cómo estimular 1 a 3 años

¿Cómo estimular a mi bebé en casa? (1-3 años)

cómo estimular 1 a 3 años

Existe un término en inglés para los nenes que tienen entre 1 y 3 años: Toodlers.

Nuestros Toodlers están dando un gran paso en su vida. Están dejando de ser bebés para convertirse en niños. Esta etapa viene acompañada de muchos cambios de humor y muchos saltos y avances a nivel neurológico. Es aquí donde se sueltan caminando, corriendo, suben, bajan, comen solos, meten, sacan, rompen, tiran, son mas independientes y quieren salir volando (si pudieran). El juego por naturaleza será su mejor herramienta de aprendizaje. A continuación les dejo una lista de juegos y juguetes que no solo le proporcionaran diversión, si no que además fortalecerán sus redes neuronales y desarrollaran la intelectualidad e imaginación.

1)Pelotas. Cualquier juego con pelotas grandes, chicas, de cualquier tamaño, de colores, de texturas, duras o de plástico blando. Desarrollan su parte motora gruesa.

2)Rasgar papel no solo es relajante, también ayuda a desarrollar habilidad en las manos de tu pequeño o pequeña.

3)Baile, saltos, caminata, correr, hacia atrás, hacia adelante, para un lado o para el otro. Si juntos hacen estas actividades no solo estarán en forma, también pasaran un buen rato juntos.

4)Nombrar objetos. Cuando vamos en el coche, cuando vamos al parque, cuando estamos en la playa o simplemente en casa a la hora de comer, de ver la tele, del baño, podemos estimular el lenguaje nombrando qué es cada cosa y para qué sirve. Dejemos a nuestros Toodlers responder a su tiempo.

5)Colores crayolas, plumones, colores de palo, gises, el que prefieran ustedes (o mejor todos) junto con un libro de colorear, cuaderno, pizarra u hojas blancas, son herramientas indispensables a partir de esta edad. Veras que se convierte en una de sus actividades favoritas.

6)Libros y cuentos. Favorecen la imaginación y la adquision de lenguaje. Busca los apropiados para su edad con historias cortas y precisas. Los de pasta y hojas duras son la mejor opción.

7)Cubos y legos. Ayudan a desarrollar las habilidades motoras (fino) y matemáticas. Además, sacara al ingeniero que todos llevamos dentro.

8)Resbaladilla y Columpio. Diversión y paz. Estos juegos producen un efecto calmante que relaja de inmediato. El balanceo y el desplazamiento en estos juegos nos ayuda a tener un mejor control de nuestro cuerpo, desarrollan el sistema propioceptivo y vestibular ( sistemas que se encargan del equilibrio y fortalecimiento de los músculos).

A partir del año podemos comenzar a ver formas, colores y figuras. Prueba con canciones y bailes, sera muy entretenido.

Un punto que se vuelve tema de conversación entre los 18 meses y los 3 años es el uso del pañal. Existen dos factores a la hora de dejar de usar pañal: La maduración de los esfínteres y la preparación psicológica. En muchas ocasiones una ocurre primero que la otra. Todos aprendemos a ir al baño tarde o temprano o al menos hasta ahora yo no he conocido un adulto que use pañales por que “nunca aprendió”.

Pongo el ejemplo de mi hija: Equivocadamente intenté llevar un ” entrenamiento” para ir al baño a los 18 meses. No resultó como lo esperaba, leía y leía mucho sobre supuestos métodos para dejar el pañal en tres días, pero mi hija no estaba lista, sus esfínteres no habían madurado y ella no se sentía a gusto. Esto provocó que mi hija tuviera inseguridades sobre el uso del escusado. Unos meses después sus esfínteres maduraron y ella dejó de orinarse por la noche, sin embargo de día era lo contrario. Simplemente no quería hacer y me pedía ponerle el pañal para hacer. Me olvidé de los métodos y seguí mi corazón, le dije a mi hija “Si no quieres ir al baño no hay problema, iremos al baño cuando tu te sientas segura”. Hace un mes ella tomó la iniciativa de usar el retrete, después de unas semanas sin presiones ella estuvo lista.

Recordemos: Cada pequeñito tiene su ritmo. Amor y libertad.

Gracias por leer a Johanna Montiel, recuerda que puedes seguirla en su sección “Estimulación Temprana” de nuestro blog.

e6069-lafoto10

Pequeños escritores

Escribir es un ejercicio maravilloso. Aprenden muchísimo en el proceso y no es tan complicado como parece. A los niños les encanta inventar historias y esta es una forma de aprovechar esa creatividad.
Lo primero es tener una idea, para comenzar funciona tomar uno de sus cuentos favoritos, de esos que ya ni necesita leer porque se lo sabe completito, pídele cambiarlo un poco; puede cambiar los personajes, sus características; la problemática, los diálogos; el lugar, puede inventar uno completamente nuevo. Y nada tiene que ser real, todo puede ser tan fantástico como tu hijo/a quiera, desde una playa en medio de una nube, hasta un jardín donde las flores son zapatos.
En fin, hay un mundo de opciones y es un ejercicio sencillo. Puede después en una libreta de dibujo hacer las ilustraciones del cuento a lápiz y después remarcar con un marcador permanente color negro y al final utilizar unas acuarelas para darle unos toques de color.
Los niños disfrutan mucho de crear, en este proceso creativo, si estás atenta en cada paso te darás cuenta de que tu hijo te hablará a través de ello. Sus cuentos por lo general, son experiencias o situaciones que ya han visto antes; desde algo que vivieron hasta algo que vieron en una película, algo que les preocupa o que les gusta mucho, algo que les disgusta o algo a lo que temen; con su toque personal y fantástico, claro. Es una herramienta también para ti. Una herramienta muy valiosa para conocerlo.
En el caso de que tu hijo/a esté muy pequeño y aún este en proceso de aprender a escribir, toma tú ese papel, escríbelo tú o simplemente que sea un cuento a imágenes cuidando que sea una secuencia clara y que pueda leerse sin problema.
Espero que esta idea te sirva y puedas ponerla en práctica.
Comparte conmigo qué tal les fue escribiendo cuentos, me encantaría leer cada uno de ellos y por supuesto subirlo al blog.
Envía tus comentarios y tu cuento a mi correo zaydac@uschoolingaprendoenlibertad.com
Gracias por leernos,
Zayda C.
Este es uno de los cuentos de mi niña, ella tiene 5 años y está en proceso de aprender a leer y escribir. Para hacer su cuento tomó los personajes de la película Los Croods, la historia es completamente nueva.
e6069-lafoto10

¡A escribir! Sin presiones ni expectativas irreales.

En ocasiones no sabemos cómo comenzar. Mi nena, está en proceso de aprender a escribir y leer. Su motivación ha sido desde hace unos meses poder leer cuentos por sí misma. Eso la ha llevado a desear aprender y lo ha hecho con gusto.
Busqué la manera de ayudarla en este proceso sin recurrir a metodos obsoletos, como los que en cualquier escuela utilizarían. Le compre unos sellos del abecedario en mayusculas y minúsculas, tinta y un cojín. Quedó encantada, comenzo a formar su nombre, el cual ya conocía y jugar; sólo jugar.
Tiene un libro de ejercicios para su edad, se lo compré por si a ella le interesaba utilizarlo alguna vez. No puso mucho entusiasmo en ello de inicio, no me preocupe. Sabía que en el momento que ella se sientiera lista y con ganas de trabajar en él, lo haría.
Pues para mi sorpresa, ese libro casi lo terminó en dos semanas, de pronto le dió por sentarse y resolver laberintos, colorear y observar las imágenes. Después comenzó a trazar las letras y a identificar su sonido apoyandose con el dibujo que las acompaña. Estaba fascinada por conocer letras nuevas y sus sonidos, relacionarlas con objetos que conocía e incluso buscar algunos más a su alrededor.
Nos encantan los cuentos y cada que tenemos oportunidad leemos y escribimos algunos juntos. Por el momento estamos escribiendo entre todos un cuento sobre un gato y sus amigos.
Un día amaneció con muchas ganas de escribir un cuento y yo le propuse escribirlo en la computadora para que quedara registrado. Ella, muy segura, me pidió escribirlo ella misma. Yo me hice a un lado y ella comenzó su aventura. Obviamente había muchas letras que aún desconocía, sin embargo, su entusiasmo no le permitió dejar de teclear. Escribió su nombre y algunas palabras simples que ya sabía escribir. Inventó palabras y me pedía se la leyera. Reímos juntas al escucharlas.
Quiso llevar la experiencia aún más allá. Busco sus “flashcards” del abecedario y comenzó a teclearlas en orden.
Mi papel en todo este proceso de aprendizaje ha sido estar a su lado, ayudándole en cuanto lo requiere. Pero sin intervenir.
Es importante darles su espacio, ellos pueden solos, recordemos que sólo somos guías en su aprendizaje.
En fín, ha sido maravilloso observarla aprender con gusto y por iniciativa propia. Sin presiones, sin expectativas irreales. Simplemete permitiéndole ser feliz y aprender por curiosidad. Como debería ser para cada niño.
Hoy llegamos a descansar un poco y dormir, después de un poco más de 8 horas de viaje en carretera. Y me sorprendió con algo nuevo. Su escritura ya va tomando forma, ahora ya comienza a “escribir” en su propio código y con sus propios símbolos. Separando por “palabras”, formando pequeñas “frases”. Tan natural, tan maravilloso.

Ellos llegarán al aprendizaje, sólo debemos estar atentos a sus procesos. Llegan solos, pero debemos acompañarlos, sin estorbar. Observarlos muy de cerca, apoyarlos en cuanto lo requieran. Dejarlos jugar y así aprender por curiosidad, esa curiosidad con la que nacieron, la curiosidad natural de ser niño.

Gracias por leernos,
Zayda C.

Central Park, NY, USA

Desarrollando habilidades lógico-matemáticas (4 años)

Desarrollar habilidades lógico-matemáticas puede ser muy divertido. Cualquier objeto puede ser utilizado para trabajar sumas, restas y hasta hacer grupos para comenzar a multiplicar. Sí, multiplicar a los 4 años suena complicado, la cuestión es que al separar por grupos se llega a la comprensión de esta operación. Tal vez no le llamaremos por ahora “multiplicar”,  pero cuando sea necesario hablar de ello ya habrá comprendido el concepto desde sus bases y logrará una comprensión total del concepto.
Los objetos, desde juguetes hasta cualquier cosa pequeña que encuentres en casa son un excelente pretexto para aprender sobre ello.
No tenemos límites, ¿Vas al parque? Unas pequeñas rocas, hojas de un árbol (es otoño, comienzan a caer), cualquier objeto que se encuentre.
Los niños son creativos por naturaleza y jugando es como llegan a aprendizajes perdurables.
Gracias por leernos
ZaydaC