNICO, que nadie te diga cómo hacerlo, nadie en realidad tienen en sus manos (blog) la verdad absoluta ya que no existe definición universal para el Unschooling. Lo que has leído en este artículo es desde mi perspectiva, es tan sólo una opinión más. Toma de él lo que te gusta, busca aquí y allá tu propio estilo y te invito de corazón a establecer tu propio concepto de educación sin escuela.

Abrazo y como siempre, gracias por leerme.

ZaydaC

cada niño es unico

Cada niño es único y merece ser tratado como tal, sin la generalidad de los currículos y escuelas online

cada niño es unicoHace tiempo que vengo pensando en el por qué me es tan sencillo llevar este estilo de vida. A decir verdad, como todos al inicio de nuestra travesía fuera de la escuela, comencé por comprar un currículo online. Te cuento que no nos fue nada bien, aun cuando mi intención era que nuestros hijos vivieran su día día más relajado que dentro de la escuela y que cada momento tuviera un significado para ellos, lo que hacíamos era por completo lo opuesto. En aquellos días, durante nuestra primer etapa como travelschoolers, nuestra vida pasa dentro de hoteles, así que todas las mañanas debíamos ponernos a trabajar para tener tiempo de ir a nadar y ver algunas películas juntos, esperar a papá y por las noches salir a cenar en familia. Nuestras mañanas para nada eran tranquilas, era YO CONTRA MIS HIJOS, una lucha diaria, ellos apáticos, yo gritona; ellos enojados, yo fastidiada.

Fue entonces cuando me detuve a reflexionar en lo que estábamos haciendo y me dí cuenta de que me había equivocado al comprar ese currículo. Está de más contarles lo pésimo que era, lo lento que se ponía el servidor y las miles de veces que teníamos que poner contraseñas para continuar trabajando; agrega a esto que el currículo que pagamos no estaba pensado para disfrutarse, parecía más un “ahórrate el trabajo mamá” que otra cosa, es decir, te dan todo para la semana y dividido por materias, listo para imprimir y responder; cada día de la semana debías trabajar en esto o aquello, llenar esta o aquella actividad, leer esto o aquello, hacer un resumen de esto, escribir aquí, responder allá y nada con sentido entre sí. Era un “salpicadero” de una y otra cosa, estructurado para trabajarse de manera aislada, sin conexión entre sí; quedaba todo por separado, sin formar parte de la vida de los niños, sino sólo como una simple ESCUELA ONLINE, igual a una presencial.

Estuve por un momento en reflexión y decidí hacer lo que tanto había hecho durante mis años como docente, una planeación de experiencias de aprendizaje, basada en la etapa en la cual cada uno de mis hijos se encontraba en esos momentos. Lo hice, por materias y partiendo de una idea central o concepto. Me gustó, me llevó varios días, hice conexiones entre las materias, mi objetivo era que nada estuviera aislado, que todo fuera encajando entre sí para lograr mayor comprensión y asegurar aprendizajes para toda la vida.

Comenzamos con este currículo, no teníamos horarios sino que dejábamos que el día nos dijera cuándo, me permití ser un poco más flexible.

Con el tiempo, fuimos abandonando el currículo y nuestro anecdotario, nos permitimos ser LIBRES en todo sentido. Y lo hicimos porque como padres nos topamos con que hay muchas razones las que nos tienen fuera del sistema; una de ellas es que no queremos que nuestros hijos sean engañados, no queremos que ellos aprendan mentiras bien planeadas. En cada sistema educativo encontrarás este tipo de “cosas que enseñan” que nada tiene que ver con la realidad, por ejemplo en historia, ni te asomes a ver los libros de historia de México de las escuelas (nuestro país), creo que todos sabemos que la historia carece de super héroes, pero al leer esos libros encontrarás a Cristóbal Colón como un descubridor y no como un saqueador, por darte un ejemplo. Estas razones y que comprendimos que si nuestros hijos no pintan para matemáticos, no tienen porqué perder su tiempo aprendiendo sobre eso (es un decir, nuestros hijos son muy matemáticos) pero lo escribo para que comprendas un poco el por qué de nuestra decisión de hacer a un lado los conocimientos impuestos por el sistema y permitir a nuestros hijos trazar su rumbo, descubrir sus intereses y aprender sólo lo que les interesa.

El resto del cuento ya lo conoces, seguramente has leído otros de mis artículos donde expreso claramente el por qué de nuestro estilo de vida.

Y justo hoy, como a las 9 de la mañana cuando me disponía a levantarme y comenzar mi día, reflexioné en todo esto y en todos los posts en los grupos de apoyo de padres que no saben por dónde comenzar, que tienen muchas dudas en relación a los currículos ¿cuál comprar? ¿qué escuelita online pagar?

He dicho en repetidas ocasiones que me ha costado encontrar radical unschoolers en México, si tengo contacto con algunos de habla hispana pero no en mi país. Ésto, debo decir, me tiene desde hace semanas pensando en “el por qué” ¿Cómo es posible que no encuentre otra familia de radical unschoolers aquí?

Así que recordé que mi carrera como docente me ha traído hasta aquí, que el haber trabajado siempre en Colegios Socio-Constructivistas me permitió conocer sobre procesos de aprendizaje y libertad de pensamiento; no estoy para nada diciendo que esas escuelas son buenas y las recomiendo. Lo que ahí promueven suena lindo, pero dentro del aula es irreal. Siempre pensé que aplicado a un niño, se volvería una buena forma de educación, lo cual era imposible en grupos de 25 niños. En fin, me he dado cuenta de que somos Radical Unschoolers gracias a todos esos años, allá aprendimos (no sólo yo) que la experiencia es la mejor forma de adquirir conocimientos y así es cómo llegamos a esto que hoy tanto amamos y que promuevo de todo corazón.  Entendí que es algo relativamente nuevo, que todos conocen por lo menos la palabra “homeschooling” pero les hablas del Radical Unschooling y no, no logran comprender cómo llevamos nuestro día a día, nos tachan de negligentes y de hippies. Me propuse llevar a más familias esta forma de aprender viviendo, así que estoy buscando comenzar algunas charlas en mi ciudad sobre esta alternativa

Fue un proceso largo. Promuevo y defiendo los procesos naturales no sólo en los niños, sino también en los adultos, en este caso, sus padres. Tenemos derecho a vivirlos, en paz y comprender desde nosotros mismos que todo tiene su tiempo; ésto nos permite entender a nuestros hijos y dejarles aprender a su ritmo, vivir cada etapa, ser niños, jugar y ser felices.

Cada niño es único y pensando en ello, tengo que decir que NO RECOMIENDO NINGUNA ESCUELA ONLINE, NI ADQUIRIR ALGÚN CURRÍCULO, seguro habrá algunas que pinten lindo desde afuera, pero si lo que ofrecen es darle al padre el material con el cual trabajará durante un ciclo escolar, dividido por materias y sin pensar en las necesidades, habilidades, inteligencias de cada niño, NO sirve; desde mi punto de vista es como si aún asistieran a una escuela. Conocimientos generales y vacíos que olvidarán tarde o temprano.

Si tu intención es comenzar, no te preocupes, sé bien que suena algo complicado el crear por ti mismo una planeación de experiencias de aprendizaje si nunca lo has hecho. Considero que será un buen primer paso y que a través de ésto comprenderás fácilmente el cómo se da el aprendizaje en todo momento y cómo aprovechar cualquier situación. Lo cotidiano tiene gran potencial, sólo hay que aprender a distinguirlo.

Ahora, ¿te preocupa la validez de este tipo de educación? tengo algunas alternativas para ello, si eso es lo que te detiene, te puedo contar sobre ello, pero no lo haré aquí para no confundir, te pido me contactes y con gusto aclaro tus dudas al respecto.

También te cuento, que en vista de lo mucho que me gusta estar en contacto directo con las familias que decidimos salir del sistema y el cuanto amo nuestro estilo de vida y quisiera ver otros niños aprendiendo de la vida y sin imposiciones, comencé un curso online para padres, donde tendrás acceso a una descripción clara de todo lo relacionado con la planeación de experiencias de aprendizaje, utilizando como eje central la indagación y pensando en áreas de desarrollo no en materias. Esto será un apoyo para que tú mismo puedas crear un entorno educativo libre, al principio regulado por ti (pero en conjunto con tu hij@) y pensando sólo en él/ella. Donde el objetivo al final de la línea será comprender el aprendizaje natural y  poco a poco dejar las planeaciones de lado, seguro de lo que estás haciendo como formador de tus hijos, confiando en ellos y sus tiempos. Conocerás sobre las teorías que soportan el aprendizaje por experiencia y el cómo acompañar a tu hijo, hacer de lo cotidiano, algo extraordinario.

Las pre-inscripciones ya están abiertas, planeo comenzar con un charla grupal (Hangout de Google+)  donde hablaré sobre aprendizaje por experiencia, la teoría que soporta este estilo de vida.

Si estás interesado en recibir más información al respecto, deja un comentario aquí y enviaré a tu correo la información completa. Comenzaremos pronto. O puedes visitar la página del Curso “Planeación de experiencias de aprendizaje”.

Espero de verdad llegar a muchos padres que están buscando la forma de comenzar o de darle un cambio a su educación fuera de la escuela y al decir escuela me refiero a todo, currículos y escuelas online.

“El objetivo de la educación es crear personas capaces de hacer cosas nuevas y no simplemente repetir lo que otras generaciones hicieron” -Jean Piaget

“La meta de la educación no debe ser llenar al niño con datos académicos previamente seleccionados sino cultivar su deseo natural de aprender” -María Montessori

Gracias como siempre por leerme,

Zayda C

un día

Un día en la vida de mis Unschoolers

Escribir este artículo me ha resultado un poco complicado, debo confesar que miles de ideas rondaron mi cabeza y ninguna tomaba forma como para incluirla. Eran como buscar luciérnagas de día, no las vez pero sabes que están allí en algún lado. En fin, tarde tiempo en comprender que debía escribirlo todo, que cada una de esas vagas ideas al pasar por el filtro de mis manos y mi teclado, se tornarían fuertes y visibles.

Y aquí voy.

Un día en la vida de mis Unschoolers es algo que no puedo describir como “uno sólo”, no hay día igual a otro, no existe rutina alguna en nuestro mundo de aventuras, cada día ofrece sus inigualables oportunidades y las aprovechamos cuando así lo decidimos. Hay días en lo cuales pareciera que “no hacemos nada” y lo entrecomillo porque creo firmemente en el “no hacer nada” como algo necesario en la vida. Esos espacios de silencio y de encuentro consigo mismo son parte importante de nuestro tiempo en este mundo, es allí donde las respuestas aparecen, donde nuestro pensamiento hace de las suyas y nos muestra el camino, donde nos escuchamos y nos conocemos a profundidad y así avanzamos seguros hacia nuestros objetivos.

Los días, esos no los medimos en horas o minutos, sabemos bien que sólo contamos con 24 horas, pero voltear a ver el reloj no cambia eso. No hay horarios rígidos en nuestros días, los únicos horarios que tenemos preestablecidos (por decirlo de alguna forma) son aquellos que nuestro hijos dedican a sus actividades musicales, cada uno de ellos eligió un instrumento y está aprendiendo a transmitir la música con la que nacieron a través de ellos. Destinan una hora por semana para asistir a clases con un experto, sin embargo, su interés brinca esa barrera del “sólo aprendo con un maestro” y buscan adquirir conocimientos por otros medios. Ellos saben bien que las fuentes de aprendizaje abundan así que han encontrado que YouTube y sus tutoriales son un recurso maravilloso. También saben que no sólo existe un experto en esos instrumentos que tanto les interesan, así que en cuanto suegen oportunidades de aprender de alguien más, lo hacen. La verdad no está en boca de una sólo persona y ellos saben que en la diversidad de pensamiento y formas de ver la vida está la riqueza de este mundo. Tratamos de rodearlos con personas interesantes que puedan o tengan la posibilidad de aportar algo valioso a sus vidas, así que esa es otra de las fuentes importantes de su auto-aprendizaje.

Juegan. No creo que exista mejor cosa por hacer para un niño, ni mejor forma de aprender que el jugar. Y no, no los limito, defiendo su derecho a jugar, por lo tanto les permito jugar todo el tiempo que necesiten. Sé perfectamente TODO lo que están aprendiendo durante sus juegos, por eso es importante para nosotros, sus padres, permitirles jugar y más jugar. Hemos aprendido, muchos de nosotros, que “el juego” no es parte del aprendizaje, es visto como una pérdida de tiempo, como algo que sólo se hace por unos minutos al día porque así es como “debe ser”, porque “la escuela es primero”. Y lo peor del caso es que muchos de los padres de familia con quienes tengo contacto aún LO CREEN ASÍ, triste, pero cierto. Si tan sólo dedicaran unos cuantos minutos de esos en lo que se preocupan porque sus hijos se la pasan jugando a investigar sobre la relación tan estrecha entre el juego y el aprendizaje, vivirían en paz observando a sus hijos “perder el tiempo jugando”.

Nuestros Unschoolers son dueños de su tiempo y hacen con él lo que mejor conviene para los sueños que construyen desde hoy. Protagonizan sus días, ellos y sólo ellos deciden qué y cuándo.

¿Qué les gusta hacer? Tal vez respondiendo a esta pregunta permitiré vean un poco el cómo vivimos el unscholing en nuestra familia.
Como saben, tenemos 3 peques. El mayor tiene 11 años, él es un LEGO fan y pasa mucho de su tiempo creando con esos bloques, ama los videojuegos y también pasa un tiempo en ello. Desde hace tiempo que dice querer ser ingeniero en robótica o ingeniero químico, de hecho ha pensado en las dos porque tiene ya varias ideas/proyectos en mente y necesita un poco de ambas para desarrollarlo; nuestro hijo es un ingeniero en desarrollo; el trabajo que hace hoy al respecto es ya parte de su formación como ingeniero, así que ¿porqué esperar a que “sea grande” para llamarse ingeniero?. Lo que ocupa sus días ya es ingeniería y aún que hay otros días en los que lo olvida, eso no deja de estar en su mente.

Nuestra otra peque tiene 9 años, ella pasa su tiempo sobre sus bicicleta, le encanta practicar lo que ya ha aprendido en su teclado y juega mucho con su pequeña hermanita, aunque no todo sea miel sobre hojuelas siempre pasa mucho tiempo con ella. La inteligencia naturalista predomina en su personalidad, por lo que ella ha manifestado querer ser veterinaria, ama a los animales y debo decir que los animales la aman a ella, tiene un don especial para comunicarse con ellos, de verdad se comprenden entre sí. Le gusta saber sobre animales y constantemente hace preguntas sobre ellos.

La más peque tiene 5 años, ella es un alma libre que sabe estar consigo misma. Puede pasar largo tiempo ella sola jugando en jardín o simplemente caminando de un lado a otro. Le gusta que le lea cuentos desde siempre y hace tiempo que comenzó a dictarme algunos de su autoría, los tengo guardados en mi laptop y espero algún día leerlos con ella en unos años más para ver su reacción respecto a las historias tan fantásticas que creaba desde sus 4 años. Como me ha observado pintar y ser maestra de arte y pintura desde siempre, ha decidido tomar el mismo camino. Está ya aprendiendo de varias técnicas e incluso comenzando sus primeros estudios a color para lo que será su primer serie. Ella es una niña en movimiento y me ha enseñado muchas cosas nuevas al respecto, busca la manera de aprender mientras se mueve y la verdad que ni cuenta se da de ello hasta que llego yo y le cuento cómo es que lo que hace le ayuda a aprender tal o cual cosa.

Es así como un día en nuestra familia pasa, si alguno quisiera visitarnos es bienvenido porque creo que es la única forma de explicar bien cómo acompañamos a nuestros hijos en sus procesos de aprendizaje. Es cuestión de estar atentos siempre, de observarles de cerca y en cuanto la oportunidad se presente hacer evidente el aprendizaje. Para ellos es sólo jugar todo el tiempo, pero para nosotros es un reto diario, surgen oportunidades todos los días y las tomamos y nos apropiamos de esos momentos para aprender algo junto a ellos. Si es necesario profundizar, profundizamos; si necesitamos experimentar, lo hacemos; si necesitamos simplemente salir a conocer un lugar nuevo para abrir nuestras mentes y aprender sobre algún tema que no encontraríamos dentro de casa, lo hacemos. No somos sus guías, somos sus compañeros de aventuras, somos sus padres y cuentan con nosotros para todo. Saben que si nos necesitan aquí estamos para ellos y también saben que no estorbamos, saben que los dejamos ser ellos mismos.

Nuestra familia es así, este estilo de vida es lo mejor que nos ha pasado y aunque para mucho es difícil comprender como llevarlo a cabo, a nosotros simplemente se nos da natural. Tal vez alguno se identifique con “el cómo” vivimos nuestro día a día, tal vez no, pero es así como lo hacemos. Vivimos el presente, el regalo precioso del hoy.
Y muchos seguramente se preguntarán cómo es que “certificaremos” los estudios de nuestros hijos y mi respuesta es simple: “ya estamos trabajando en ello y no nos preocupa”. La educación como hoy la conocemos es algo relativamente nuevo, las escuelas unos años atrás no eran tan “importantes” como hoy. La educación se daba dentro del círculo familiar, la comunidad estaba involucrada en ello y funcionó perfecto hasta que los intereses malintencionados (ocultos) tomaron fuerza y la gente lo tomo como parte de sus vidas sin cuestionar.
Hoy nuestros hijos, como muchos otros están viviendo un cambio de esa antigua percepción de la educación y en ello nos enfocamos. Estamos, junto a otras familias, criando ciudadanos incómodos y no nos dejamos llevar por lo que la mayoría hace, somos libres y con ello viene la responsabilidad de desarrollar la habilidad de auto-gobernarse en nuestros hijos para que no sean manipulados por nadie, para que cuestionen todo lo que les rodea. Ellos, nuestros hijos, están aprendiendo que ser libres es la única forma de vivir, no tienen que “adaptarse” a algo que no les hace felices.

Espero haber aclarado un poco y me disculpo por no poder escribir un “listita” de actividades diarias de mis hijos, eso no existe en esta familia y escribir algo así hubiera sido una pérdida de tiempo y una mentira.

Agradezco, como siempre, el tiempo que has dedicado para leerme.

Zayda C.

Unschooling Aprendo en Libertad

unschooling para todos los niños

El Unschooling es para todos los niños, ¿será también para todos los padres?

unschooling para todos los niños

Tengo sólo 5 minutos al día en los que no necesito pensar en nada, me permito sentarme y sólo dejar pasar el tiempo. Me detengo y funciona no pensar en nada por los primeros 20 segundos, aún trabajo en ello, ya que al cabo del primer minuto ya estoy escribiendo en mi mente lo que encuentras en mis artículos. Y de allí, de esos momentos donde “no hago nada” ha nacido la siguiente reflexión, algo con lo que me encuentro todos los días.

He leído tantas veces en conversaciones en las redes sociales, en comentarios e incluso en artículos que el Unschooling es una “forma de educar en casa”. A mi parecer, no lo es. La idea del homeschooling donde se tiene un horario, un currículo que seguir, incluso una escuela virtual, eso si suena más convincente al hablar de “educación en casa” y es respetable, siempre he creído que cada familia elige lo que mejor le viene, lo que mejor se ajusta a su forma de ver y vivir sus días. No creo incluso en esa palabra que ronda la red donde se refieren a una versión híbrida (un Unschooling mezclado con un Homeschooling) de educación en casa “el flexischooling”, incluso yo he caído en la pronunciación y escritura de la misma. Pero, bien pensado el asunto, creo que no tiene sentido, ¿cómo es que existe tal cosa?, ¿cómo se puede ser homeschooler y unschooler a la vez? o será que es ¿un día si y otro no?, ¿cómo funcionaría eso?

No lo se, pienso en ello y siento que es tan fácil decir ES o NO ES, ¿porqué tendemos a crear palabras para nombrar algo intermedio? ¿será que nos sentimos más cómodos si estamos en medio? “así nadie me juzga, yo estoy en medio”, cuando en definitiva es IMPOSIBLE que exista, desde mi perspectiva y pedagogicamente hablando.

Ahora bien, sobre Unschooling. Me encuentro con esto: somos una familia Unschooler pero de vez en cuando hago a mis hijos llenar libros de ejercicios que no pidieron, pero que yo considero son necesarios para su futuro; o los dejo hacer lo que quieren hasta que me parece que ya fue suficiente de “juego” ¡qué se pongan a trabajar!; o les invito y aliento a seguir sus intereses pero yo les digo cómo deben investigar, qué deben escribir, cómo deben hacerlo ¡ellos no saben cómo, me necesitan!; o les leo libros que para mí son geniales y todo niño debería amar y necesita leer durante su infancia “yo los amé, a mi me sirvieron mucho ¿porqué a mis hijos no?”; o les dejo perseguir sus sueños e indagar sobre lo que les interesa un rato, terminando eso que ingresen a su escuela online y cumplan con lo requerido allá; entre otras tantas que no dejo de escuchar. Se vale proponer más no imponer. Lo que me ha llevado es pensar: “¿será que el Unschooling ES PARA TODOS LOS NIÑOS, pero no para todos los padres?”.

Los adultos, sus padres, nosotros somos los inseguros, los miedosos, los no creativos, los faltos de imaginación, los desconfiados (sin generalizar, pero…¡vaya que así somos muchos!) Somos nosotros los que permitimos que el aprendizaje fluya naturalmente o lo frenamos por completo. Los padres somos los responsables del cómo viven su día a día nuestros hijos, somos nosotros los que determinamos con nuestras acciones y nuestra vida “el cómo” viven sus días, ellos son nuestro reflejo y si en algo “fallan” es fallo nuestro, si algo no comprenden es porque nosotros hemos provocado esa incomprensión; se sienten inseguros, nosotros provocamos esa inseguridad; no saben qué o cómo hacer o resolver algo, somos nosotros quienes fomentamos esa falta de creatividad; sienten desgano al pensar en investigar, esa falta de ganas de investigar también es provocada por nosotros; no tienen ganas de aprender sobre algo nuevo, esas escasas ganas de encontrarse con nuevos aprendizajes, ¿adivina de dónde provienen?…y la lista sigue.

¿Porqué afirmo que el Unschooling es para todos los niños?

El Unschooling es para todos los niños porque TODO niño nace libre y curioso, autodidacta por naturaleza, dispuesto a aprender por iniciativa propia, sediento de nuevos conocimientos; así nacimos todos, pero el sistema educativo se encargó de hacernos creer que aprender es aburrido y que no tiene sentido. No conozco niño alguno que no tenga ganas de aprender sobre algo o que nada le provoque curiosidad o le interese. Puede haber niños que se sientan perdidos, pero eso no es culpa del niño, siempre lo digo, ¿qué está sucediendo en esos momentos en los cuales no parece estar interesado en algo? ¿y si lo que necesita es un mejor acompañamiento?

Ahora bien, ¿qué necesita un niño(a) para vivir el Unschooling y disfrutar de su aprendizaje libre y autónomo?

Por su parte, básicamente nada, SÓLO SER ELLA/ÉL MISMO. Por otro lado, necesita padres que confíen en él o ella, que estén tranquilos y relajados, que se comprometan a documentarse sobre el cómo es que su hijo(a) aprende, que se comprometan a seguir y acompañarles no a imponer ni a obligar a “trabajar” ; padres libres, libres para aprender en conjunto con sus hijos, libres de esas cosas de las que se han contaminado durante su vida escolar; dispuestos a comprender el aprendizaje desde otra perspectiva, comprender que la verdad es que nuestros hijos aprenden de TODO en TODO MOMENTO, sin necesidad de nosotros sugerir tal o cual actividad, material, materias a cursar, libros que leer, etc. Hemos aprendido que así es como hay que “enseñarle” a los niños, nos enseñaron durante todos nuestros años escolares que si no tienes una maestra al frente y unos libros que llenar, un programa estricto que seguir y unas materias que cursar, no estás aprendiendo; tenemos muy bien aprendido que jugar es “perder el tiempo” y que sólo basta con los 20 o 30 minutos de recreo para ello y que para nada se aprende durante esos tiempos de juego; que la única manera en que se aprende es como supuestamente “aprendimos” nosotros. Y perdón por todos los “aprender” pero era necesario.

Te pregunto, ¿si hoy tuvieras que resolver uno de esos exámenes de los primeros años escolares, (elige el grado y materia que tú quieras) lo aprobarías? ¿De verdad recuerdas lo que te “enseñaron”? Entonces, ¿porqué creer que nuestros niños hoy necesitan de esas mismas metodologías? ¿Porqué entonces recrear la escuela en casa? ¿Porqué repetir lo mismo que sabemos bien, no ha funcionado? Sabemos, quienes hemos optado salir del sistema educativo, que las escuelas no aportan lo que un individuo requiere, que el sistema es obsoleto, que no es eso lo que deseamos para nuestros hijos, para su futuro.

Es hora de abrir los ojos ¡nuestros hijos nos necesitan! y nos necesitan para ser sus compañeros de aventuras, sus proveedores de experiencias de aprendizaje, de materiales significativos de acuerdo a sus características individuales, edades e intereses. Nos necesitan atentos, nos necesitan observadores, incluso nos necesitan documentando sus procesos de aprendizaje, llevando un record del cómo es que llegaron a tal o cual aprendizaje, de lo que a ellos les interesa, de esas preguntas que surgen de pronto y de la nada y a las que habría que darle seguimiento por la valiosa aportación en su desarrollo.

¿Quieres ser un padre Unschooler? ¡Sí puedes! No tardes mucho porque HOY es cuando, porque cada día que pasa es irrecuperable. Es cuestión de decisión, como siempre digo, es personal y sí, es necesario trabajar en ti mismo para lograr este cambio de pensamiento, es necesario cambiar tú y comprender el Unschooling desde tu propia vida para lograr transmitirlo a tus hijos. ¿Cómo empezar? Sé un unschooler tú también, investiga sobre lo que te interesa ¿habrá algo sobre lo cual quisieras saber más y no lo has hecho? Sé, autodidacta, busca algo nuevo para conocer y comparte tus aprendizajes y el cómo los obtuviste con tus hijos. No se te ocurre nada por ahora, investiga sobre los intereses que manifiesta tu hijo y compartan un momento conversando y mostrando lo que encuentren cada uno por su parte. Promueve desde tu propia vida, con tu ejemplo, lo que quieres desarrollar en la vida de tu hijo(a).

Entonces, para cerrar, te dejo algo para reflexionar: “El Unschooling es para todos los niños, ¿será también para todos los padres?”
Y al final, esa será decisión tuya y de nadie más, vivir este estilo de vida radical, es compromiso TOTAL y requiere mucho, pero mucho, RESPETO hacia tus hijos, hacia sus procesos naturales de aprendizaje, hacia su ritmo y cada una de esas características que le han único.

Como siempre, gracias por leerme.

Zayda C

Para nosotros el UNSCHOOLING es…

 

Cuando decidimos salir del sistema y hacernos cargo de la educación de nuestros hijos al cien por ciento, investigamos mucho, por meses leímos y leímos al respecto. Aprendimos mucho antes de dar el salto. Cuando al fín tomamos la desición, lo hicimos como homeschoolers, compramos un currículo que se adaptaba a las edades de nuestros hijos, algunos libros de ejercicios de las materias a cursar entre otros recursos y materiales de apoyo.
Durante nuestras mañanas teníamos un tiempo estructurado de al menos unas dos horas para trabajar en las libretas, resolver worksheets y un poco investigar sobre temas de su interés. Así pasamos el primer mes y un poco más.
Me tomé un momento para reflexionar sobre el cómo estabamos trabajando, los observé varios días y no me gustó para nada lo que estabamos haciendo. Nos convertimos en una “escuela” como cualquier otra, pero desde casa. No era esto lo que deseabamos cuando lo habíamos decidido, no buscaba terminar instruyendo a mis hijos utilizando los mismo métodos y el mismo currículo que aprendí muy bien durante mis años como maestra.
Así que investigué aún más y llegué al maravilloso UNSCHOOLING, volví a empaparme del tema, me leí algunos autores e iniciadores del movimiento, busqué alternativas, comprendí el concepto y empecé por crear el nuestro para aplicarlo en nuestra forma de vida y convicciones.
Para muchos el unschooling no es más que dejar que los niños auto-aprendan y esto, en lo personal, podría considerarse un descuido imperdonable, no se trata de dejarlos y observar de lejos el proceso.
Para nosotros el UNSCHOOLING es una forma de vida, es permitir que nuestros hijos persigan sus sueños, en libertad, pero en compañía nuestra; sin estorbarles, pero de manera cercana estar al tanto de sus necesidades y sus intereses. Apoyarles en todo cuanto requieran, observarles y proporcionarles cuanto material, libros, juegos, viajes, recursos necesiten para alcanzar su metas. Ellos aprenden solos y aprenden de todo lo que les rodea, así que buscamos que a su alrededor encuentren oportunidades para aprender algo nuevo todos los días.

 

En fín, creo que una definición como tal, no existe, creo que cada familia tiene la libertad de educar a sus hijos como le parezca mejor. Para nosotros esto es lo mejor para nuestros hijos. No juzgamos lo que otras familias hacen, no queremos que nadie lo haga con la nuestra. Amamos, como todo padre, a nuestros hijos y no buscamos más que su felicidad.
Queremos que sean adultos inteligentes, y cuidado con la definición de inteligencia, puede malentenderse. La inteligencia para nosotros es la capacidad de, bajo cualquier circunstancia, ser feliz; tener por completo el control de tu ser desde todas las perspectivas. Ser emocionalmente responsable de tu vida. Tener la  capacidad de crear. Ser reflexivos y comprender que somos parte de un todo. Valorando cada ser sobre esta tierra, sin importar si alguna de sus características es distinta a la propia. Un conjunto de fortalezas y por supuesto áreas de oportunidad, seres sin terminar, trabajando en sí mismos en el día a día.
Si, somos UNSCHOOLERS y amamos serlo.
Zayda C.